No quiero una fe fácil

A algunos les gusta decir que lo más valiente que los cristianos pueden hacer es defender su fe, mantener su posición y negarse a cambiar.

Pero es más fácil defender nuestra fe que someterla a examen.
Es más fácil excavar en los talones que ir a explorar.
Es más fácil regurgitar las respuestas que hacer buenas preguntas.
Es más fácil aferrarse a las creencias que sostenerlas con las manos abiertas.
Es más fácil asumir que siempre tienes la razón que reconocer que podemos estar equivocados.

No quiero una fe fácil, quiero una fe valiente.

Quiero una fe que asume riesgos, que hace preguntas, que experimenta, que evoluciona, que prospera en medio del cambio, y permanece en medio de la duda. Quiero una fe que involucra a ambos, mi corazón y mi cabeza, una fe que actúa por amor, no por miedo, una fe que salta cuando es necesario y se arrastra cuando tiene que hacerlo.

Quiero el tipo de fe que mueve montañas, precisamente porque es pequeña: lo suficientemente pequeña como para necesitar, lo suficientemente pequeña para crecer, lo suficientemente pequeña como para entregarme a un Dios que es mucho más grande de lo que nunca mi fe será.

No quiero una fe sencilla.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.