Dejar

Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de Mí y del evangelio (las buenas noticias), la salvará. Marcos 8:35

El llamado de Dios es en última instancia, un llamado a vivir. Nuestras disciplinas de Cuaresma y nuestra abnegación no son para ayudarnos a escapar de la vida, sino que nos permiten descubrirla con más detalle. La paradoja de nuestro caminar con Cristo es que a medida que dejamos cosas, como negarnos a nosotros mismos, nos encontramos a nosotros mismos. A medida que perdemos nuestra vida, la encontramos.

  • Tómate el tiempo hoy para pensar ¿de qué manera has «encontrado» tu vida al «perderla?
  • Transforma tu vida toma un momento para detenerte, orar y dejar de lado algo que te impide caminar con Dios.
  • Haz tiempo hoy pasa este día sin teléfono celular, o automóvil, o tarjeta de crédito… siente la diferencia.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.