1206687584 15bb6342f2 pez cristiano

Muchas personas se sienten fascinados por signos y símbolos que transmiten significados ocultos y mensajes secretos. Como fan de Sherlock Holmes, disfruto descifrar esos mensajes (incluyendo los significados de esas siglas y abreviaturas a menudo desconcertantes que se ve en las placas de auto personalizadas).

A lo largo de la historia, la gente ha utilizado signos y símbolos para transmitir mensajes entendidos por algunos y ocultos para los demás. Un ejemplo es el uso por los cristianos del primer siglo del símbolo del ichthys (pez) para transmitir en secreto su lealtad a Cristo. Debido a que muchos de ellos fueron perseguidos, incluso martirizados, celebraban sus reuniones en catacumbas y otros lugares secretos. Para guiar a estos lugares de reunión, símbolos ichthys se pintaron en las paredes para marcar la ruta. Al hacerlo, no despertaban sospechas, porque los cristianos no fueron los primeros en utilizar el símbolo del ichthys, los paganos lo utilizaban para representar a sus dioses y diosas.

A pesar de su asociación con el paganismo (más sobre el tema «raíces paganas» a continuación), el símbolo del pez fue ampliamente utilizado por los primeros cristianos. Esto probablemente se debía a que Jesús se refirió a los peces a menudo en su enseñanza.

En una ocasión, señaló que él haría sus discípulos «pescadores de hombres». En otras ocasiones hizo milagros que involucran peces, tal como hacer que Pedro sacara una moneda de la boca de un pez, llenar las redes de los discípulos con una enorme cantidad de peces y tomar dos peces y multiplicarlos para alimentar a miles de personas. En estos y otros aspectos, Jesús usó el símbolo del pez para contar su historia (el evangelio), a pesar del hecho (sin duda conocido por él) que los paganos estaban usando el símbolo del pez para contar sus propias historias (paganas).

Como el Hijo de Dios encarnado, que creó todo lo que existe, Jesús no estaba limitado por el mal uso que el mundo pagano daba a su buena creación. Porque se sentía perfectamente cómodo usando sus signos y símbolos para contar su historia, también lo hicieron los primeros cristianos. Por ejemplo, (ver la imagen de abajo), convirtieron la palabra Ichthys (ΙΧΘΥΣ en griego) en un anagrama, donde cada letra de esa palabra representaba la primera letra de cada palabra de la frase Iesous Christos, Theou Huios, Sotero (Jesús Cristo, el Hijo de Dios, Salvador).Pez cristiano

Tristemente, algunos cristianos sinceros, aunque mal informados, trabajan duro para evitar esas cosas que ellos perciben que tienen «raíces paganas». Sé que algunos evitan la ropa con estampado de cachemir, creyendo que se originó en la religión panteísta zoroástrica de Persia. Otros se niegan a usar anillos de boda creyendo que son de origen pagano. Otros van tan lejos hasta rechazar la Navidad y el Domingo de Resurrección, creyendo que esas celebraciones se originaron en el paganismo (y que, «una vez pagano; siempre pagano»). Al mantener este punto de vista equivocado, se pierden el significado profundo que estas celebraciones cristianas centrales e históricas expresan acerca de la bondad y la fidelidad de Dios, revelado en el nacimiento y la resurrección de Jesús.

Dios ha usado signos y símbolos que aparecen en la historia. Por ejemplo, le dio al antiguo Israel el sábado como una señal que apunta a sí mismo como su fuente de verdadero descanso (la salvación). Dios sabía que no comprenderían plenamente este significado (como convincentemente se explica en Hebreos capítulos 3 y 4). Muchos años después de darles la Ley por medio de Moisés (incluyendo el sábado), Dios les dio un nuevo signo destinado a todas las personas, el nacimiento de su Hijo encarnado, Jesús. Nota el relato de Lucas:

Y esto te será por señal: «Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre». Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre aquellos con quienes él se complace!» (Lucas 2: 12-14 NVI).

En una ocasión yo estaba citando este versículo para explicar la importancia de celebrar el nacimiento de Jesús a una persona agobiada por la creencia supersticiosa de que las celebraciones de cumpleaños son paganas. Él dijo lo siguiente: «Este versículo en Lucas sólo justifica una sola celebración de la primera venida de Jesús, no en las celebraciones después de esa». Le respondí que el nacimiento de Jesús es un acontecimiento que cambió todo el tiempo, y, por lo tanto, es para todos los tiempos y todos los pueblos.

El nacimiento de Jesús es un poderoso, signo perdurable que encapsula la totalidad del acontecimiento de Cristo: su encarnación, vida, muerte, resurrección y ascensión por la salvación de toda la humanidad. Como todos los signos, el nacimiento de nuestro Señor señala hacia atrás (nos recuerda de lo que nuestro Dios trino prometió y cumplió en el pasado) y hacia adelante (señalando a lo que Dios, en Jesús, por el Espíritu, va a hacer). El relato de Lucas continúa con una parte de la historia del evangelio a menudo dicho durante la Epifanía, que sigue a la Navidad:

Ahora había un hombre en Jerusalén, llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él. Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes de haber visto al Cristo del Señor. Y llegó en el Espíritu al templo, y cuando los padres introdujeron al niño Jesús, para hacer por él conforme al rito de la ley, él le tomó en sus brazos y bendijo a Dios diciendo: «Señor, ahora despides a tu siervo en paz, conforme a tu palabra; porque mis ojos han visto tu salvación que has preparado en presencia de todos los pueblos, luz para iluminar a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel». Y su padre y su madre estaban maravillados de lo que se decía de él. Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: «He aquí, éste está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para señal que se opone (y una espada traspasará tu misma alma), para que los pensamientos de muchos corazones sean revelados» (Lucas 2: 25-35 NVI).

Como cristianos, la mayoría de nosotros que leemos esto no tenemos que depender de signos y símbolos secretos para ocultar nuestros lugares de reunión. Eso es una bendición, y nuestras oraciones están con aquellos que todavía se enfrentan a esta dificultad. Pero sin importar las circunstancias, todos los cristianos saben que Jesús resucitó de entre los muertos, y nuestro Padre celestial está trayendo a todas las personas a sí mismo en Jesús y por el Espíritu. Por lo tanto, todos tenemos mucho que celebrar, y así lo haremos durante las próximas temporadas de Adviento y Navidad. Le deseo a usted y los suyos alegres celebraciones al comenzar un nuevo ciclo anual de adoración de conformidad con el histórico calendario cristiano (occidental).


 

Este artículo fue publicado en Icon of Revista Odisea Cristiana Diciembre 2015 - Leer fácil Revista Odisea Cristiana Diciembre 2015 - Leer fácil pdf [836 descargas 2.1 MB]

 

Foto por {ElpapádeDavid}

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.