Primer martes de Adviento – 29 de noviembre 2011

«Podemos comer del fruto de los árboles en el jardín»  Génesis 3:2

Eva mira los frutos del huerto. Regalos para disfrutar. Regalos dados libremente. Regalos que nutren la vida, que tienen dentro de sí semillas que producen vida. Todo esto es parte de la maravilla de la creación de Dios. Todo está para ser recogido y disfrutado, pero sin avaricia.

Tómate tiempo hoy… para considerar los frutos que Dios te ha dado. ¿Los aprecias y disfrutas de ellos?

Enciende una luz… ora para que en las cosas buenas que Dios te ha dado, descubras las semillas de generosidad que darán vida a los demás.

Tómate tiempo hoy… ¡para dar a alguien un regalo de tus frutos! Tal vez una fruta real, o algo que también tenga dentro de sí semillas para cultivar más vida, más fruto.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.