El valor del cristiano

Hermanos, los invito a vivir y trabajar con nuestro Señor y Salvador, con nuestro Dios amoroso, para la vida eterna. Invirtamos nuestros bienes en el Banco de Dios porque sólo él nos produce réditos eternos. Nuestro patrón es Dios, por tanto, como un Padre amoroso, todo provee para sus hijos; Él mismo nos lo dice: “No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán.

La primavera

¿A quién no le agrada la primavera? Es la estación más hermosa del año porque en ella vemos las maravillas de la creación iniciar un ciclo más de vida: principalmente las plantas y los animales. ¿Quién no se ha maravillado con las pinceladas de colores que las flores hacen al paisaje? O ¿Quién no se emociona con un cachorrito entre las maños? Creo que ningún ser humano se queda sin emoción al deleitarse con el canto de las aves. Y todo esto se puede vivir con mayor intensidad durante la primavera. Por eso nuestro Dios dijo de esta época que es el principio del año (Éxodo 12:2).