La Ascensión de Jesús

La ascension de Jesus

Habiendo dicho esto, mientras ellos lo miraban, fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista. Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba. De repente, se les acercaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: —Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse. Hechos 1:9-11

La resurrección de Jesús está en cada uno de los cuatro Evangelios cristianos, en considerable detalle, pero la ascensión de Jesús, Su regreso a la diestra del Padre, se menciona sólo brevemente, y sólo en los evangelios de Marcos y Lucas. Es en el libro de los Hechos, también escrito por Lucas, donde encontramos una descripción más detallada de este importante evento en la obra expiatoria de Jesús en nombre de la humanidad.

Nuestro mundo está mucho más familiarizado con los astronautas que con los ángeles, y con los transbordadores espaciales ascendiendo hacia el cielo, que con la ascensión de Jesús a los cielos.

Pero la ascensión es una parte vital de nuestra comprensión acerca de Jesús, y sobre lo que está haciendo por nosotros y en nosotros momento a momento. La ascensión de Jesús nos dice que ahora está sentado a la diestra de Dios Padre. Esta es una forma poética de decir que todo el poder está en las manos de Jesús y que Jesús y el Padre viven en perfecta unidad y amor. Jesús, no sólo reina con Dios Padre en todo el universo, Él y el Padre, con el Espíritu Santo, son uno.

Pero quizás aún más sorprendente es lo que Pablo nos dice en Efesios 2:4-7, que Dios “asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús”. En Jesús, Dios nos ha traído a la relación de amor que el Padre, Hijo y Espíritu Santo comparten. En Jesús, somos aceptados, deseados, y estamos incluidos. No es de extrañar que después de leer que Jesús subió a los cielos, sus discípulos regresaron a Jerusalén con gran alegría, y ¡continuamente en el Templo bendecían a Dios!

Es tan importante que más de 30 años después, Pedro todavía hablaba de ello. Pedro en la primera epístola a los cristianos en Asia, escribió que “Jesús ha ido al cielo y está a la diestra de Dios, los ángeles y autoridades y poderes han sido sometidos a él” (I Pedro 3:22).

En el primer siglo, cada soldado romano proclamaba su lealtad al emperador diciendo: “Kyrios Kaisar” “César es el Señor!”

Pero los cristianos no podían decir eso, ni lo dirían. Decían en cambio: “Kyrios Christos” “Cristo es el Señor!”

Y muchos de ellos pagaron con sus vidas por esa fe, sabiendo que esperaban una resurrección personal a una vida nueva del reino de Dios. Sabían que la proclamación, “Cristo es el Señor”, proclama el principio del fin de toda tiranía, puesto que el mismo Salvador había ascendido al trono.

La ascensión de Jesús también nos declara que, como hombre, como Dios en la carne, Jesús asumió nuestra humanidad pecadora y, después de haberla redimido a través de Su vida, muerte y resurrección, la presentó limpia y perfecta a su Padre.

En Jesús, tenemos comunión con nuestro Padre en el cielo, y al igual que Jesús está sentado a la diestra del Padre, también nosotros, con nuestro Señor Jesús, nuestro Salvador, nuestro amigo, y nuestro hermano, estamos en la presencia del Padre para siempre.

Gracias, Padre, porque Jesús se sienta a tu derecha. Gracias porque a través de Él nosotros estamos en tu presencia para siempre. Gracias porque estamos incluidos en la comunión del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amen.

 

Joseph Tkach

Acerca de Joseph Tkach

Joseph Tkach ha sido presidente de la Comunión de Gracia Internacional desde 1995. Estudió en la Institución Ambassador de 1969 a 1973, donde recibió su licenciatura en teología. Obtuvo una Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Western International en Phoenix, Arizona, en 1984. Recibió un Doctorado en Ministerio de la Universidad Azusa Pacific en Azusa, California, en mayo de 2000. Nació el 23 de diciembre de 1951 en Chicago, Illinois, donde pasó la mayor parte de su infancia hasta que sus padres se mudaron a Pasadena en 1966. Casado en 1980, el Dr. Tkach y su esposa Tammy tienen un hijo, Joseph Tkach III, y una hija, Stephanie.

Escribe tu comentario: