Introducción al Ministerio Infantil

Capítulo III

La iglesia infantil

Un servicio de adoración que funciona bien suple las necesidades de padres y niños. Los padres se benefician al tener un periodo ininterrumpido de adoración. Los niños pueden tener un momento de adoración junto con sus compañeros y ser enseñados de acuerdo a un plan de estudios preparado según su nivel de entendimiento.

Hay dos modelos generales de cómo servir a los niños durante el servicio de adoración semanal. En un modelo, los niños permanecen con los adultos durante todo el tiempo del servicio. Esto es lo que hicimos tradicionalmente. Otras iglesias también lo hacen. Sin embargo, en esas iglesias, los sermones son usualmente más cortos y el servicio es más amistoso para los niños que lo que ha sido nuestra tradición.

Este modelo para el servicio de los niños no ha producido tanto fruto positivo en las vidas de nuestros jóvenes como el que hubiéramos esperado. Hemos tendido a tener a nuestros niños jóvenes dormidos o jugando durante los servicios de adoración. Un resultado desafortunado para algunos de nuestros jóvenes fue que aprendieron a no sintonizar nuestros sermones. Comprendemos que debemos hacer más por nuestros niños de manera que puedan ser involucrados en la adoración. Por eso recomendamos el segundo modelo: enseñar a los niños separadamente durante todo el servicio o durante una parte del tiempo del servicio. Las siguientes son algunas de las razones para esta recomendación:

1) Los niños aprenden mejor cuando el material se les presenta a su nivel. Aunque un servicio de adultos amistoso a los niños puede tener aspectos convenientes para los niños, no puede llegar a todos los grupos de edad simultáneamente. Si una presentación se basa en el nivel de entendimiento de los niños de 10 años, los niños de 5 probablemente no sean capaces de comprenderla. Y si está dirigida a los niños de 5 años, los de 10 años probablemente tampoco aprenderán tanto como ellos pudieran. Un servicio amistoso a los niños no desafía a los adultos en la misma magnitud como un servicio diseñado principalmente para un público más maduro.

2) Una razón para tener un servicio amistoso a los niños es para que los niños sientan que pertenecen a la congregación. Esta meta puede lograrse de otras maneras. De hecho, las clases y la adoración diseñada para los niños puede ayudarlos a tener un gran sentido de pertenencia. Los niños saben que pertenecen porque la clase esta diseñada específicamente para ellos.

Los niños y los adultos pueden estar integrados en algunos servicios de adoración, como cuando los niños son invitados a participar en partes del servicio de adoración. Por ejemplo, los niños pueden servir como saludadores y acomodadores, ayudar a distribuir material o recoger las ofrendas. El coro de niños puede proporcionar la música de adoración. Los niños pueden ser una parte del mensaje representando una ‘enseñanza moral’ para la congregación. Los niños pueden incluso dar una oración o un mensaje. Los adultos puede que necesiten ser puestos al día sobre el ministerio de niños por si mismo, y una de las clases puede ser tomada para que los adultos la vean. Esto también dará a los niños un sentimiento de pertenencia, y animará a los adultos a orar y apoyar este ministerio que tenemos con nuestros niños.

3) Los maestros voluntarios y el personal son parte de la congregación. A medida que se les da a los niños la oportunidad de estar cerca a los adultos, pueden construir mejor amistades intergeneracionales. Estas relaciones van mas allá de los sentimientos de pertenencia que puedan meramente sentirse en un servicio de adultos.

4) Los niños tienen mas tiempo con sus pares durante la hora de la iglesia de los niños. En algunos casos, los niños no verían seguido a sus amigos de otro modo, especialmente en las congregaciones grandes. (La mayoría de los niños pasan gran parte de su tiempo con sus compañeros de escuela, pero en la iglesia de niños se les da la oportunidad de pasar tiempo específicamente con pares de hogares cristianos).

5) Los niños tienen mas oportunidades de aprender a orar en clases de la iglesia de niños.

6) Los padres necesitan un momento de adoración ininterrumpido. Aun los niños que permanecen quietos durante una hora y media algunas veces necesitan la atención paterna, y los padres no deben perderlos de vista durante el servicio. Los padres no siempre son capaces de dar al sermón una atención indivisible y no pueden adorar completamente.

La necesidad de una iglesia de niños puede ser grande para niños de hogares con solo un padre, para familias con niños pequeños, y para familias con muchos hijos. Si la mayor parte del cuidado recae en la madre, ella puede ser incapaz de escuchar seguido sermones por muchos años.

7) Con una iglesia de niños, la iglesia envía un mensaje a los niños que los cuida lo suficiente para tener un servicio aparte. ¡Los padres han mencionado cuán entusiasmados se sienten sus hijos de asistir a la iglesia, ahora que hay algo sólo para ellos! Es importante considerar los sentimientos de los niños. Si están felices de asistir a la iglesia, están más gustosos de hacer un compromiso con Cristo. ¿Qué mejor razón necesitamos?

Instalaciones

La mayoría de nuestras congregaciones tienen circunstancias especiales con relación a las instalaciones que utilizan durante su servicio semanal. Aunque algunas congregaciones se reúnen en edificios diseñados para servicios de iglesia, otras no. Esto representa un reto para nosotros, pero no uno insuperable. La siguiente información se proporciona con el propósito de remitirnos a las necesidades especiales de instalaciones. Esperamos poder estimular su pensamiento en este asunto y animarlo a ser creativo y dispuesto.

La mayoría de los edificios no tienen suficientes salas para instalar una guardería y seis niveles de salones al mismo tiempo. Sin embargo, la mayoría de las congregaciones tienen por lo menos dos salones extras que pueden ser usados para el ministerio de niños. Los salones menores pueden ser utilizados para los bebés y niños que empiezan a andar; el salón mayor puede ser dividido en dos pequeños. Aunque una clase pueda oír lo que hace la otra, debe existir un grado de privacidad, y esto es mejor a no tener ninguna clase. Los maestros y los niños pueden ser molestados por el ruido de las otras clases, pero serán capaces de olvidarse de estos.

Otra opción es tener las clases afuera si el clima lo permite. Los niños disfrutan de estas salidas y pueden aprender en ese ambiente.

Una tercera opción es tener estas clases en la casa de algún miembro que viva cerca de la iglesia. Se puede dejar a los niños antes de ir al servicio y recogerlos después de este. A pesar del inconveniente, esto es mejor que no ofrecerles nada a los niños. Con este arreglo, los niños no tendrán que asistir al servicio de los adultos. Si suficientes asientos están disponibles en los vehículos de los maestros, los niños podrían ser recogidos de los servicios en un momento fijo y podrían traerse aproximadamente 15 minutos después que el servicio de adultos ha terminado. Aunque no es un arreglo ideal, es mejor que nada. Hay varias consideraciones si se usa este arreglo:

1) Siempre deben estar presentes dos adultos en cualquier grupo de niños.

2) La casa deberá ser lo suficientemente grande para que sólo las áreas mas grandes sean utilizadas. Nunca deberán utilizarse los dormitorios (para evitar suspicacias sobre abuso sexual).

3) Para los preescolares, debería ser utilizado un baño portátil en el área del salón de clase (puede convertirse en algo privado colocándole una división). Bajo ninguna circunstancia debe un encargado acompañar solo al baño a un niño. Esto quiere decir que por lo menos cuatro personas adultas tienen que estar en la casa, dos deberán llevar al niño al baño —al menos dos se quedan con los otros niños en caso de que dos necesiten ayudar a un niño en el baño.

4) A las personas que asisten por primera vez a la iglesia debe entregárseles un volante informándoles sobre el lugar de reunión de la iglesia de niños. También deben ser bienvenidos para visitar y quedarse en la iglesia de niños durante todo el servicio siempre que lo deseen. Debido a que el lugar esta separado de la iglesia, se necesita dar más cuidados para ayudar a los padres a sentirse seguros.

5) La casa debe estar limpia por dentro y por fuera.

Una cuarta opción es acceder al uso de otras instalaciones cerca de la iglesia. En algunos casos, puede estar disponible espacio libre en otra iglesia o en un parque público. Esto puede requerir alguna búsqueda diligente.

Una quinta opción es juntar las clases. Por ejemplo, el tercer, cuarto y quinto grado pueden reunirse los primeros 45 minutos, y los de jardín hasta el segundo grado los últimos 45 minutos. De esta manera, los mismos salones pueden ser usados por grupos de edades diferentes.

Otro punto a considerar en un medio pequeño es que el ministerio de adolescentes también puede necesitar espacio para reunirse.

Sería sabio para una congregación y el pastor orar que Dios los guíe a encontrar una instalación que sirva a las necesidades de todos los grupos de edad. Los ministerios de niños y de adolescentes deben ser considerados prioritarios a la hora de buscar instalaciones. Aun si la instalación actual es adecuada para otros propósitos, si no sirve a las necesidades de los ministerios de niños y de adolescentes, debe ser considerada temporal mientras se continúa la búsqueda de otra instalación. A la hora de considerar un nuevo local, una guardería y el salón preescolar, deben ser siempre partes de las consideraciones. Usted encontrará que cuando nuevas, las familias jóvenes empiezan a buscar una casa de iglesia, la disponibilidad de una guardería y un salón preescolar será una consideración principal en su decisión.

Plan de estudios

Existen muy buenos programas disponibles para la adoración y las clases de los niños. Cuando considere un plan de estudios, será de gran ayuda tener los siguientes criterios en mente:

1) Costo: Un programa de costo alto no necesariamente significa que sea mejor o peor a uno que cuesta menos. Un programa de estudios caro puede simplemente proporcionar más del material de la lección.

Si un plan de estudios cuesta más de lo que se tiene en los fondos, la congregación podría obtener un fondo rotativo especialmente para los materiales del plan de estudios.

2) Centro de atención: ¿Se centra el programa en los aspectos prácticos de la cristiandad o se concentra en memorizar escrituras? Esto último debe ser un aspecto menor del programa. El énfasis debe estar en cómo aplicar las escrituras en la vida.

3) Practicidad: ¿Es el programa fácil de usar? ¿Son las directivas para los maestros claras? Esto es importante. Si los maestros deben pasar mucho tiempo preparándose, podrían desanimarse, ser menos efectivos en la enseñanza y más prontos a retirarse del ministerio.

4) Presentación: ¿Son las lecciones interesantes y captan la atención de los oyentes? Si las lecciones son aburridas, los niños no responderán positivamente.

5) Interdenominacional: ¿Está el material presentado en formato no denominacional? ¿Puede beneficiarse cualquier cristiano de este material, o promociona las doctrinas de alguna denominación específica? El material necesita ser no sectario, de modo que el énfasis debe estar en aprender a ser un cristiano en lugar de aprender a ser un Luterano, Bautista, Metodista, etc.

6) Flexibilidad: ¿Puede el programa adaptarse a diferentes tamaños de clases? ¿Permite que se combinen niveles de grados cuando sea necesario? ¿Hay alternativas si el maestro no se siente cómodo con alguna parte de la lección? Si existe flexibilidad en el programa este da mas libertad a la enseñanza.

7) ¿Hay muchas actividades que exijan la participación de voluntarios en la clase? Los niños aprenden mejor haciéndolo, participando. Aprenden menos escuchando lecturas.

Música

La adoración debe involucrar enteramente nuestro ser, incluyendo nuestras emociones. La música es un elemento de adoración que puede involucrar efectivamente nuestras emociones. Los adultos necesitan música en sus servicios de adoración; la música es también un ingrediente necesario en el servicio de los niños. Existe una variedad de formas de incluir música.

Música de Adoración: Un coordinador de música puede seleccionar voluntarios para trabajar con los niños durante el momento de adoración de los niños. Un formato exige que los voluntarios se trasladen de un salón a otro, dando a cada clase entre 10 a 15 minutos para el canto. Otro formato es dar a los niños de diferentes niveles una sola sesión de música. Esto requiere de menos voluntarios y funciona bien en las congregaciones pequeñas.

Los dos formatos pueden ser combinados: el primero puede utilizarse para la mayor parte de las semanas, y el segundo una vez al mes. Una vez al mes, todos los niños pueden reunirse para cantar y orar. Después de aproximadamente 15 minutos, pueden ver un vídeo de la Biblia y hacer una variación en lugar de seguir con las clases regulares. Esto dará una amplia variedad a los niños y a los maestros.

Dependiendo del material escogido, aquí hay algunas guías para la música del servicio de adoración de niños:

· Fácil de cantar.

· Tenga un inspirador ritmo positivo.

· Tenga oportunidades para el movimiento.

Existe una vasta variedad de música y grabaciones para niños disponibles en las librerías cristianas. Aun si una congregación no tiene un voluntario para la música, los niños pueden ser dejados que canten con grabaciones.

Guardería

La guardería es una parte importante del ministerio de niños. Cuando los padres de bebés están buscando una iglesia donde congregarse, una guardería es un factor de gran influencia en su elección. Una guardería es un ministerio para los padres, ya que les permite participar de los servicios, a la vez que cuidan de los bebés. Les brinda alguna interacción social, alguna demostración positiva de conceptos y palabras cristianas, y los adapta a la atmósfera de la iglesia de niños para beneficio posterior. Hace la iglesia más agradable tanto a padres como a infantes. Supliendo las necesidades prácticas en una guardería, la iglesia demuestra su amor hacia los bebés en el único lenguaje que entienden.

Aquí hay algunos puntos a considerar al momento de planificar y crear un servicio de guardería de la iglesia:

1) Se sugiere la siguiente proporción de adultos por niño:

· Infantes: dos por cada voluntario

· Bebes que gatean: tres por cada voluntario

· Bebes que ya caminan: cuatro por cada voluntario

· Bebes de dos años: cinco por cada voluntario

2) Debe chequearse el salón que no este sucio o exista algún elemento que puede originar accidentes.

3) El personal debe ser cuidadosamente entrenado.

4) Debe existir un sistema de chequeo interior y exterior.

5) Tener un método para localizar fácilmente a los padres.

6) Los bebés no deben permanecer por mas de 10 a 15 minutos en la guardería, si los encargados de su cuidado no logran tranquilizarlos y que dejen de llorar. Debe informarse a los padres de que se les avisará si es que sus bebés no se tranquilizan. Esto ayuda a calmar el nerviosismo que algunos padres sienten al dejar un bebé. Algunas veces un bebé no está preparado para ser dejado. Los padres no deben sentirse culpables por esto. La guardería es un servicio, no un requerimiento.

7) El servicio de guardería debe ofrecerse 15 minutos antes de los servicios y extenderse hasta 15 minutos después. Esto da tiempo adecuado a los padres para que chequeen a sus hijos a la entrada y a la salida.

8) La guardería debe limpiarse cada vez que sea usada. Al final de esta guía está una lista de instrucción de limpieza como ejemplo.

La guardería es para niños de 0 a 2 años. Los niños de 2 años pueden tener una lección bíblica pequeña mientras están en la guardería. (Las librerías cristianas pueden vender lecciones diseñadas para este grupo de edad). Los niños de un año, pueden sentir el amor de Jesús en la iglesia a través de la gentileza y el cariño de las personas encargadas de su cuidado. Esto ayuda a los niños a sentir que hay más adultos simpáticos aparte de mamá y papá, en quienes pueden confiar.

Si el espacio y el tamaño de la congregación son los adecuados, sería de gran ayuda tener tres salones de guardería para infantes, para bebés que gatean y para los bebés que ya caminan.

Distribución Física de la Sala: Las áreas básicas de la sala de guardería son el área para dormir, el área de juego, y el área para cambiar de pañales a los bebés. En la medida de lo posible, estas áreas funcionan mejor si están separadas una de otra, para esto pueden colocarse divisores entre una área y otra. Por ejemplo, una pequeña partición puede ponerse entre las cunas y el área de juegos. También, el área para cambiar pañales debería estar fuera del alcance de los niños que ya caminan.

El preescolar

El preescolar necesita extenderse tanto como dure el servicio de adoración de adultos. Una corta lección bíblica con experiencia manual, tiempo para jugar y refrescos crean una variedad suficiente como para mantener el interés de los preescolares.

Como con los niños que asisten a la guardería, el movimiento es esencial para el aprendizaje de los preescolares. El ambiente deberá contar con suficiente espacio para el movimiento. Cada salón de preescolares debe tener al menos algún juego que exija un gran movimiento motor. Por ejemplo resbaladeras y telas de araña en las que subirse y trepar. (Puede poder comprarlos a una venta de patio. Sin embargo, debe limpiarse completamente con desinfectante cualquier artículo comprado de segunda mano.)

Las siguientes pautas pueden ayudar a que los preescolares corran más fácilmente:

1) El área debe ser apropiada para niños. Aunque los niños de edad preescolar no se inclinan tanto por llevarse objetos a la boca, algunas veces lo hacen. Por eso, los juguetes tales como las canicas no son recomendables. Todos los implementos de limpieza deben encontrarse perfectamente cerrados y conservados fuera del alcance de los niños.

2) Los maestros amigables y amables ayudan a los padres y a sus niños a sentirse mas seguros.

3) Es importante un sistema de revisión interna y externa. Aun en congregaciones pequeñas, dicho sistema brinda seguridad. Por ejemplo, un marido o esposa que no esta a cargo de la custodia de un niño, puede pretender salir con este sin el permiso del otro padre.

4) Los salones deben limpiarse cada vez que sean usados.

5) La proporción recomendada es 5 o 6 niños por adulto. Si el grupo es mayor de 20 niños, deberán ser divididos. Nunca debe haber menos de dos encargados en cualquier tamaño de grupo de preescolares.

De Jardín de la Infancia hasta 5º Grado

Pueden utilizarse dos formatos en el servicio de adoración de los niños del nivel primario. Un formato es tener a los niños en clase durante todo el servicio. Esto brinda mas tiempo para completar las lecciones y da la oportunidad a los niños de hacer más compañerismo. Los críticos sobre este formato dicen que los niños necesitan estar por lo menos en una parte del servicio de adultos para que tengan una idea de lo que sucede. En respuesta a esta crítica, sin embargo, algunas veces al año los adultos pueden tener servicios especiales que incluyan a los niños.

Algunos padres piensan que es importante para la familia participar junta en la adoración cada semana por lo menos en una parte del servicio. Hay varios formatos posibles que nos permiten hacer esto. El más común es hacer que los niños se retiren del servicio en un momento determinado, en una hora ya establecida, usualmente antes del mensaje central del servicio. Este formato funciona bien, pero el servicio de niños concluye 15 minutos después del servicio de adultos. Incluidos en este horario están la lección bíblica, oración, música, refrescos y el compañerismo.

Algunos lineamientos para la iglesia de niños de primaria:

1) Es extremadamente importante contar con maestros amigables que se relacionen bien con los niños.

2) Aunque se necesita un buen currículum, las diversiones ocasionales son beneficiosas. Algunas veces discusiones de grupo no en el tópico a tratar sino en otros permiten un aprendizaje más importante que el que habría en el currículum. Por ejemplo, la clase del quinto grado, puede empezar a debatir sobre los valentones del colegio. El maestro puede valerse de esta oportunidad para conseguir que los niños discutan sobre como Jesús habría lidiado con ellos. ¡La clave aquí es la flexibilidad!

3) La lectura es la forma menos efectiva de enseñanza. Un maestro hábil dejará a sus alumnos que encuentren las respuestas por ellos mismos en lugar de forzarlos a ello. Aunque esto requiere práctica para la mayoría de las personas, algunos lo hacen de manera natural. La buena enseñanza no necesariamente viene de alguien quien tiene credenciales de maestro. ¡Algunos maestros profesionales no son efectivos!

4) Mantenga la fluidez en la clase. El periodo de inactividad, mientras los niños esperan por la siguiente parte de la lección, puede ser reducido a un mínimo mediante la planificación apropiada. Los suministros deben ser preparados por adelantado. ¡Cualquier cosa que pueda ser hecha antes de la clase debe hacerse!

Resumen de la Iglesia para Niños

Un servicio separado de adoración de niños es benéfico en los siguientes aspectos:

· Permite a los niños aprender en un escenario apropiado a la edad con un currículum diseñado para servirlos.

· Los niños se acostumbran a la idea de orar frente a otros.

· Los adultos tienen un servicio de adoración ininterrumpido.

· Los niños aprenden que la iglesia tiene adultos excepcionalmente prestos a servirlos.

Otros puntos para recordar:

· Aun con espacio limitado, puede ser instituido el servicio de adoración de niños.

· Un programa que incluya la participación voluntaria de los niños basado en actividades bíblicas, da origen a una atmósfera de aprendizaje fértil.

· La música es un aspecto necesario lleno de significado en el servicio de adoración de niños.

· Una guardería y el preescolar, suplen las necesidades de adoración tanto de padres como hijos.

2 thoughts on “La iglesia infantil

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.