Pasar tiempo con Dios

Pasar tiempo con Dios

Ricas bendiciones y beneficios le llegan al que pasa tiempo con Dios. En su perfecta presencia nos hacemos más como él, y nuestra confianza en Él se profundiza. Somos animados y fortalecidos a enfrentar las pruebas y dificultades diarias. Somos llenos de su esplendor, mostrando a los que nos rodean que hay algo diferente en nuestras vidas.