La iglesia de Esmirna

Apocalipsis 2:8-11

La iglesia perseguida
La iglesia en Esmirna era una iglesia sufrida (2:8). Se advirtió sobre una persecución inminente y que algunos de sus miembros experimentarían el martirio (2:10). La iglesia en Esmirna sería perseguida pronto y sería martirizada por judíos y paganos. Esto pasaría durante «diez días» (2:10). La mayoría de los comentaristas toma como sentido figurado para denotar un corto período de tiempo. Nosotros actualmente tenemos expresiones similares para denotar períodos cortos de tiempo en que suceden los eventos traumáticos, como la frase, «un día de infamia.»
El título introductorio de Cristo como «el que murió y vino de nuevo a la vida» estaría animando a estos mártires potenciales (2:8). Los miembros de la iglesia en Esmirna podrían enfrentar el martirio con entera confianza. Ellos resucitarían a la vida eterna por el que era victorioso por encima de la muerte a través de una resurrección.
Los miembros en Esmirna eran personas de una pobreza desoladora. Cristo dice que ellos eran espiritualmente ricos (2:9). El contraste con Laodicea es significativo. La iglesia de Laodicea presuntamente era rica, pero estaba espiritualmente empobrecida (3:27).
Los problemas en Esmirna
(2:9-10)
La iglesia en Esmirna sufrió al parecer en manos de un grupo «que dicen ser judíos y no lo son, pero que es una sinagoga de Satanás» (2:9). Estos judíos pensaron que ellos eran el pueblo de Dios pero realmente eran los representantes de su adversario (Juan 8:31-47). Con toda probabilidad, las personas a que se refieren eran ciudadanos judíos locales de Esmirna que se oponían a la iglesia. Ellos pueden haber estado presionando al gobierno local para tomar alguna acción contra los cristianos.
¿Por qué estas personas se dicen judías y no lo son? Ellos eran judíos por raza y religión. Pero no eran judíos espirituales, en el sentido que el Nuevo Testamento define a un judío. Pablo señaló ese punto en sus escrituras: «El verdadero judío lo es interiormente; y la circuncisión es la del corazón, la que realiza el Espíritu, no el mandamiento escrito. Al que es judío así, lo alaba Dios y no la gente» (Romanos 2:29). La iglesia se vio como el Israel de Dios, la «verdadera circuncisión» somos nosotros, los que por medio del Espíritu de Dios adoramos, nos enorgullecemos en Cristo Jesús (Filipenses 3:3).
Promesa para Esmirna  (2:10-11)
La iglesia de Esmirna recibiría la «corona de vida» (2:10). La corona aquí es stephanos en griego, no la diadema, o la corona real. El stephanos era la corona de victoria o el trofeo otorgado al ganador de los juegos. Un magistrado romano que realizaba bien su trabajo también recibía un stephanos al final de sus funciones. De la misma manera, los cristianos que sirven a Cristo recibirán la corona del vencedor toda vez que conquistan el mundo en Cristo, el Cordero, y la victoria se planea en su servicio fiel a él (1 corintios 9:24).
Los vencedores en la iglesia de Esmirna no serán heridos por «la segunda muerte» (2:11). La revelación identifica la segunda muerte como el lago de fuego (21:8). Es la segunda o muerte eterna. Esta muerte no tiene poder sobre el creyente que tiene parte en la resurrección (20:6).

Policarpo, obispo de Esmirna, enfrenta 
Publicado en Sin categoríaEtiquetado como

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.