Más que una lectura requerida

Usted probablemente ha oído estas afirmaciones: «Simplemente lea la Biblia y haga lo que dice» o «Simplemente lea, crea y obedezca a la Biblia».  Aunque este acercamiento a la Biblia realmente no es la manera de hacer un estudio eficaz que produzca beneficios.
Necesitamos aprender correctamente cómo interpretar lo que la Biblia dice en una materia particular antes de que lo apliquemos a nuestras vidas. Eso es porque no venimos a la Biblia con una pizarra limpia, libre de conjeturas anteriores. Nosotros no sólo somos lectores de Escritura, somos, para bien o para mal, también intérpretes.
Nuestro punto de vista de lo que la Biblia dice en una materia dada puede condicionarse adversamente por lo que nosotros pensamos que dice. Es fácil caer en la trampa de ver en la Biblia algo que ya creemos, pero que no se enseña. «Nosotros invariablemente traemos al texto todo lo que somos, con todas nuestras experiencias, culturas, y comprensiones anteriores de palabras e ideas, los escritores Gordon Fee y Douglas Stuart estudiosos bíblicos lo dicen en su libro “Cómo Leer la Biblia con todo su valor”.
Eso puede ser peligroso. Explican los autores, «A veces lo que extraemos del texto, involuntariamente, nos lleva a desencaminarnos, o a veces leemos todo tipos de ideas foráneas en el texto. «Para entender la Biblia debidamente, necesitamos también entender el tipo de libro que es. Fue escrito por y para personas que vivieron hace siglos en culturas diferentes a la nuestra.
Claro, la Biblia es pertinente para todas las edades. Pero debemos entender el contexto o situación original en que una porción particular de la Escritura fue escrita. Entonces viene la necesidad de la interpretación correcta, entendiendo cómo un pasaje particular de las Escrituras refleja un principio aplicable a situaciones de vida que enfrentamos. Esto requiere más de una lectura casual de las Escrituras.
Después de intentar interpretar el original de las escrituras bíblicas debidamente, necesitamos aplicarla inteligentemente a nuestra situación contemporánea. Cuando leemos la Biblia, necesitamos escuchar la voz de Dios que pasa por su Palabra, no nuestra propia voz.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.