Cuando la astronomía se convirtió en fútbol teológico

HISTORIA DE LA IGLESIA
Cuando la astronomía se convirtió en fútbol teológico


Imagínese un libro sobre astronomía escrito por un notable científico, siendo condenado como hereje por la iglesia cristiana. Esto es precisamente lo que le ocurrió a De Revolutionibus Orbium Coelestium (Acerca de las Rotaciones de las Esferas Celestiales), publicado en Marzo de 1543. La publicación fue escrita por el astrónomo/matemático polaco, Nicolás Copérnico (1473-1543).


Copérnico propuso un modelo heliocéntrico del universo, en el cual la tierra gira alrededor del sol. Él creía que el sol, y no la tierra, estaba en el centro del sistema planetario. Sin embargo, la teoría cosmológica aceptada por muchos cristianos europeos en los días de Copérnico, colocaba a la tierra en el centro del universo. Su propuesta contraria, si era verdadera, significaba que la tierra era sólo un planeta más entre otros. Éste concepto se oponía al punto de vista oficial de la misma Roma. Sin embargo, le tomó a la iglesia 73 años para colocar al libro en la Lista de los libros prohibidos. ¿Por qué tanto tiempo?


Andreas Osiander (1498-1552), un pastor luterano de Nuremberg, escribió una carta al lector que fue insertada en el libro como un prefacio anónimo. Copérnico no tenía conocimiento de ello. El prefacio afirmaba que Copérnico pensaba que la teoría heliocéntrica descrita en su libro era sólo una hipótesis no comprobada.
Irónicamente, el prefacio no autorizado de Osiander probablemente salvó al libro de una condenación inmediata por la iglesia. De Revolutionibus no fue colocado en la Lista de libros prohibidos hasta 1616, cerca de 73 años después de ser publicado. La decisión papal de censurar la obra de Copérnico se basó en la conclusión de que la pretensión heliocéntrica era contraria al sentido literal de la Escritura. Pero, debido a que De Revolutionibus había contribuido a reformar el calendario, no estaba enteramente prohibido, sino que requeriría ser revisado.


Entra Galileo. Galileo Galilei nació en 1564 en Pisa (Italia), 21 años después que De Revolutionibus fuera publicado. Por 1598, Galileo creía en la verdad de la teoría heliocéntrica de Copérnico, y la estaba enseñando públicamente. En 1615 Galileo fue a Roma para defender los méritos de la teoría copérnica. Pero al año siguiente De Revolutionibus fue colocado en la Lista, y Galileo fue advertido de no promover su teoría como una realidad. En 1633, Galileo fue interrogado bajo amenaza de tortura y se le obligó a retractarse de la propuesta heliocéntrica de Copérnico. Fue sentenciado a prisión de por vida, la cual él cumplió bajo arresto domiciliario en su casa en Arcetri. Galileo murió en 1642.


Es una buena lección para nosotros hoy. No tenemos la necesidad de condenar el trabajo de la ciencia buscando pasajes bíblicos que apoyen nuestros preconcebidos puntos de vista teológicos acerca de cómo funciona la creación. La Biblia es la auto-revelación de Dios como Creador y Redentor de todas las cosas, no es un texto de ciencia sobre cómo Él diseñó el universo físico. Para ese tipo de conocimiento Dios nos da el gozo de la investigación y el descubrimiento.

                                
            Nicolás Copérnico                               Galileo Galiley

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.