Introducción al Ministerio Infantil

Capítulo II

Responsabilidades del Director

Sin tener en cuenta el tamaño de la congregación, es de gran ayuda designar a alguien que supervise el ministerio de niños. Las tareas principales del director incluyen lo siguiente:

1. Seleccionar y coordinar una variedad de actividades.

2. Reclutar voluntarios.

3. Entrenar voluntarios.

4. Planificar e implementar el servicio de adoración de niños.

5. Alentar el crecimiento espiritual de los niños y voluntarios.

6. Buscar métodos creativos para mantener motivados a los niños.

7. Empezar programas que incluyan a los niños y padres de la comunidad.

8. Mantener informado al pastor de los planes y necesidades del ministerio.

1. Seleccionar y coordinar una variedad de actividades

Un ministerio de niños exitoso debe ser activo. Un director debe tener actividades en marcha y/o estar planeando nuevas. Las actividades deben ser coordinadas de una manera organizada y profesional.

Seleccionando Actividades: Los directores deberán aceptar sugerencias de los demás. Es responsabilidad del director evaluar la actividad sugerida dentro del marco de la misión completa. El proceso de decisión-acción funciona sólo cuando incluye consideraciones sobre el valor de la actividad en relación con las áreas de mayor énfasis de la declaración de misión.

Por ejemplo, si fue sugerido un programa de deportes de verano como actividad para el ministerio de niños, su papel para conseguir llegar a la meta debe ser evaluado. La actividad puede ayudar a la iglesia a predicar el evangelio invitando a la comunidad de niños. Esta actividad también contribuirá hacia dos áreas de nuestra declaración de misión. Podría ser la oportunidad para el servicio voluntario de adultos hacia la comunidad, y será una oportunidad para que los niños experimenten la buena competencia de los adultos cristianos voluntarios.

Valor Límite: Si una actividad contribuye hacia la misión de una manera mínima, su valor debe ser sopesado contra 1) la contratación de voluntarios y 2) si otra actividad puede conllevar a las mismas metas pero con menos esfuerzo.

Algunas veces una actividad puede ser ‘divertida,’ pero otras actividades pueden conllevar mejor las metas y propósitos del ministerio de niños, así como ser divertidas. Un viaje a un parque de diversiones local seria divertido, pero también otras actividades pueden muy divertidas, menos costosas y más en línea con sus metas.

Coordinando Actividades: Una vez que se pone el plan en acción, la mayor parte del trabajo puede ser delegado. El director no debe ceñirse mucho a los detalles en cada actividad porque él o ella agota la energía que puede ser usada para crear futuros planes del ministerio. Aunque un director debe involucrarse en coordinar algunos detalles, este no es su trabajo principal.

2. Reclutar Voluntarios

El reclutamiento de voluntarios es el siguiente paso. No importa cuántos hayamos encontrado al inicio del programa, generalmente existe una necesidad por más. Esta necesidad tiene su origen en varias causas: 1) Algunos voluntarios no están comprometidos con el ministerio. 2) Otros se retiran. 3) Algunos se mudan del lugar, se enferman o ya no pueden ayudar. 4) A algunos se les pide que sirvan en otros ministerios. 5) Se necesitan nuevos voluntarios para nuevos proyectos.

Proceso de Selección: El director debe seleccionar cuidadosamente a los voluntarios. Este proceso de selección debe incluir lo siguiente:

1) Hacer que el voluntario llene un formato con referencias. Todas las referencias deben chequearse.

2) Huella digital. Se puede realizar en el departamento de policía local. Generalmente se recarga una pequeña suma por esto. Esta suma deberá ser pagada por la iglesia o los voluntarios.

3) Designar a alguien (en la mayoría de los casos el director del ministerio de niños) para que conserve un legajo de cada voluntario, con el formato llenado por ellos, sus contratos de trabajadores y los resultados de sus huellas digitales. Esta persona designada deberá llenar un formato simple por una licencia para recibir los resultados de las huellas digitales.

4) Guardar confidencialmente todos los legajos. El director y supervisores deben tener acceso a estos legajos. Por otra parte, cualquiera que desee obtener información sobre un voluntario en particular deberá obtener un permiso firmado por el voluntario.

El proceso de selección y las huellas digitales sirven para muchos propósitos:

1) Ayuda a proteger la Iglesia y a los voluntarios de alegatos de abuso de menores. 2) Las personas que molestan a los niños son muchas veces amables que se llevan bien con los niños. Postulan a trabajos en que tengan que relacionarse con niños en lugares que las personas confían a otras el cuidado de sus hijos. El proceso de selección nos revelará quienes de los voluntarios molestan niños. 3) Brinda un sentido de seguridad a los padres. Los miembros nuevos y las visitas no conocen a los voluntarios, así que ello ayuda que conozcan que estos son seleccionados.

¿Qué debe hacerse si un voluntario admite tener antecedentes penales? Si el problema fue abuso de menores o abuso sexual, no importa cuanto tiempo haya pasado de su crimen, bajo ninguna circunstancia se deberá permitir a esta persona participar en algún programa para niños. Ni como conductor, ni como conserje, ni como apoyo, ni nada. Cualquier otra actividad criminal, a menos que sea reciente, no es razón para descalificar a un voluntario.

Falta de Compromiso del Voluntario: Un director debe encarar la realidad al lidiar con los voluntarios. Muchos son celosos al inicio, pero su entusiasmo disminuye cuando aparece el primer impacto de responsabilidad. Aquí damos algunas sugerencias de como facilitar el compromiso de un voluntario:

1) Provea un contrato en el que firmen ambas partes, el director y el voluntario. Guarde una copia de este contrato en su legajo; entregue la otra copia al voluntario. Un contrato debe incluir:

a) El tiempo de servicio: Este no debe ser mas de un año. Seis meses es una buena opción para algunas áreas. Esto permite una manera elegante que los voluntarios se retiren y los motiva a servir hasta que termina su tiempo de servicio. También permite al supervisor preguntarles a los que no están trabajando para reasignarlos y que posiblemente usen sus talentos en otros ministerios más convenientes.

b) Responsabilidades: Por ejemplo, una responsabilidad de un profesor de la Biblia podría ser llegar a tiempo en los días que enseña. Orar por los alumnos sería otra. No debe haber mas de cuatro responsabilidades generales en el contrato. Un breve resumen es más fácil de recordar y ayuda al voluntario a enfocar los aspectos principales.

c) Equipándose para el servicio: Esta sección del contrato delinea el apoyo que el voluntario espera del ministerio de niños, tales como implementos, entrenamiento e incentivos.

2) Siempre agradezca personalmente a los voluntarios cuando se presente la oportunidad. Otros gestos útiles de aprecio son enviarles notas de agradecimiento e invitaciones a cenar. Un ministerio que se acuerda de sus voluntarios, será premiado con más horas de servicio.

3. Entrenar voluntarios

Al inicio de cada nuevo año de la Iglesia o cuando hay una gran afluencia de nuevos voluntarios, el director necesita dirigir una serie de sesiones de entrenamiento. Estas reuniones de orientación deben incluir la filosofía básica y la visión del ministerio y los detalles de lo que se espera de los voluntarios. Debe usarse una porción de tiempo en cubrir las bases del desarrollo de los niños y cómo este conocimiento puede ser usado para ministrar mejor a los niños.

Si nadie en la congregación es suficientemente conocedor en la materia, busque en la comunidad un orador invitado. Una iglesia vecina, la YMCA u otra organización orientada a la juventud a veces pueden dar pautas dónde encontrar semejante persona o materiales. El director puede desear leer un libro de texto sobre la materia o hacer una clase sobre el desarrollo del niño.

Después de las sesiones de entrenamiento inicial, sesiones extensas conducidas cada dos meses quizás ayudarán a mantener el profesionalismo. Las sesiones de entrenamiento también son importantes al proporcionar un foro para discutir asuntos pertinentes a ellos.

Las sesiones son mas aceptadas cuando estas no son lecturas formales. Actividades prácticas y el papel del juego son herramientas valiosas de aprendizaje. Refresca simplemente decir ‘gracias por haber venido’ y ‘me agrada que estés aquí’.

Además de proporcionar entrenamiento, las sesiones son una oportunidad para los voluntarios de compartir con sus compañeros y construir relaciones cristianas. El vínculo entre los voluntarios ayuda a construir un fuerte equipo de trabajo. El amor que proviene de tales vínculos se extiende hacia los niños y crea un ministerio positivo.

4. Planificar e implementar el servicio de adoración de niños

Un efectivo servicio de adoración semanal es importante. La ayuda de los padres será ganada o perdida dependiendo de la atmósfera que creemos durante el servicio de adoración semanal. El director necesita estar involucrado en tres aspectos del servicio de adoración de los niños: A) Elementos y orden de la adoración, B) Selección de coordinadores y C) Entrenamiento y comunicación continua con los coordinadores.

A) Los elementos del servicio semanal incluyen lo siguiente: 1) Alabanza y adoración, 2) Lección bíblica, 3) Acción y compañerismo, 4) Refrigerio y 5) Oración. Aunque todos los elementos deberían estar incluidos, es decisión del director determinar el orden y tiempo para cada uno.

B) Un servicio de adoración efectivo necesita un coordinador tanto para guardería, inicial, primaria, música y servicio de áreas especiales. Aun las iglesias menores se benefician al recibir atención individual prestada en cada grupo. Por ejemplo, el grupo de guardería tiene distintas necesidades del grupo de nivel inicial. Los servicios especiales incluyen facilidades de mantenimiento, necesidades de custodia, necesidades de refrigerio, solicitar y recepcionar suministros y hojas de vida.

Cualidades de un Coordinador de Guardería:

1) Amigable.

2) Presto a ayudar a los padres de niños jóvenes apreciando la misión del ministerio de niños.

3) Interesado en el evangelismo y atento en cómo la guardería apoya esto.

4) Voluntarioso para leer sobre el desarrollo de los niños y estar seguro que el personal se relaciona con los niños de manera apropiada a su edad.

5) Bien organizado.

6) Atento a todo lo referente a seguridad.

Cualidades de un Coordinador de Preescolar:

1) Todas las anteriores.

2) Comprende que los preescolares necesitan aprender sobre Jesús de forma práctica.

3) Capaz de motivar a los miembros del personal y hacerles saber que son un poderoso instrumento de ayuda, formando las primeras impresiones de los preescolares sobre Jesús.

Cualidades del Coordinador de Inicial:

1) Capaz de motivar al personal.

2) Grandes habilidades de organización.

3) Aprecia la necesidad que el niño tiene de aprender sobre Jesús en su propio nivel de entendimiento.

4) Comprende la situación en clase, tanto de fuertes y débiles. Es importante que el coordinador tenga alguna experiencia directa enseñando con el currículum que está siendo usado.

5) Capaz de motivar a otros a capturar la misión del ministerio de niños.

Cualidades del Coordinador de Música:

1) Entusiasmo por alabar a Jesús con la música.

2) Capaz de motivar a los demás.

3) Gozoso.

4) Conoce la diferencia entre un programa de música y música de adoración. (La iglesia de niños no es un lugar de practicar coros. Es el lugar en que los niños aprenden cómo alabar y cómo adorar a nuestro Señor a través de la música.)

5) Capaz para escoger música de adoración apropiada para niños desde guardería hasta primaria.

Cualidades del Coordinador de Servicios Especiales:

1) Capaz de trabajar bien con las personas.

2) Fuerte habilidad de organizar.

3) Confiable.

C) El entrenamiento y la comunicación continua con los coordinadores ayuda a determinar si el servicio de adoración de niños crecerá o no. Los coordinadores y el director necesitan estar en frecuente comunicación. Esta es la manera principal en que el director conoce de las necesidades de personal y presupuesto.

La comunicación continua también muestra a los coordinadores que son vitales para el éxito del ministerio. Esto les confirma que el director esta interesado en lo que están haciendo. Brinda la oportunidad al director de estimular al personal hacia su verdadera misión en todas las actividades.

5. Alentar el crecimiento espiritual de los niños y voluntarios

Sin una guía espiritual, un ministerio se convierte simplemente en una serie de actividades para niños auspiciada por la iglesia. A medida que el director interactúa con los voluntarios, es importante que el componente espiritual del ministerio de niños no sea descuidado.

Un director siempre debe estar orando por el ministerio, en publico y en privado. Las oraciones al principio y al fin de cada sesión de entrenamiento envían un mensaje poderoso sobre las metas espirituales del ministerio. También es de gran ayuda permitir que los voluntarios oren por las necesidades particulares de cada una de sus áreas.

Motivar a orar durante el servicio de adoración de los niños tanto por los niños como por los miembros de este ministerio, es otra herramienta para el crecimiento espiritual. Es vital que los niños se sientan cómodos con la oración desde sus primeros años. Orar durante la iglesia de niños es una forma de conseguir esta meta.

El crecimiento espiritual también se da cuando los voluntarios aprenden a cooperar y trabajar con personas de diferentes orígenes y temperamentos. Cuando las diferencias se reconcilian pacíficamente, entonces el crecimiento espiritual se está produciendo. Cuando los adultos de diferentes grupos de edades y diferentes orígenes trabajan juntos en armonía, los niños aprenden del ejemplo a amar a sus vecinos. También aprenden de esta lección espiritual a tratar a los demás niños de la congregación.

Siempre que personas imperfectas trabajen entre sí, los conflictos pueden surgir. Por el bien del ministerio y de cada uno de los involucrados, el director algunas veces deberá asumir el papel de mediador. La mediación incluye escuchar a ambas partes y ser paciente al tomar una decisión. También involucra animar a ambas partes a que se comuniquen entre sí sus inquietudes y que eviten comentarios emocionales que no se relacionen con el problema. Algunas veces es necesario que un voluntario se retire del ministerio de niños, y esto se convierte en trabajo del director en darle gentilmente la noticia al voluntario. Si los conflictos son resueltos sabiamente, todos los involucrados pueden crecer espiritualmente.

6. Buscar métodos creativos para mantener motivados a los niños

Cualquier ministerio se avejenta si nunca tiene algo nuevo. El director deberá asegurarse de que la mediocridad no se convierta en una característica del ministerio. Hay muchas fuentes disponibles de ideas para ayudar a aliviar este problema (ver la sección de fuentes y referencias al final). Algunas ideas que pueden proporcionar variedad incluyen:

1) Tener actividades especiales para la iglesia de niños que normalmente no estén programadas. Por ejemplo, en una semana especial, servir helado antes del inicio de la clase. Otra idea es tratar un tema especial, como la semana de la creación. Los niños podrían asistir disfrazados de un animal en particular, y el currículum puede incluir discusiones sobre la creación. También podría incluirse un paseo fuera del lugar. Los refrescos esa semana pueden ser reemplazados por galletas de animalitos. Los maestros pueden planificar sus lecciones con el mismo tema.

2) Una vez al mes, hacer que todos los niños de nivel primario se reúnan para cantar juntos, orar y tal vez ver un vídeo de la Biblia con palomitas de maíz.

3) Ofrecer clubes de mitad de semana con una gran variedad de actividades que atraigan a diferentes tipos de personalidades. En los meses cálidos, las actividades en las afueras son más apreciadas.

7. Empezar programas que incluyan a niños y padres de la comunidad

Como mencionáramos anteriormente, la iglesia necesita llegar a la comunidad. Todos los ministerios dentro de una iglesia tienen la responsabilidad cristiana de alentar la conversión de los no-cristianos. El ministerio de niños puede ser una poderosa herramienta para que los nuevos conversos entren en contacto con cristianos que pueden compartir el evangelio de Cristo Jesús. No sólo un fuerte ministerio de niños hace que atraiga a los niños a sus actividades, también atrae a los padres. Por ejemplo, una liga de pelota del barrio atrae a los niños, y los padres de los niños pueden ser introducidos a la iglesia a través de asistir a los juegos.

Se puede llegar a los nuevos padres dándoles la bienvenida con una canasta que contenga productos útiles para los bebes. Dentro de la canasta puede estar una tarjeta de invitación a la iglesia. Las clases para padres que brinda la iglesia son otro ejemplo de servicio valioso a los padres. Los autores de ‘Padres con Amor y Lógica’ Parenting With Love and Logic (Cline y Faye 1990) han diseñado un curso para padres. Es un ejemplo de un curso que puede ser utilizado en las iglesias. Una congregación debe desear auspiciar a un miembro para se convierta en un facilitador calificado (Ver mas información al final).

Muchos padres no religiosos quieren que sus hijos reciban una educación religiosa. El ministerio de niños puede ser involucrado en otras actividades con una meta evangelística en mente. La imaginación y planificación van de la mano en la creación de campañas exitosas.

8. Mantener informado al pastor de los planes y las necesidades del ministerio

Es importante que el ministerio de niños trabaje en unidad con el pastor y otros ministerios en la congregación. Para lograr esto, el pastor debe ser informado regularmente. Esto es responsabilidad del director. El pastor no tiene tiempo para oír regularmente a cada coordinador por separado. El pastor puede ser puesto al día de las maneras siguientes:

1) Reportes escritos regulares.

2) Planes por escrito en los que el director busca comentarios y consejos del pastor.

3) Reuniones personales con el pastor sobre una base regular. El ministerio de niños no debe ponerse en el patio de atrás. Es tan importante como cualquier otro ministerio o programa en la congregación. El director no debe sentir que él o ella esta haciéndole perder tiempo al pastor al solicitarle una reunión.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.