Las profecías, Apocalipsis y usted

Las profecías, Apocalipsis y usted
Bill Palmer


Bestias aterradoras, cabezas, cuernos y dragones acechan los libros bíblicos de Daniel y Apocalipsis. Estos siguen siendo los libros más polémicos e incomprendidos en la Biblia.

Muchos estudiantes de la Biblia leen sus propias ideas en estos símbolos. Olvidan que es imprudente sumergirse en escrituras antiguas ­algunas aproximadamente de 2,600 años­ sin hacer algunas preguntas fundamentales. Una de ellas es el género particular, o estilo literario, de estas porciones de la Escritura.

Aunque Daniel y Apocalipsis sean a veces equivocadamente denominados simplemente como proféticos, estos libros son más exactamente llamados apocalípticos. Este es un tipo específico de escritura profética que prosperó entre los judíos dispersados y oprimidos a partir del siglo 2 antes de Cristo, hasta aproximadamente el siglo 2 después de Cristo. Esto figura los símbolos y temas ordinarios, con números místicos y modelos numéricos muy prominentes.

Pero hasta aquí, hay complejidades. Daniel contiene material histórico, y Apocalipsis comienza con cartas a siete iglesias en Asia Menor.
Las distinciones principales entre apocalíptico y la más familiar escritura profética incluyen:

* En primer lugar, el asunto de fondo histórico y ubicación. Los profetas, como Oseas y Habacuc surcaron desde el octavo siglo antes de Cristo hasta el quinto siglo antes de Cristo. La literatura apocalíptica, por otra parte, vino a mucho más tarde, aunque las secciones de Isaías y Ezequiel son claramente de este estilo. 
Pero las distinciones son importantes. Los profetas del Antiguo testamento eran enviados típicamente con mensajes a Israel o Judá mientras eran todavía estados soberanos. Los escritores apocalípticos florecieron cuando los judíos se habían dispersado en todo el mundo o estaban bajo gobierno gentil. Los escritores apocalípticos se esforzaron por entender el objetivo de Dios con la nación afrontando las relaciones tensas de gobernantes griegos o romanos. Esto explica las alusiones más místicas, fuera de este mundo del apocalipsis. 

* El material apocalíptico a menudo aparece como una revelación directa, por lo general experimentada por medio de sueños y visiones. El libro de Apocalipsis refleja esto.
Un mensajero angelical reveló las visiones de Juan: «Jesucristo envió a su ángel para dar a conocer la revelación a su siervo Juan” (Apocalipsis 1:1). Esta revelación dada a Juan está llena de símbolos sobrenaturales e imágenes.
Aunque los profetas, como Oseas y Miqueas recibieron revelaciones de Dios, sus escrituras son más frecuentemente expresadas como la palabra directa de Dios, más bien que como un caso de intervención sobrenatural espectacular. La frase «Así dice el Señor» se repite  bastante en los primeros profetas.

* Profetas como Jeremías e Isaías emplearon símbolos fácilmente reconocidos, como plantas, animales e instrumentos agrícolas (Isaías 28:24-29). Las imágenes apocalípticas a menudo son imaginativamente aumentadas, espectaculares y hasta espeluznantes, como la visión en Apocalipsis 17.
En la Espiral Hermeneutica, Grant R. Osborne comenta que el objetivo de los apocalípticos es mover a los lectores «del acontecimiento actual a su sentido teológico. En otras palabras, se espera que los lectores vean la mano de Dios en el futuro, pero no que sepan la secuencia exacta de acontecimientos».

* Tanto las profecías como los apocalipsis instan a sus oyentes al arrepentimiento (Jonás 3:3-10; Daniel 4:19-27), pero la literatura apocalíptica pretende animar a la gente atrapada en una situación aparentemente desesperada (Daniel 9:20-23).

Ambos, profecía y apocalipsis dirigen a la gente a Dios. Condenando el pecado y pidiendo el arrepentimiento, los profetas señalaron a los israelitas a su Dios, como los profetas siguen señalándonos a Dios. Pintando cuadros visionarios de la victoria final de Dios en la historia, los libros apocalípticos señalaron a Dios a los creyentes perseguidos. Esto nos habla también a nosotros hoy.
Así, el mensaje más importante de Apocalipsis y Daniel no es descifrar de forma precisa los dragones y cuernos simbólicos. El mensaje crítico es que Dios no ha olvidado a su gente e intervendrá, a su debido tiempo.       Odisea Cristiana
Publicado en Sin categoríaEtiquetado como

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.