¿Cuánto tiempo estuvo Jesús en el sepulcro?

“Porque así como tres días y tres noches estuvo Jonás
en el vientre de un gran pez, también tres días y tres
noches estará el Hijo del hombre en las entrañas de
la tierra
. (Mateo 12:40)

 En Mateo 12:40, Jesús dice que estaría en el corazón de la tierra “tres días y tres noches”. Con respecto a esto, algunos creen y enseñan: 1) que aquí Jesús no está hablando de manera retórica sino literal, 2) que Jesús, por consiguiente, tuvo que estar en el sepulcro exactamente 72 horas, 3) que como fue puesto en el sepulcro por la tarde, resucitó por la tarde y 4) que esto requiere una crucifixión en día miércoles. Además, enseñan que esta era la única señal que Jesús dio de que era el Cristo, y que Jesús tenía que estar en el sepulcro exactamente 72 horas, si no, Él no era nuestro Salvador.

Los Evangelios nos dicen claramente que el día en que las mujeres encontraron la tumba de Jesús vacía era un domingo por la mañana. Los Evangelios dicen que las mujeres vinieron a la tumba “al alba en el primer día de la semana” (Mateo 28:1), “muy temprano en el primer día de la semana” (Marcos 16:2), “en el primer día de la semana, muy temprano por la mañana” (Lucas 24:1), o “temprano en el primer día de la semana, mientras todavía estaba oscuro” (Juan 20:1). Las mujeres fueron a la tumba alrededor del alba en el “primer día de la semana”, (o domingo), y la encontraron vacía. Pareciera por estos acontecimientos que la resurrección de Jesús resucitó sucedió durante las primeras horas del domingo.

Entonces se produce la siguiente pregunta: ¿En qué día de la semana fue crucificado y enterrado Jesús? Algunos creen en que Jesús fue crucificado en miércoles y se basan en Mateo 12:40. En este versículo Jesús dice que: “Como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre de un pez, así el Hijo del Hombre estará tres días y tres noches en la sepultura“. Los defensores de que la crucifixión fue en un miércoles, dicen que este versículo significa que Jesús estuvo exactamente tres días y tres noches o 72 horas en la tumba. Así él fue sepultado cerca del ocaso de la tarde del miércoles y en la tarde del ocaso del sábado había resucitado.

Sin embargo, si leyéramos otros 20 pasajes del Nuevo Testamento en que Jesús y los apóstoles se refieren a la longitud de tiempo en que él estaría en la tumba, nos obligarían a llegar a la conclusión que esos pasajes no enseñan un tiempo de tres días en forma literal que Jesús estuvo en la tumba. Usted puede verificar los siguientes versículos en donde la longitud de tiempo entre la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, se menciona: Mateo 16:21; 17:23; 20:19; 26:61; 27:40, 64; Marcos 9:31; 10:34; 14:58; 15:29; Lucas 9:22; 13:32; 18:33; 24:7, 21, 46; Juan 2:19, 20; Hechos 10:40; 1ª Corintios 15:4. En 20 lugares las expresiones indefinidas tal como “al tercer día resucitará” se da como la longitud de tiempo entre estos eventos.

Jesús predijo que iba a ser crucificado y que resucitaría “al tercer día” (Lucas 9:22; 18:33; 24:7, 46). El domingo por la tarde, los apóstoles describieron la crucifixión (24:20) y dijeron: “hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido” (24:21). Entendían que el domingo por la tarde era el tercer día desde la crucifixión. Pero si la crucifixión hubiera sido un miércoles, el domingo por la tarde hubiera sido el cuarto o quinto día, dependiendo de cómo se cuenta. ¿Estaban equivocados los discípulos? Lucas informa que su comentario es verdadero, y Teófilo ciertamente hubiera tenido la impresión de que Jesús fue crucificado un día antes del sábado (Lucas 23:54).

El versículo 56 se refiere al sábado semanal, y así es como Teófilo hubiera entendido el versículo 54, también, ya que no hay ninguna pista en Lucas de que hubiera podido haber más de un “sábado” esa semana. La evidencia del libro de Lucas parece indicar consecuentemente una crucifixión en viernes, y el domingo es el tercer día desde el viernes. Esa es la manera en que Teófilo hubiera contado con la evidencia disponible para él. La costumbre judía es de contar inclusivamente, esto es, contando el principio como primero. Al contar Pentecostés, por ejemplo, el día 50 es 49 días después de la gavilla mecida (según como contamos). O cuando Juan dijo: “ocho días después” (Juan 20:26), quería decir una semana más tarde.

En esta manera tradicional de contar los días, el domingo se consideraría el tercer día desde el viernes. Lucas nos dice que Jesús resucitó el tercer día después de la crucifixión. Se puede observar otro ejemplo de contar inclusivamente en el libro de Ester. Ella prometió no comer o beber nada en “tres días” y después ir al rey (Ester 4:16), pero ella fue al rey “al tercer día” (5:1).

Aparentemente cualquier porción del día era suficiente para contar por el día y la noche. Una frase bíblica que nos parece ser exacta no necesariamente corresponde con las ideas modernas acerca de medir el tiempo con exactitud.

Aquellos que creen que la crucifixión ocurrió en miércoles desatienden la inexactitud acerca de tiempo de estos pasajes e interpretan Mateo 12:40 en una manera literal, indicando un lapso de tiempo de 72 horas. Pero esta manera de razonar crea una contradicción. Por ejemplo, Mateo usó la frase “tres días y tres noches” para referirse al tiempo en que estuvo enterrado Jesús, también dice: “El Hijo del Hombre va a ser traicionado en manos de los hombres, Ellos lo matarán, y al tercer día resucitará” (17:23, énfasis nuestro).

Tomando la frase de Mateo 12:40 “tres días y tres noches” para denotar 72 horas exactamente crea un problema interno con el versículo 17:23 del Evangelio de Mateo. Veremos el por qué: el transcurso de tiempo entre morir y resucitar “en el tercer día”, como se describe en 17:23, es más largo que el tiempo entre ser sepultado y resucitado, como se refiere en el versículo 12:40. Más aún, 17:23 utiliza la expresión (“en el tercer día”) eso implica un período de tiempo más corto, si aseguramos que Mateo 12:40 (“tres días y tres noches”) debe ser entendido literalmente en 72 horas. Para que algo ocurra “en” el tercer día es que ello suceda en menos tiempo que los tres días y tres noches hayan pasado. Pero Jesús estuvo muerto en un lapso de tiempo antes de ser sepultado. ¿Cómo, entonces, pudo el tiempo entre su muerte y la resurrección ser “en el tercer día” (menos de tres días literales) pero el tiempo entre su entierro y su resurrección ser de tres días y tres noches (72 horas)?

Por consiguiente, el afirmar que la frase “tres días y tres noches” deben tomarse literalmente como un período de 72 horas, crea lo que parece ser una contradicción dentro del Evangelio de Mateo. La teoría de las 72 horas también causa a Mateo un conflicto con lo que dicen Marcos, Lucas, Juan y Pablo respecto a la duración del tiempo entre la muerte de Jesús, su sepultura y su resurrección.

Los defensores de la crucifixión del miércoles dicen que debemos tomar Mateo 12:40 literalmente. Su punto de vista es que Jesús dijo que él resucitaría después de tres días y tres noches contados a partir de su sepultura, y que es como debemos leerlo. Pero, ¿debemos tomar Mateo 12:40 literalmente?

Quizás la fuente de la confusión sobre Mateo 12:40 precisamente ocurre porque intentamos leerlo en una forma literal, como si se refiriera a un lapso de tiempo de exactamente 72 horas. Lo que podemos hacer es leer bajo nuestra manera de medir el tiempo en función de la perspectiva que tenían los antepasados para medir el tiempo, o imponer nuestro sentido de medir el tiempo en contraposición con el sentido que tenían los antiguos judíos. En efecto, Mateo 12:40 puede ser consistente y reflejar la manera que la gente pensaba en esos días, no en nuestra era.

¿Hay ejemplos bíblicos dónde “después de tres días y tres noches” no pueda significar 72 horas exactamente? Sí, 1ª Samuel 30 es un ejemplo. El acontecimiento en este capítulo está referido sobre David y los Amalecitas, y ciertos eventos en el pueblo de Siclag. En el versículo uno nos dice que, “David y sus hombres divisaron Siclag en el tercer día” (el énfasis es nuestro). Al llegar a Siclag, David encontró a un egipcio, esclavo de un Amalecita. Él le dijo a David: “Mi amo me abandonó cuando yo me puse enfermo hace “tres días” (versículo 13). El relato cuenta que el egipcio no había comido o había bebido durante “tres días y tres noches” (versículo 12).

“En el tercer día” necesariamente no es tres días completos. De hecho, serían menos de 72 horas. “Hace tres días” es igualmente vago, como podría ser menos de tres días completos. Aunque este tiempo equivale con “tres días y tres noches.” Es ciertamente posible, o incluso probable, que aquí no estamos tratando de un período completo de 72 horas. Si ése es el caso, entonces “tres días y tres noches” podrían ser una expresión idiomática que se referiría a las partes de tres días. 1 Samuel 30 indica que “tres días y tres noches” eran una expresión que no necesariamente significó un lapso de 72 horas completas.

Otros ejemplos donde las variantes de la expresión usan “tres días” incluye los siguientes pasajes: Génesis 42:17-18 (“Por tres días” = “en tres días”); 2º Crónicas 10:5, 12 (“tres días después” = “en tres días”) y Esther 4:16-5:1 (“durante tres días” = “en el tercer día”).

¿Perdemos algo significativo sobre la muerte de Jesús y su resurrección si Mateo 12:40 es una referencia inexacta del lapso de tiempo entre estos dos eventos? Las referencias del Nuevo Testamento mencionadas acerca de esto son inexactas medido por nuestras normas de tiempo, pero ello aún establece el hecho que Jesús estuvo en la tumba por un periodo bastante largo de tiempo que no habría ninguna duda sobre su muerte. Estar en la tumba parte de tres días, quizás aproximadamente 36 horas (permite que la crucifixión del viernes y una resurrección en domingo) sea suficiente para demostrar esto.

Sin embargo, los que afirman una sepultura de 72 horas dicen que la cantidad de tiempo que Jesús estuvo en la tumba era la señal que él dio de su mesianismo. ¿Pero es esto verdadero? Mientras los apóstoles se refirieron de una manera general a la longitud de tiempo en que Jesús estuvo muerto y sepultado, ellos nunca usaron la medida cronológica como prueba. Los Apóstoles usaron expresiones tales como “después de tres días” o “al tercer día,” pero no intentaron demostrar una longitud exacta de tiempo. Los apóstoles hablaron de la propia resurrección, no del tiempo en que transcurrió, como prueba de que Jesús es el Mesías. La posición razonable que el hecho de la muerte y resurrección de Jesús es la muestra que él es nuestro Salvador. Si Jesús estuvo en la tumba dos, tres o diez días, no afecta su mesianismo.

En resumen, si recordamos que la frase “tres días y tres noches” es una expresión cultural en la época de los discípulos, en lugar de una exactitud científica, entonces no debemos tener ningún problema en comprender Mateo 12:40. La “señal” que Jesús dio no fue la longitud de tiempo que él estaría en la tumba, sino era el hecho que él moriría, estaría sepultado y resucitaría a la vida. No necesitamos determinar el tiempo exacto que Jesús estuvo en el sepulcro, nuestra salvación no depende de eso. Lo que es importante es que Jesús murió y fue resucitado para salvarnos (2ª corintios 15:3-4).


[catlist tags=”La-Resurrección:-Una-promesa-cumplida” orderby=date order=desc]

 

 

 

Foto por _Lev_

Acerca de Comunión de Gracia Internacional

COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”. Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

3 comentarios

Todo lo escrito la en Biblia debe ser claro y entendido…pues para eso es…El tratar de comprender la discrepancia de fechas no resta méritos a lo hecho o establecido por Jesús…Desde mi humilde punto de vista Jesús descendió al centro de la tierra el jueves (no el miércoles) por la tarde…estuvo la noche del mismo jueves ..la noche del viernes…y la noche del sábado…y resucitó el domingo al amanecer…porque recuerden que aun estaba ahí cuando Maria fue a su tumba..Esto quiere decir que no se cumplieron las dichosas 72 horas…Sino que solo fueron las ultimas horas de la tarde del jueves…48 horas de la noche del jueves a la noche del sábado…y las pocas horas del amanecer del domingo…Y ahi estarían las “tres noches” según Mateo 12:40….Eso considero..Saludos…y DIOS les bendiga…

Creo que la exactitud de tiempo si importa, todo lo que dijo Jesús importa para que no seas confundidos por los que nos quieren engañar, es un buen articulo pero creo que Jesús es más exigente en lo que vino a enseñarlos por eso muy pocos pueden entender su perfección.

Gracias es cierto y es de bendicion para mi porque es lo que yo pensaba y al leerlo aqui confirma mi conocimiento Dios los bendiga

Escribe tu comentario: