De la culpa a la gracia

Un estudio de Romanos 3






Por Michael Morrison


En Romanos 2, Pablo explica que ambos, judíos y gentiles necesitan el evangelio, cada uno necesita ser rescatado de la condenación que merecen debidamente. Aunque algunos judíos afirmaban tener una ventaja en la salvación, Pablo explica que los judíos no son inmunes de pecar, y por lo tanto no son inmunes al juicio. Todos seremos salvos de la misma manera.
¿Cómo se vuelven justas con Dios las personas? Pablo lo explica primero en el capítulo 3, pero antes él tiene que contestar algunas objeciones.
¿Ventaja para los judíos?
Pablo había predicado en muchas ciudades, y conocía cómo las personas respondieron a su mensaje. Los judíos respondieron a menudo con esta objeción: «Nosotros somos personas escogidas por Dios. Debemos tener alguna clase de ventaja, pero tú estás diciendo que nosotros nos condenamos de la misma manera como todos los demás». Así que Pablo pregunta: ¿Qué ventaja, entonces, hay en un judío, o qué valor tiene estar circuncidado? (3:1). ¿Cuál es la ventaja de ser judío?
Pablo contesta en el versículo 2: De mucho, en todos los aspectos. Primero, ciertamente, porque les ha sido confiada la palabra de Dios. Los judíos tienen las Escrituras. Que es una ventaja, pero hay una desventaja en ello, Quienes pecan bajo la ley serán juzgados por la ley (2:12). La ley que revela a Dios a los judíos, también los sentencia al castigo de Dios.
¿Así que cuál es la ventaja? Pablo dirá más sobre esto en el capítulo 9. Pero aquí en el capítulo 3 su meta no es explicar cómo son en especial los judíos, pero para explicar eso, precisamente como son todos los demás, necesitamos ser salvados a través de Jesucristo. Él no elaborará en ellos privilegios hasta que les haya explicado su necesidad de ser salvos, Ellos no tienen que guardar la ley que tanto alardean.
Así que Pablo pregunta: ¿Pues qué, si algunos de ellos (judíos) han sido incrédulos? Su incredulidad, ¿habrá hecho nula la fidelidad de Dios? (3:3). ¿Testimonia el hecho que algunos judíos pecaron por ser infieles a la causa de Dios que regresarán nuevamente a sus promesas?
¡De ninguna manera! Antes bien, sea Dios veraz y todo hombre mentiroso; como está escrito: «Para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando seas juzgado». (v. 4). Dios siempre es verdadero a su palabra, y aunque nosotros somos infieles, él no lo es. Él no permitirá que nuestras acciones lo conviertan en un mentiroso. Él creó a los humanos por una razón, y aun cuando todos nosotros nos hemos apartado de lo que él quiere, su plan tendrá éxito. Dios escogió a los judíos como su gente, y ellos cayeron, pero Dios tiene una manera de resolver el problema, y la buena noticia es que el plan de salvación no sólo se aplica a los judíos, sino a todos los que caemos. Dios es más que fiel.
Pablo entonces cita una escritura sobre Dios quien representa la verdad: Como está escrito. «Contra ti, contra ti solo he pecado; he hecho lo malo delante de tus ojos, para que seas reconocido justo en tu palabra» (v. 4). Esto se cita en Salmos 51:4, donde David dice que si Dios lo castiga, es porque Dios tiene razón. Cuando Dios nos juzga culpables, es porque somos culpables. Él incluso tiene razón cuando castiga a las personas. En su pacto dijo que él castigaría el pecado, así que una amenaza de castigo en el día del juicio no es una traición, sino una cuestión de fidelidad.
¿Razones para pecar?
Pablo trata con otras objeciones en el versículo 5: Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios al dar el castigo? (Hablo como hombre). Aquí está el argumento: Si nosotros pecamos, le damos la oportunidad a Dios de mostrar que él tiene razón. Nosotros le estamos haciendo a Dios un favor, para que así él no deba castigarnos. Es un argumento tonto, pero Pablo  trata sobre eso. ¿Dios es injusto? ¡Ciertamente no! Dice en el versículo 6: ¡De ninguna manera! De otro modo, ¿cómo juzgaría Dios al mundo?Dios ha prometido juzgar al mundo lo cual significa que él tiene razón en hacerlo.
Pablo parafrasea este razonamiento en el versículo 7: Algunos pueden argüir: “Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué aún soy juzgado como pecador? ¿Si por mi pecado muestro cómo Dios es bueno, por qué se me debe castigar?” ¿En el versículo 8 Pablo da otra versión del argumento: ¿Y por qué no decir (como se nos calumnia, y como algunos, cuya condenación es justa, afirman que nosotros decimos): «Hagamos males para que vengan bienes»? ¡Pablo deja de tratar con el razonamiento y repite su conclusión diciendo: ¡Su condenación es justa! Ellos son condenados, y justamente lo son. El pecado (incluso esa calumnia) merece ser castigado.
Todos han pecado
En el verso 9 Pablo regresa a su discusión: ¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? ¡De ninguna manera!, pues hemos demostrado que todos, tanto judíos como gentiles, están bajo el pecado. Los judíos no son mejores que otros, y no tienen ventaja de nadie, porque todos somos pecadores. Cuando viene el juicio de Dios, nosotros justamente seremos condenados. Dios no tiene favoritos, y Él no da ninguna ventaja de salvación a nadie.
En unas rápidas conclusiones, Pablo cita en los versículos 10 al 18 una serie de escrituras para apoyar el punto de que todos somos pecadores. Estos versículos mencionan varias partes del cuerpo: la mente, la boca, la garganta, la lengua, los labios, los pies y los ojos. El cuadro es que las personas son completamente malas:
·   No hay nadie justo, ni uno [Eclesiastés 7:20];
·   No hay nadie quien entienda; No hay nadie quien busque a Dios.
·   Todos lo han rechazado, no tienen ningún valor;
·   No hay nadie quien haga lo bueno, ni uno solo [Salmos 14:1-3; 53:1-3].
·   Sus gargantas son sepulcros abiertos; sus lenguas practican el engaño [Salmos 5:9].
·   Veneno de víboras hay en sus labios [Salmos 140:3].
·   Sus bocas están llenas de maldición y amargura [Salmos 10:7].
·   Sus pies son rápidos en derramar sangre; ruina y miseria marcan sus caminos, y
·   el camino de paz no lo conocen [Isaías 57:8-9].
·   No hay ningún temor de Dios ante sus ojos [Salmos 36:1].
Algunos judíos podrían decir: esas escrituras hablan la verdad sobre los gentiles, pero no sobre nosotros. Así que Pablo les contesta en el versículo 19: Pero sabemos que todo lo que la Ley dice, lo dice a los que están bajo la Ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios. En otras palabras, todas estas Escrituras (la ley en un sentido más amplio) se aplica a las personas que están bajo la ley (los judíos). Ellos son malos, los gentiles son malos también, pero Pablo no tiene que demostrar en público eso, su público ya lo sabía.
¿Por qué las escrituras se aplican a los judíos? Para que cada boca pueda callarse y el mundo entero se sujete ante Dios. Todos estaremos de pie ante el Trono de Dios en el juicio, y el resultado está en el versículo 20: Por consiguiente nadie se declarará justo observando la ley. Por la norma de la ley, todos hemos caído.
¿Qué es lo que la ley hace? Pablo dice: Más bien, a través de la ley nosotros somos conscientes de nuestro pecado. La ley pone una norma de rectitud, pero porque nosotros pecamos, la ley nunca puede decirnos que somos justos. Nos dice que somos pecadores. Según la ley, somos culpables y seremos condenados.
Una rectitud de Dios
Pablo  introduce las buenas noticias en el versículo 21 con importantes palabras «Pero ahora». Él está haciendo un contraste: Nosotros no podemos declararnos justos por la ley, pero hay una manera que podemos declararnos justos: Pero ahora, aparte de la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la Ley y por los Profetas. Aquí Pablo vuelve a lo que anunció en Romanos 1:17, que el evangelio revela la rectitud de Dios.
Ya que nosotros somos pecadores, no podemos declararnos justos observando la ley. Por consiguiente, debe haber algunos otros medios. Dios nos declarará justos en una manera aparte de la ley. Aunque la ley no nos hace justos, da la evidencia sobre que significa la rectitud: Esta rectitud se da a través de la fe en Jesucristo a todos los que le creen. No hay ninguna diferencia entre judío y Gentil (3:22). Nosotros podemos considerarnos justos a través de la fe en Jesucristo. Este camino de rectitud no da ventaja al judío. Todo el que cree se cuenta como justo de la misma manera.
No hay ninguna diferencia, dice Pablo, para todos han pecado, ambos, judíos y gentiles han pecado [todos] están destituidos de la gloria de Dios. Por la ley, todos estamos destituidos, y todos no logramos la salvación que Dios ha diseñado para nosotros. ¡Pero nuestra debilidad no detendrá el plan de Dios!
Y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús (v. 24). Debido a lo que Jesús hizo, nosotros podemos hacernos justos por la gracia de Dios. No somos hechos puros y perfectos, pero en la sala del tribunal de Dios, seremos declarados justos en lugar de declararnos culpables. Ya sea que nos sintamos perdonados o no, seremos perdonamos si tenemos fe en Cristo.
¿Qué permite a Dios cambiar el veredicto? Jesús ha pagado un precio para rescatarnos de la esclavitud. Él nos ha vuelto a comprar; que es lo que se define como «redención», es una manera de mirarlo, en términos financieros. También se han usado el término de sala del tribunal, y en el siguiente versículo Pablo usa las palabras referidas al culto judío:
A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados. El propio Dios proporcionó el pago, el sacrificio que pone nuestro pecado al lado. Por «la expiación», Pablo usa la palabra griega “hilasterion”, la palabra usada para el asiento de misericordia que está encima del arca del pacto, dónde los pecados de Israel se repararon todos los años en el Día de Expiación. Dios, debido a su amor y misericordia, a hecho Jesús sea la manera en que podamos escapar del castigo, él dice que es apropiado para el pecado. Esa expiación se recibe a través de la fe; creemos que su muerte hizo algo que nos permite ser salvos. Pablo está hablando aproximadamente tres aspectos de la salvación: La causa de nuestra salvación es lo que Jesús hizo; los medios por que se ofrece a nosotros es la gracia; y la manera que lo recibimos es por la fe.
Dios proporcionó a Jesús como sacrificio, el versículo 25 dice, para demostrar su justicia. Mostrar que él es justo y leal. Porque en su paciencia él había dejado que los pecados sean impunes de antemano. Normalmente, un juez que da libertad a los delincuentes se llamaría injusto (Ex. 23:7; Deuteronomio 25:1). ¿Pero esto no es lo que Dios está haciendo? Sin embargo, Dios no es injusto, cuando él justifica al malo es porque él ha proporcionado a Jesús como un sacrificio. Él está dentro de sus derechos jurídicos, para usar una analogía humana, permitiendo a las personas escapar del castigo porque sus pecados ya se han castigado en la muerte en Jesucristo. Incluso para aquellos que vivieron antes de Cristo, el pago era tan bueno como real, en un sentido que se aplica a todo el mundo. Pero se aplica en un sentido más directo en aquellos que confían en Cristo. Cuando estamos unidos a él en la fe, entonces hemos muerto con él, y hemos sufrido la pena que nuestros pecados merecieron (6:5-6).
Dios no se está contradiciendo, dando una definición de justicia a los humanos mientras él usa una definición diferente. Cuando él dice que el pecado merece el castigo, y después él no castiga, no está siendo incoherente. Él puede hacer esto sin la contradicción en sí porque él ha castigado al pecado en Jesucristo. Él no perdona el pecado. Él lo castiga, y en la misericordia, él paga la multa por nosotros. Jesús nos muestra la justicia y la gracia de Dios.
Romanos 3:26 dice “con miras a manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo y el que justifica al que es de la fe de Jesús”. En el sacrificio de Jesucristo, Dios demuestra que él es justo inclusive cuando declara justos a los pecadores.
Todos son iguales
¿De qué entonces, están alardeando? Pregunta Pablo en el versículo 27. ¿El judío puede alardear sobre las ventajas sobre los gentiles? cuando viene a la salvación, no hay nada que alardear. Nosotros ni siquiera podemos alardear sobre la fe. La fe no nos hace mejor que otras personas. Sólo somos receptores de lo que Dios da. No podemos tomar el crédito por eso, o presumir sobre ello.
¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. (v27). Cuando viene la salvación, la jactancia queda excluida. Si las personas fueran salvadas guardando la ley, entonces podrían presumir sobre el bien que hicieron. Pero cuando la salvación viene por la gracia y la fe, nadie puede alardear. Pablo señala dos puntos que nos refuerzan: Que nadie puede alardear, y esa rectitud viene mediante la fe en lugar de venir de la ley o por las obras.
En el versículo 28, dice de nuevo: Concluimos, pues, que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la Ley. Siendo contados como justos ante Dios en el día del juicio, nunca podemos estar en base a la ley. La Ley no puede hacer nada excepto condenarnos. Si vamos a ser aceptados por Dios, no será en base a la ley, sino en base a la fe.
¿Dios sólo es el Dios de los judíos?pregunta Pablo. ¿Él también no es el Dios de los gentiles? Sí, de los gentiles también, ya que hay sólo un Dios (vv29-30). Dios no es la posesión exclusiva de los judíos. Y según el evangelio, Dios justificará a los circuncidados por la fe y al incircunciso a través de esa misma fe. Él hace a los judíos justos del mismo modo que él hace a los gentiles justos, y eso es a través de la fe, y no a través de la ley. ¿Anulamos la ley por esta fe? Claro que no, dice Pablo en el versículo 31. Más bien, afirmamos el valor de la ley. La ley dice que hay una norma, y hay un castigo, que hace el evangelio. El evangelio no contradice a la ley, pero pone a la ley en un lugar apropiado. La ley nunca se diseñó como un medio de salvación. Pero la salvación se da a entender que ahora está disponible para todos a través de Jesucristo.

Publicado en Sin categoríaEtiquetado como

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.