La vida trinitaria de Dios con nosotros está centrada en la hospitalidad, el arte de hacer espacio en tu vida para los demás. Yahvé hizo espacio en su vida por las criaturas, pero cuando llegó a la casa de Eva y Adán para visitarlos, ellos se escondieron detrás de las plantas del patio y fingieron que no estaban en casa. Desde un punto de vista, la encarnación es la manera de la Trinidad de inyectar su hospitalidad de nuevo en la raza humana.

Seamos honestos: Todos nosotros hemos hecho nuestra parte para hacer del mundo un lugar inhóspito para los demás, y es por eso que dar la bienvenida a la presencia de Cristo es doloroso para nosotros. Nos contradice, nos aplasta (Sal 72,4), nos quema (Mt 3,7-10), e incluso nos mata (Is 11,4). Pero incluso nuestra muerte sirve para nuestra resurrección. El dolor duele, pero es un maestro gloriosamente eficaz.

Pablo escribió su epístola a los Romanos a causa de las relaciones raciales inhóspitas entre los creyentes judíos y gentiles. Pablo tuvo que darles el doloroso recordatorio de que cuando Dios te da la bienvenida a su vida, es para que puedas ampliar esa misma bienvenida a los demás (Rom 15,9-12).

Cuando la Trinidad nos recibió en su vida, eso significó recibir toda nuestra basura, incluso la muerte, en su vida. Y si la hospitalidad le causó dolor a Dios, seguramente no será sin dolor para nosotros. Pero a medida que hacemos el arduo trabajo de soportarnos unos a otros, la gloriosa armonía Trinitaria es adoptada en nuestra vida juntos como seres humanos (15,5-7).

John Stonecypher

.

[gview file=»https://comuniondegracia.org/blog/wp-content/uploads/2010/11/recibamos-a-Cristo-recibiendo-a-otros.pdf»]

One thought on “Recibamos a Cristo recibiendo a otros

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.