El don de lenguas

DON DE LENGUAS

El don más controversial ha sido el de lenguas. Fue controversial el día de Pentecostés en Jerusalén; fue controversial pocos años después en Cesarea; fue controversial más tarde en Corinto. A lo largo de los siglos, grupos pequeños de cristianos han hablado en lenguas ocasionalmente, y esto casi siempre genera controversia.

Hoy día, millones de cristianos hablan en lenguas. Algunos se encuentran en iglesias católicas romanas, algunos en grupos liberales, algunos en iglesias evangélicas conservadoras y muchos en denominaciones pentecostales. Algunas personas le tienen miedo y otras tienen muy en alto este don.

El resurgimiento moderno de hablar en lenguas por lo general data de principios de siglo.

En 1900, Charles Parham y un grupo pequeño en Kansas empezó a hablar en lenguas después de estudiar sobre este don en la Biblia. En 1906, Parham fue a Los Ángeles y habló en el Avivamiento de la Misión de la Calle Azusa [no tiene relación alguna con Azusa Pacific University (Universidad Azusa del Pacífico)], y el movimiento rápidamente se esparció de allí.

En los primeros años, la mayoría de las denominaciones rechazaron el hablar en lenguas como algo descabellado o demoniaco, así que los que hablaban en lenguas formaron iglesias en las que se les exhortaba a hacerlo. Así fue como se formaron las denominaciones pentecostales tales como las Asambleas de Dios.

Muchas de estas iglesias pentecostales cometieron muchos errores en su celo por seguir a Dios. Conforme transcurrió el tiempo, corrigieron muchos de sus errores.

En los años sesenta ocurrió otra onda de hablar en lenguas en iglesias más tradicionales. Esta vez, muchos fueron aceptados como subgrupos carismáticos dentro de las iglesias.

No obstante, el hablar en lenguas sigue siendo controversial. Algunos cristianos enseñan que en la actualidad Dios sencillamente no da dones milagrosos a nadie en la iglesia.

No obstante, otros todavía reclaman que todos los cristianos deben buscar y practicar el don de lenguas.

El que alguien “hable en lenguas” no significa que él o ella tiene este don espiritual. Muchos no cristianos, desde los páganos antiguos hasta los budistas modernos, han hablado en lenguas. El hablar en lenguas en sí no es prueba de nada. (Similarmente, los no cristianos también pueden tener liderazgo, servicio, compasión, enseñanza y otras habilidades que son similares a los dones espirituales.)

Cierta clase de hablar en lenguas recibe el nombre de lenguaje extático, el cual es una función psicomotora del cerebro. En el lenguaje normal, dos partes del cerebro trabajan juntas. En el lenguaje extático, una parte del cerebro le dice a la boca y lengua que hablen, pero la porción consciente del cerebro no suple ninguna guía particular en cuanto a qué palabras hablar, así que lo que sale son sílabas ininteligibles. Esto puede suceder si una persona se asusta, por ejemplo, o si la conciencia se altera en alguna forma.

También, cierta clase de hablar en lenguas puede hacerse en imitación (tal vez de manera subconsciente) de un líder respetado. Las personas que están buscando una experiencia particular son (como las personas hipnotizadas) muy susceptibles psicológicamente a tales cosas.

No obstante, no pienso que toda clase de hablar en lenguas pueda explicarse de esta forma, y creo que cierta clase de hablar en lenguas es un don genuino de Dios. También reconozco que Dios algunas veces obra por medio de fenómenos observables, y sólo porque ciertas clases de hablar en lenguas tienen una explicación psicomotora no significa que no sea un don.

El estado psicológico en el que ocurre el hablar en lenguas es placentero usualmente. El librarse de algunas de sus inhibiciones les produce un efecto placentero. Es alentador ponerse a uno mismo en un estado muy susceptible, listo para responder a Dios. El hablar en lenguas no es el único modo de hacer esto, pero es un modo, y anima a las personas en su caminar con el Señor.

La mayoría de los cristianos pueden hablar acerca de casi cualquier don espiritual con alabanza, pero tan pronto como se menciona el hablar en lenguas, tiene que acompañarse de toda clase de advertencias. Se puede hacer mal uso de todas las clases de dones, y se pueden dar advertencias al respecto. Pero aún así, afirmo que es uno de los dones espirituales de Dios y, por lo tanto, es bueno.

Respeto y honro a los cristianos que hablan en lenguas; respeto y honro a quienes no lo hacen. No quiero ahogar el Espíritu; no quiero impedir “el hablar en lenguas” (1 Corintios 14:39).

Pero también quiero seguir lo que Pablo dijo en el siguiente versículo: “Pero hágase todo decentemente y con orden” (vers. 40).

Datos Bíblicos

Primero, Pablo les recuerda a los corintios que Dios divide sus dones entre su pueblo (1 Corintios 12:8-11; 29-30). No es realista esperar que todos hablen en lenguas, y, no obstante, eso es lo que algunos pentecostales hacen desafortunadamente. Esto causa división hoy día, así como sucedió en la antigua ciudad de Corinto.

Cuando un cristiano dice: “Mi don es mejor que el tuyo”, es un insulto a otros cristianos, y un insulto a Dios. Nadie debe sentirse superior acerca de un don espiritual, ya que nadie merece ninguno de los dones. Los dones son dados para servir a otros, no para sentirnos superiores a los demás.

No necesitamos buscar el don de lenguas. Necesitamos buscar a Dios, y dejar que él decida cuál don es mejor para nosotros. Pablo dice que debemos buscar el “camino todavía más excelente”: el amor (1 Corintios 12:31 y capítulo 13), o el don de profecía, que es hablar palabras de aliento, consuelo y edificación (1 Corintios 14:1-4).

Sin amor, no tenemos valor espiritual alguno, no importa qué lenguas hablemos. Me recuerda de la historia de una persona que asistió a una iglesia pentecostal por varios años y llegó a ser un líder laico. Con el tiempo se supo que este líder nunca había hablado en lenguas, ¡y las personas se sorprendieron de que el líder estaba “deficiente” en la experiencia cristiana! No obstante, la persona llegó a una conclusión diferente de la situación: el hablar en lenguas no hacía una diferencia distinguible en el modo en que vive una persona. Aun después de años de estar alrededor de una persona, los demás sencillamente no podían saber si la persona jamás había hablado en lenguas.

Mi amigo Jack Hayford, pastor de la Iglesia en el Camino en Van Nuys, California, dice que él habla en lenguas en sus oraciones todos los días. Eso no me impresiona, ni él espera que así sea. Ése no es su propósito. Las lenguas no son un espectáculo de espiritualidad. Son para edificación propia, no para impresionar a los demás (vers. 4). Pablo habló en lenguas mucho (vers. 18). Él sabía lo que significaba orar en palabras que él no entendía (vers. 14). Pero también sabía que esto no era prueba de grandeza espiritual.

No importa con qué frecuencia hable Jack en lenguas. Lo que importa es la manera en que vive el resto del tiempo. ¿Vive en amor? ¿Utiliza sus otros dones para edificar el cuerpo de Cristo? ¿Camina con humildad y da toda la gloria a Dios? Pienso que él es un buen ejemplo en todas estas áreas. Su hablar en lenguas no le agrega ni le quita a su carácter como cristiano.

La manera en que los cristianos de Corinto hablaban en lenguas era un problema en la iglesia. Pablo les dijo que dejaran de ser orgullosos y arrogantes. Les dijo que dejaran de concentrarse en sí mismos. Les dijo que fueran más sensibles (vers. 20). Pero no les dijo que dejaran de hablar en lenguas.

No obstante, sí estableció algunas normas. Por ejemplo: Sólo una persona debía hablar a la vez (vers. 27). Los servicios de la iglesia no debían convertirse en una competencia para ver quién podía hablar más.

En segundo lugar, las personas debían hablar en lenguas sólo si estaba presente un intérprete (vers. 28). Muchas personas quieren hablar en lenguas, pero no muchos “buscan” el don de interpretación, aunque éste es de mayor valor a la iglesia. Pienso que esto muestra que las lenguas han sido sobreestimadas. Desafortunadamente, en algunas iglesias, se hablan lenguas sin que esté presente un intérprete, en forma contraria a las instrucciones que Pablo dio.

¿Qué si la persona que habla en lenguas no sabe si un intérprete está presente? Entonces dicha persona debe permanecer en silencio. Después de todo, si el don es genuino, la persona debe ser capaz de controlarlo (vers. 32). Dios no pasa por alto el poder de voluntad de una persona. De hecho, parte del fruto del Espíritu de Dios es el dominio propio (Gálatas 5:23; 2 Timoteo 1:7).

El Enfoque Equilibrado

En una iglesia de Pasadena que conozco las personas que quieren practicar este don pueden hacerlo en sus reuniones de estudio y oración, no durante los servicios regulares. Y aún así deben estar presentes dos o más intérpretes. Los intérpretes escriben la interpretación, y entonces verifican si las interpretaciones concuerdan. Algunas veces concuerdan, pero con frecuencia no, lo cual significa que uno o ambos intérpretes están equivocados. Esto nos advierte que no seamos muy rápidos para creer cualquier interpretación no corroborada, ¡y ciertamente si contradice las Escrituras!

Sería mucho más fácil si las personas buscaran el don de profecía –el hablar con palabras inteligibles y edificantes– en vez de las lenguas, las cuales quizá no ayuden a nadie más (vers. 5). Las lenguas y las interpretaciones con frecuencia se malentienden. Aun la profecía puede malentenderse, por lo que Pablo nos aconseja: “y los demás disciernan” (vers. 29).

No obstante, aun si está presente un intérprete, sencillamente es mejor no hablar en lenguas en los servicios de la iglesia. No tiene sentido que un miembro interrumpa a todos los demás y diga: “Esperen unos pocos minutos por favor mientras me edifico a mí mismo. Mírenme y escúchenme, aunque no les beneficiará en nada”. Ya que las lenguas ayudan únicamente al que las habla, son apropiadas para las oraciones privadas, pero no para las asambleas públicas.

Las lenguas usualmente alejan a los no cristianos. Algunos lo encuentran muy fascinante, desde luego, y algunos aun lo consideran como prueba de bendición divina, pero la mayoría no. Es necesario impresionar a las personas por medio del evangelio, no por medio de fenómenos no usuales, los cuales tienen un fundamento inestable para su creencia.

Las emociones deben ser una respuesta al evangelio, no un sustituto del mismo.

Nuestra Práctica

En Comunión de la Gracia Internacional preferimos palabras inteligibles; no queremos palabras ininteligibles en nuestras reuniones. Por eso digo que no somos una hermandad que hable en lenguas. Algunas personas en nuestra hermandad hablan en lenguas, y defiendo su privilegio de hacerlo en privado o en grupos de estudio y oración en donde todos están de acuerdo en aceptarlo. Aun así necesita controlarse de acuerdo con las directrices bíblicas.

Esto no se basa en algún temor irracional de cosas que no entendemos, sino en la dirección que Pablo nos ha dado, dirección que aceptamos como autoritaria, como inspirada por el Espíritu Santo.

Si alguien quiere hablar en lenguas en un servicio de adoración, hay otras denominaciones que permiten esa clase de cosas. Si lo encuentran edificante personalmente, eso es bueno, pero los exhorto a buscar y utilizar algún otro don espiritual que sea de ayuda a los demás.

Algunas iglesias pentecostales no permiten que se hable en lenguas en los servicios de la iglesia. Si el pastor está dando un sermón, por ejemplo, y una persona en la audiencia empieza a hablar en lenguas, entonces el pastor le diría a la persona: “Señora (o Señor), controle su don. Los espíritus de los profetas están sujetos al control de los profetas. Si usted no puede controlar su don, los ujieres lo sacarán del salón”.

Expresar alegría en Cristo

Amamos a nuestros hermanos y hermanas pentecostales. Muchos de ellos nos han aceptado calurosamente como hermanos-miembros de la familia de Dios. La denominación Four Square en particular ha sido de mucha ayuda para nosotros. Alabo su amor para Dios y para el prójimo.

Las iglesias pentecostales son ahora el segmento de más crecimiento en la cristiandad, especialmente en la América Latina, pero también en América del Norte, Europa y Asia. Las iglesias pentecostales exhortan a las personas a expresar sus emociones en vez de suprimirlas. Por supuesto que esto podría ser malo si la fe de las personas se basa en las emociones, pero es bueno si las emociones son una respuesta genuina a las buenas nuevas de Jesucristo.

Si las personas verdaderamente entienden la profundidad de su estado pecaminoso y la grandeza del sacrificio de Cristo por nosotros, entonces es natural que respondamos con alegría, y no tenemos que suprimir esta emoción, aunque la forma en que se expresa puede variar de persona a persona.

Buscar experiencia

Consideremos a una persona que asiste a una iglesia protestante cada semana, pero raras veces (quizá nunca) experimenta la presencia de Dios en sus servicios de adoración. Quiere algo tangible, evidencia visible de que el Señor está con él. Entonces asiste a una iglesia en la cual el predicador con confianza, autoridad y dogmáticamente dice que “sí, uno puede tener confianza si uno tiene cierta experiencia. Eso le dará la seguridad de la presencia de Dios en su vida”.

Cuando tiene esta experiencia, es algo que hace que la persona se sienta segura. La persona se entusiasma por la experiencia y algunas veces se convierte en evangelista de esta experiencia. Personas que tenían sed espiritual, pero que no estaban completamente arraigadas en cuestión de doctrina, fueron abrumadas por una experiencia en particular. La experiencia podría haber sido un estímulo espiritual enorme, o un hito en la vida de una persona. Mas esto no significa que sea verdadero, o que todos deben tener la misma experiencia, o que los cristianos deben mirar despectivamente a aquellos que no tienen la misma experiencia.

Más manifestaciones poco usuales

En años recientes, se han promovido experiencias extrañas, tales como caer en el espíritu (desmayarse y permanecer inmóvil por varios minutos u horas), reír en el espíritu (olas incontrolables de risas), llorar en el espíritu, ladrar como un perro, y otras actividades paranormales. Éstas podrían llamarse la Bendición de Toronto o la Bendición de Pensacola o cualquier otra bendición. Algunos predicadores prominentes, incluyendo a Benny Hinn, han promovido tales fenómenos emocionantes.

Estos fenómenos han sido controversiales, aun en iglesias pentecostales. La Bendición de Toronto, por ejemplo, comenzó en la iglesia de Vineyard. Algunas iglesias de Vineyard promovieron tal bendición; otras la resistieron, y ahora se han dividido en dos denominaciones. Estas experiencias son extremadamente poderosas. Parecen ser auténticas. Pero desafortunadamente han descarriado a algunos de la autoridad bíblica a la autoridad que se basa en la experiencia personal. Como un ejemplo extremo, un pastor que ha sido cautivado por una bendición en particular podría exhortar a los miembros de la congregación a buscar esa bendición en particular (la bendición muchas veces recibe más atención que Jesús mismo). Él podría regañar públicamente a aquellos que no aceptan tal experiencia. Él podría mencionar sus nombres o decirles a las personas que se vayan si no la aceptan.

Esto es legalismo, enseñar como requisito algo que no está en la Escritura. Algunas de estas personas de la “bendición” han caído en una forma de legalismo, en la cual creen que todos deben pensar como ellos.

Ahora bien, supongamos que toda la congregación haya sido tocada y que permanezca inconsciente por tres horas. ¿Los haría esto mejores cristianos, mejores seguidores de Jesucristo? Jesús nunca hizo algo parecido. Las personas que son asesinadas en el espíritu no se convierten en mejores personas. La experiencia podría darles ánimo, seguridad, pero no edifica el cuerpo de Cristo, y no se debe promover como normal o preferible. ¿Podrían estas personas tener sed de algo aún más extraño? Por lo menos para algunos ése ha sido el patrón. Ya que la experiencia no tiene base en ninguna verdad objetiva, no les da a las personas la seguridad sólida que buscan. Algunos al final buscan “señales” aún más inusuales.

Muchas de las personas de la “bendición” son cristianos que aman a Jesús. Mas como sabemos por experiencia propia, es posible ser cristiano y al mismo tiempo estar equivocado seriamente en preguntas doctrinales importantes. Yo no quiero criticar o condenar. Yo no ataco a la gente, o los llamo agentes de Satanás, pero tengo una responsabilidad, como un pastor bajo Jesucristo, de advertir a nuestros miembros acerca de errores falsos, destructivos y divisorios. La verdad nos da libertad, pero los errores conducen a las personas a la esclavitud. Tenemos buenas razones para no ser una hermandad que habla en lenguas. Cualquier don que tengamos, usémoslo para servir a otros, manteniendo la Escritura como la autoridad final para la fe y la práctica.

Acerca de Comunión de Gracia Internacional

COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”. Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

6 comentarios

Tenemos que persuadir a nuestros hnos de l herror en el amor ellos pudieran estar equivocados pero nosotros tambien en otro punto ningun grupo religioso entiende toda la verdad e tenido la bendicion de estudiar muchas doctrinas y tidas sin ecepcion diferimos en algunas interpretaciones la mente de nosotros es finita y el orgullo muy grande que Dios nOs guie a todo entendimiento

Yeshua mismo les dira a Yiye Avila en el dia del juicio apartate de mi maldito al lago de fuego preperado para el diablo y sus angeles y Yiye Avila le dira a Yeshua pero en tu nombre hice milagros, eche fuera demonios y profetice pero Yeshua no se dejara engañar y lo mandara al lago de fuego por falso profeta.

Yahweh debe estar ofendido cuando ese falso evangelista llamado Yiye Avila dice hablar en lenguas porque es pura palabreria vana y sin significado lo que sale de su boca mentirosa y blasfema y hoy no puede ni hablar ni caminar ese falso profeta pentecostal porque Yahweh se canso de sus blasfemias y falso don de lenguas que le cerro la boca y ahora ni puede hablar ese lobo rapaz disfrazado de oveja y oi como hablaba mal de las demas iglesias cristianas porque rechazan ese falso don de lenguas pentecostal y satanico porque llama sectas a toda iglesia evangelica que no hable esas falsas lenguas jeringosas .
Los falsos profetas y falsos apostoles modernos estan en la iglesia pentecostal y profetizan sueños mentirosos y hasta hacen ecumenismo con la gran ramera catolica romana y dan verguenza porque la apostasia esta en todos lados.

Es verdad ese supuesto don de lenguas de los pentecostales es tan falso como de los catolicos romanos carismaticos y de los mormones porque son vanas palabrerias sin significado y Yeshua mismo dijo que cuando oremos al Padre Yahweh no usemos vanas repeticiones como hacen los paganos.
Cuando los apostoles de Yeshua hablaron en lenguas hablaron idiomas entendibles por eso 3.000 personas se convirtieron a Yeshua .
Si los apostoles de Yeshua harian lo que los pentecostales hacen hoy dia en vez de convirtirse a Yeshua saldrian corriendo en vez de aceptar a Yeshua como su salvador.
Asi que los pentecostales dan verguenza la verdad y no tienen la minima idea que es el verdadero don de lenguas.

Escribe tu comentario: