Madrid, 15 de Diciembre de 2016

Estimados amigos, queridos y fieles hermanos en Cristo, colaboradores y lectores de Verdad y Vida:

Junto con el pequeño pero fiel equipo de voluntarios que, con la ayuda de Dios, hace posible Verdad y Vida, mi familia y yo, deseamos y pedimos que, en unión de vuestros seres queridos, os encontréis con buena salud y confiando siempre en la seguridad de la salvación que Dios nos ha dado por gracia con tal de que recibamos con fe en nuestros corazones a su Hijo encarnado, Jesús: “Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron. Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios. Estos no nacen de la sangre, ni por deseos naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios… De su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia, pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo” (Juan 1:11-13, 16-17).

Si todas las personas creyeran y hubiesen despertado a esta realidad, de la absoluta seguridad que tenemos de ser hijos de Dios en Cristo, ¡cuántos temores y ansiedades se evitarían! Por el contrario, el gasto en la compra de ansiolíticos no cesa de subir cada año. Lo que demuestra claramente que esta sociedad del supuesto bienestar no ha podido llenar en el ser humano el vacío al que se refería el científico y gran pensador cristiano, Blaise Pascal, y que solo Dios puede llenar cuando nos abre la mente para que veamos nuestra incapacidad para llenarlo por nosotros mismos, y rendimos nuestra vida a Él como el proveedor de todas nuestras necesidades importantes.

Se cuenta que cierto comerciante de Londres fue llamado por la Reina Victoria para confiarle una importante misión en la India, que era parte del imperio. El hombre inicialmente declinó el honor que se le hacía alegando que su negocio particular reclamaba su presencia. La reina tratando de convencerlo le respondió: “Mire usted por los intereses del reino y el reino velará por los suyos”. El comerciante obedeció y desde aquel momento la Casa Real fue cliente del establecimiento en cuestión y, siguiendo su ejemplo, gran parte de la nobleza. No hay que decir que prosperó en gran manera.

Jesús nos dice que el Padre celestial sabe que necesidades tenemos y que no debemos de estar preocupados por ellas, sino que busquemos primero el reino de Dios y su justicia y esas cosas nos serán añadidas: “Así que no os preocupéis diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?”. Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que vosotros las necesitáis. Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:31-33).

Es increíble pero hace ya más de veinte años que, siguiendo ese principio de Jesucristo, de buscar primero el reino de Dios y su justicia, un pequeño grupo de voluntarios llenos de fe y esperanza en las promesas de Dios, y como sus hijos, iniciamos la publicación de Verdad y Vida para compartir con todos nuestros lectores las buenas noticias del reino de Dios y su justicia en Jesucristo. La travesía no está siendo fácil ya que el número de lectores que se han comprometido, junto con nosotros, a mantener hinchadas con sus donativo las velas de esta nave, en lugar de crecer ha ido disminuyendo paulatinamente. Sin duda que la crisis económica ha disminuido bastante el viento que sopla a favor de esta tarea.

Desgraciadamente, en el año 2015 nuestra comunión terminó con un déficit de más de 14.000,00 €, y este año, a menos que Dios realice un milagro y mueva el corazón de muchos más lectores a la generosidad en los pocos días que quedan del mismo, el déficit previsto rondará los 8.000,00 €. Una pequeña organización sin ánimo de lucro como esta no puede sobrevivir mucho tiempo si una tendencia así no se revierte. Pero ha sido en medio de este desafío que Dios nos ha mostrado más clara y palpablemente que, cuando buscamos su reino y su justicia y le somos fieles en lo poco o en lo mucho que nos concede, nos responde a esa fidelidad con la suya, que es inalcanzable. Jesucristo dijo: “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto?” (Lucas 16:10). A finales del mes de septiembre el déficit anual de nuestro ministerio era de 16.338,89 €, pero a pesar de esa realidad los miembros de la Junta Directiva y yo hemos seguido confiando en Dios como nuestro Proveedor, y siendo fieles a cada uno de los compromisos que tenemos: primero con Dios, con todos los miembros de nuestra comunión, y con cada uno de los subscriptores. Como muestra de esa fidelidad, y confiando en la promesa de Dios de que él nos añadirá lo necesario, hemos proseguido con la publicación periódica y envío de Verdad y Vida, con la administración y actualización de nuestra web, que ya ha recibido más de 30.600 visitas desde que la lanzamos hace tres años: www.comuniondelagracia.es, y participando en algunas actividades, unidos al gran cuerpo de Cristo, como es el apoyo a la Celebración del 500º Aniversario de la Reforma, que ya estamos preparando para el próximo año.

Pues bien, Dios, que es el que mueve nuestros corazones, nos movió a todos los asistentes a nuestro retiro espiritual a ofrendar con generosidad para su obra. Lo que ayudó a disminuir el déficit considerablemente en el mes de octubre. Pero ahí no acaba todo, Dios nos ha mostrado su fidelidad moviendo a dos hermanos de los Estados Unidos a enviar dos generosos donativos que sin duda nos han ayudado a reducir el déficit un poco más. Confío que esta respuesta de la fiel generosidad y provisión de Dios nos motive e inspire a todos a seguir siendo fieles en nuestro apoyo a la predicación de las buenas noticias que nos trajo, a todos los seres humanos, el Hijo hecho carne por su amor insondable e incondicional, que nació en la pequeña aldea de Belén hace más de dos mil años, y que nos manifestó de forma tan patente y clara con su vida, su pasión, su muerte, su resurrección y su ascensión.

¿Sabías que tú, junto con el resto de los demás colaboradores, y los miembros fieles de nuestra comunión, formamos un grupo de personas comprometidas con los menos afortunados? Un año más tus donativos, junto a los nuestros, han hecho posible que muchas personas, que apenas tienen los medios para sobrevivir, hayan estado recibiendo gratuitamente las buenas noticias del evangelio por medio de Verdad y Vida. ¡Muchas gracias por tu generosidad! Una forma en la que mostramos que somos hijos de Dios y estamos buscando su reino y su justicia.

Nos sentimos inspirados y conmovidos cada vez que nos llega un donativo de cinco, diez o veinte euros en un sobre, en medio de una nota, diciéndonos que no pueden enviarnos más, aunque desearían poder hacerlo. Especialmente nos inspiran porque, como dijo Charles Spurgeon, no están entre los “cristianos que tienden a quedarse viendo el lado oscuro de las cosas y a pensar más en lo que ha pasado, que en lo que Dios ha hecho a favor de ellos”. Cada vez que nos llega un donativo damos gracias a Dios por la generosidad y la fidelidad del que lo envía, y pedimos que lo bendiga con lo necesario y para que pueda seguir siendo generoso con su obra. En este sentido hay una frase de Edward Everet Hale, que escribió en medio del siglo XIX, que deseo traerla a vuestra memoria de nuevo: “Soy solo uno, pero aún así soy uno. No puedo hacerlo todo, pero aún así puedo hacer algo, y porque no puedo hacerlo todo no me negaré a hacer ese algo que sí puedo”. Esta es la forma de actuar que Dios desea que tengamos cada cristiano.

Pido que Dios nos ayude a todos a renovar la bienvenida y acogida que un día le dimos a su Hijo encarnado en nuestros corazones, a buscar su reino y su justicia, a ser generosos con su obra y con los menos afortunados, sabiendo que él es nuestro fiel y generoso Proveedor. De nuevo, muchas gracias por vuestras oraciones, generosidad y apoyo.

El pequeño equipo de voluntarios directos en la realización de Verdad y Vida, mi familia y yo deseamos y pedimos que, junto a vuestros seres queridos, tengáis una feliz Navidad y un año 2017 lleno del amor y la paz de Cristo, que sobrepasa todo conocimiento, cargado de esperanza y de todo lo necesario. Que Dios os bendiga y siempre percibáis su inspiradora y reconfortante presencia en vuestras vidas. Recibid un afectuoso abrazo fraternal en Cristo.

Pedro Rufián Mesa
Director-Editor de Verdad y Vida


Si deseas enviar un donativo, que es desgravable en el Impuesto de la Renta en España, puedes ingresarlo en el Banco Popular Español C/C nº ES17-0075-0315-44-0600233238, o enviando un giro postal. Muchas gracias por tu colaboración.

 

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.