INTRODUCCIÓN AL
MINISTERIO DE NIÑOS

INTRODUCCIÓN

Los niños son una bendición del Señor. Con estas bendiciones también vienen responsabilidades. Como mayordomos de los niños de Dios, los padres son responsables de ayudar a los niños a crecer físicamente, intelectualmente, emocionalmente y espiritualmente. Las iglesias también tienen una responsabilidad para con los niños. Queremos proveer un ambiente en el cual los niños estén seguros, sean enseñados a un nivel apropiado a su edad y sean animados a desarrollar una relación con Jesucristo.

Nosotros ministramos a las necesidades espirituales de nuestros hijos por medio de un programa de ministerio de niños. La necesidad de este programa fue evidente hace muchos años, muchos de nuestros hijos estaban llegando a la edad adulta y decidiendo no reunirse en ninguna denominación cristiana. No habían sido preparados para aceptar a Jesús como su Salvador. Una razón de esto es que nosotros no habíamos establecido un ministerio efectivo para nuestros niños. No teníamos un programa para ayudarlos a recibir a Jesús en sus vidas.

Si vamos a tener un futuro saludable, es esencial que tengamos un ministerio de niños viable. Por lo tanto, el propósito de este documento es ayudarnos a desarrollar un ministerio de niños efectivo a través de la Iglesia de Dios Universal. Este documento no sólo presentará una introducción general, también tratará algunas necesidades específicas que tenemos debido a nuestra historia y circunstancias únicas.

Comenzaremos discutiendo el propósito y objetivos del ministerio de niños. Esto nos dará un panorama de lo que estamos haciendo. También nos dará la norma para evaluar la efectividad de los programas que tenemos y si debemos o no agregar otras actividades.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.