Las crisis en la historia sagrada


Se ha observado que los milagros de la Biblia fueron agrupados alrededor de tres períodos relativamente breves de crisis en la historia sagrada. Estos tres períodos de ocurrencias milagrosas están separadas por varias centurias durante las cuales solo unos pocos milagros son registrados. El hecho que la Biblia no es una crónica continua de milagros nos lleva a subrayar el propósito de los milagros.
Los milagros significaron ante todo autenticar a los sirvientes de Dios y su revelación a la humanidad. En particular, los milagros acompañaron a las tres partes importantes de la revelación de Dios – la ley, los Profetas y el Nuevo Testamento.
El primer gran período de ocurrencia de milagros es asociado con la revelación de las leyes de Dios. Ésta era la edad de Moisés y Josué. La Biblia archiva muchos hechos poderosos en el tiempo en que Israel fue liberado de Egipto y entró a la Tierra Prometida (Éxodo 14:31).
Los milagros fueron también frecuentes en los días de Elías y Eliseo. En ese momento, el antiguo Israel parecía sumergirse en una apostasía completa. El Creador mostró a sus siervos que su estilo de vida y su ley estaban vivas (1 Reyes 18:36-39).
Los milagros alcanzaron su más intenso nivel durante la vida de Jesucristo. Este periodo tuvo su clímax en la resurrección de Cristo. El flujo de milagros continuó en los primeros días de la predicación de los apóstoles. Las señales y maravillas autenticaron el establecimiento del nuevo pacto y la iglesia.
Durante el tiempo de Cristo, las curaciones milagrosas en particular se produjeron en mayor número que durante cualquier otro periodo del Antiguo o Nuevo Testamento. Los Evangelios repetidamente describen en detalle los milagros que se hicieron, pero describe sólo una fracción de aquellos que se hicieron. Por otro lado, el Antiguo Testamento registra milagros uno por uno. No da ninguna indicación que hubieron otros no registrados.
Hay una cuarta y futura crisis sagrada por venir aún. Eso ocurrirá en un tiempo breve próximo a la segunda venida de Cristo. Aquellos que estén viviendo entonces experimentarán algunos de los milagros más dramáticos que el mundo haya visto alguna vez (Mateo 24:27-30).
Publicado en Sin categoríaEtiquetado como

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.