¿Qué siente Dios en los huracanes?

Cuando el reportero en la televisión dice que podía escuchar los gritos de los niños por debajo de los escombros, su voz comienza a romperse. ¿Cómo puedes desayunar tranquilo cuando hay un padre con el corazón adolorido, esperando a que terminen de cavar para sacar a su hija?

¿Qué siente Dios al respecto?

“… sintió tristeza en Su corazón.” {Génesis 6:6}

Dios tiene un corazón. Y le duele. No con solo con unas gotas de dolor, no sólo con un goteo lento de tristeza.  Todo su corazón se llena, se inflama, se quema con dolor implacable.

En medio del huracán, Dios se inunda de dolor.

¿Qué madre adolorida podría despertar hoy y olvidar a su pequeñito(a)? ¿Podría olvidar la forma en que se peinaba, cómo olía, cómo se sentían sus brazos alrededor de su cuello? ¿Qué madre podría sólo despertarse y olvidar a su siempre bebé?

Y Dios susurra: ¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ella se olvidara, Yo no te olvidaré. {Isaías 49:15}

El Señor del Universo, Él mismo se ha atado a nosotros. Y Él no lo necesitaba. Pero Él mismo ató el nudo. El mismo Dios quien colgó las estrellas, toma un hilo de su corazón y lo ata al nuestro. Dios ató su corazón al tuyo por lo que cuando tú sientes dolor,  Él se llena de dolor demoledor.

Así que cuando la gente dice: “Si hay un Dios que se preocupa, él miraría a este mundo y su corazón se rompería.”

Dios mira a la Cruz y dice: Lo hice.

El corazón de Dios se rompe.

En la Cruz atravezaron su costado y perforaron directamente su corazón lleno de dolor y brotó enseguida agua y sangre de su corazón roto.

Es la física cuántica de Dios: un corazón quebrantado siempre quebranta el corazón de Dios. Tú nunca lloras solo(a).

Y nuestro Dios llorando, guarda cada lágrima en su frasco. Dios guarda cada lágrima que cae de nuestros ojos porque cuida de nosotros.

No puedo darle la espalda a la pantalla, viendo los efectos del huracán y las personas lamentando sus pérdidas.

Y todo lo que puedo pensar es: Dios ató su corazón al nuestro – y las lágrimas de Dios son la esencia del tiempo.

El tiempo sólo continúa su marcha en este mundo que sufreporque Dios mismo está dispuesto a seguir sufriendo con nosotros.

Eso es lo que todos compartimos, que Él comparte con nosotros el dolor. Nuestro razonamiento es frío, pero su abrazo es cálido.

Un campesino me dice que ellos están pidiendo lluvia hoy.

En otros lugares del mundo están pidiendo lluvia.

Y sólo puedo asentir con la cabeza, sin poder impedir que mi voz se quiebre.

Confiando en la forma en que se presentan las tormentas – las lágrimas de Dios.

Acerca de Comunión de Gracia Internacional

COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”.

Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

Escribe tu comentario: