El niño del destino

El niño del destino

Para Dios, toda vida humana es preciosa – cada bebé que nace es un niño del destino. Él ama a su creación y está al tanto de todos los aspectos de la misma. Jesús nos dijo que ni siquiera un gorrión vive y muere sin que Dios sea consciente de ello. Y añadió: «No tengan miedo; ustedes valen más que muchos pajarillos».