No se quedó en la Sede Central

jesus en la calleJesucristo no se quedó en la Sede Central recibiendo informes sobre el sufrimiento en el mundo aquí abajo y dando palabras de aliento a unos pocos de nosotros desde una distancia segura. No, Él bajó a donde nosotros vivimos, a las trincheras de primera fila… donde luchamos con nuestras ansiedades y la sensación de vacío e inutilidad, donde pecamos y sufrimos el sentimiento de culpa, y donde finalmente tenemos que morir. No hay nada que él no soportó con nosotros.

Él lo entiende todo.

– Helmut Thielicke (1908 – 1986)

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.