Para ver el documento haz clic sobre el nombre, y para descargarlo haz clic en descargar.

La visión de GCI para una Iglesia Saludable se enfoca en un liderazgo saludable y ministerios saludables. Los recursos vinculados a continuación ayudan a las congregaciones a crecer en estas dos áreas clave de participación guiada por el Espíritu en el ministerio de Cristo.

Liderazgo Saludable (Equipos R.E.A.L.)

La clave para la Iglesia Saludable es un liderazgo liderado por un pastor basado en equipos, lo que GCI llama equipos REAL.

Introducción VIDEO 1
R. Relacionalmente conectados VIDEO 2
E. Involucrados a participar con entusiasmo VIDEO 3
A. Afirmando VIDEO 4
L. líderes liberadores VIDEO 5

Ministerios Saludables (AVENIDA DE LA FE, ESPERANZA Y AMOR)

La clave para la Iglesia Saludable es la vitalidad en las tres avenidas que se mencionan a continuación, donde, por el poder del Espíritu, se produce el ministerio de hacer discípulos.

Video para comenzar el culto – Descárgalo Aquí

Presentaciones de Power point GCI – Descargalas Aquí

PERTENECE

(Abraza a los incrédulos)

El evangelio declara que gracias a Jesucristo, todas las personas son amadas, perdonadas y aceptadas por Dios, todas pertenecen (Ef. 1: 4-6). Lamentablemente, muchos no experimentan el amor incondicional y la aceptación de Dios y el resultado es el pecado y el dolor que trae. Pero el Espíritu Santo está trabajando activamente ayudando a las personas a saber que pertenecen. Lo hace al guiar a las iglesias que hacen discípulos a abrazar a los incrédulos, uniéndose así a Jesús en su ministerio de evangelismo.

CREE

(Nutre a los creyentes)

A medida que las personas entienden el evangelio y experimentan la verdad de que Dios, a través de Jesús, por el Espíritu, los ha incluido en su amor y vida, comienzan a ver a Dios y a sí mismos bajo una nueva luz: comienzan a creer. El Espíritu guía a las iglesias que hacen discípulos para nutrir a los creyentes.

CONVIÉRTETE

(Capacita a los servidores | multiplica líderes, ministerios e iglesias)

A medida que los creyentes viajan con Jesús, el Espíritu los transforma en quienes son (y se están convirtiendo) en Cristo. Crecer en esa realidad incluye involucrarse como trabajadores en el ministerio con Jesús, y algunos trabajadores se convierten en líderes que hacen discípulos. El Espíritu guía a las iglesias para equipar a los trabajadores y multiplicar líderes que luego multiplican los ministerios y las iglesias.