Para ahora la mayoría de los propósitos de Año Nuevo han sido abandonados a medida que caemos previsiblemente de nuevo en nuestros viejos hábitos y rutinas. Pero en nuestra frustración, podemos regocijarnos en una cosa: la fidelidad de Dios para salvarnos y transformarnos a la imagen de Cristo nunca fallará.

Donde quiera que nosotros fallamos, Jesús ha tenido éxito en nuestro lugar y en nuestro nombre. Es por eso que ponemos nuestra confianza en él. Para nosotros solos, el 2016 podría ser otro año de fracaso y frustración, pero para nosotros y Jesús juntos, será un año de alegría, bendición y descanso espiritual.

¡Alabado sea Dios por su don inefable!año nuevo photo

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.