Introducción al Ministerio Infantil

Capítulo VI

Clubes para niños

Los clubes de media semana pueden ser una gran oportunidad de aprendizaje para los niños. Algunas congregaciones han iniciado clubes como el de los Boy Scouts o 4-H. Estos son benéficos, pero un club más orientado al Cristianismo puede ser más efectivo al proporcionarles conceptos bíblicos a los hijos de padres no-cristianos.

Los niños de más de 3 años hasta el quinto grado pueden experimentar dentro de un club una atmósfera menos formal que en el servicio de adoración. Antes de iniciar un club, considere lo siguiente:

1) ¿Habrá suficiente participación? En algunos casos, los niños y sus familias ya están comprometidos en otros clubes y actividades, y no necesitan de uno que auspicie la iglesia.

2) ¿Viven las familias lo suficientemente cerca como para asistir regularmente a este tipo de actividades?

3) ¿Habrá la suficiente cantidad de voluntarios como para seguir programándolas?

Si la respuesta a estas preguntas es sí, es el momento indicado para iniciar estos clubes dentro del ministerio de niños. Para reducir gastos, puede desear juntarse con otra iglesia local que ya patrocina un club. Trabajando juntos, el costo y personal pueden ser compartidos. Esto también puede construir puentes entre las iglesias y llevar a otras oportunidades de cooperación.

Si un programa ya hecho no es factible, otra alternativa es planear un programa localmente. Aquí están algunas ideas para el formato:

1) Dividir el grupo en tres niveles de edades: 3-4, 5-7 y 8-11 años.

2) Reclutar un coordinador y algunas personas que le ayuden en cada nivel.

3) Dar a cada grupo un nombre divertido como, corderillos, canguros o aviadores.

4) Reunirse dos horas cada semana.

5) Animar a los niños a que inviten a sus vecinos a unirse al club.

6) Iniciar y terminar con una oración.

7) Tener refrescos en cada reunión.

8) Tener por lo menos una actividad física en cada reunión.

9) Durante los meses de verano, las reuniones del club pueden ser deportes de equipo. Esta idea puede atraer a nuevos miembros que de otro modo no se interesarían. En otoño ellos ya deben haberse acostumbrado con sus nuevos amigos y desearan continuar en el club.

10) Contar con un proyecto de base bíblica en cada reunión excepto en los programas de deportes de verano.

11) Proporcionar un proyecto de destreza en cada reunión. Existen muchas ideas artísticas en las librerías cristianas.

12) Dar incentivos, tales como símbolos ganados al completar cada proyecto y también por asistencia.

13) Enseñar juegos nuevos y jugar los antiguos que sean favoritos.

Estos son meramente los puntos de inicio. Con un poco de creatividad, se pueden planificar muchas actividades más. Al momento de planificarlas, será de gran ayuda recordar lo siguiente:

· Los niños no quieren que el club sea una actividad formal.

· Los niños necesitan tener actividades físicas.

· Los clubes deben ser diseñados para atraer a niños miembros y no miembros.

· Los clubes deben ser divertidos para todos, por lo que es esencial contar con una gran variedad de actividades.

· Los coordinadores y voluntarios deben dar un fuerte ejemplo cristiano a los niños.

· Todos los niños deben sentirse realizados al final de cada reunión.

2 thoughts on “Clubes para niños

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.