El 6 de enero (el día 12 después de Navidad) es designado por tradición de la iglesia como «Epifanía». Se celebra en muchas iglesias el domingo siguiente, conocido como «Domingo de Epifanía.»

El término epifanía significa «mostrar», «dar a conocer» o «revelar». En algunas iglesias occidentales, se recuerda la llegada de los Magos (sabios) trayendo regalos al niño Jesús, que, al hacerlo, «revelan» a Jesús como Señor y Rey de toda la humanidad (Judios y gentiles incluidos).

En las Iglesias de Oriente, la Epifanía conmemora también el bautismo de Jesús por el que se consagró en su misión como el Dios-hombre, enviado por el Padre, ungido por el Espíritu, para el beneficio de toda la humanidad – de hecho, para el beneficio de toda la creación .

La Epifanía presenta poderosamente el Evangelio de la inclusión de todas las personas (y toda la creación) en el amor y la vida trinitaria de Dios a través de la humanidad vicaria y representativa del Hijo de Dios viniendo a nosotros, como uno de nosotros, a través de la encarnación como el Hijo del hombre (incluyendo su nacimiento, vida, ministerio, muerte, resurrección, ascensión, sesión continua desde el cielo, y retorno prometido cuando se revelará en toda su gloria en la consumación final de los tiempos).

Los Reyes Magos que llevaron regalos al niño Jesús fueron los primeros gentiles en reconocer a Jesús como «Rey» y así fueron los primeros en «mostrar» o «revelar» a Jesús a un mundo más amplio, como el Cristo encarnado. Este acto de adoración de los Reyes Magos, que corresponde a la declaración profética de Simeón que este niño Jesús sería «luz para iluminar a los gentiles» (Lucas 2:32), fue uno de los primeros indicios de que la vida vicaria de Jesús abarca a todas las personas , todas las naciones y todas las razas.

La obra del Padre, en Jesús, por medio del Espíritu Santo para la salvación de la humanidad es verdadera para todos. Por lo tanto, la Epifanía es también un buen momento para centrarse en la misión de la iglesia de participar en el ministerio que Jesús está haciendo por medio del Espíritu Santo para revelar a Dios y su salvación a todas las personas. También es un buen momento para centrarse en la comunión cristiana, especialmente en la curación de las divisiones de los prejuicios y la intolerancia que muy a menudo se encuentran entre los hijos de Dios.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.