El buen Dios me ha enseñado muchas cosas. Sobre todo el silencio, cuando deseo responder una ofensa. Callar y ofrecer.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.