! Descárgalos aquí !

El CAPACITADOR es una revista electrónica mensual de Comunión de Gracia Internacional. Su propósito es equipar y capacitar a Pastores y Lideres de todo tipo para un viaje centrado en la misión con Jesús. Se publica la segunda semana de cada mes.

El equipo de producción incluye a Ted Johnston (editor y editor gerente), Rick Shallenberger (guionista) y Mike Morrison (editor de copia).

Esperamos que este material nos lleve a todos juntos como equipo unidos en Cristo a desarrollar mejor nuestra misión como seguidores sus seguidores.

Todos los derechos reservados © GCI. Se otorga permiso para reenviar y volver a publicar este material con la atribución que incluye la dirección web del capacitador: Equipper.gci.org.

Artículos destacados

Una plataforma en llamas

El miedo a lo desconocido… el miedo al cambio… a menudo puede y a veces así resulta, ser mortal cuando se trata de la vida de una congregación.

Por Tim Sitterley, Director Regional Oeste de EE. UU.

A las nueve y media de una noche de julio de 1988, Andy Mochan fue despertado mientras dormía… primero por alarmas… y luego, una explosión masiva que sacudió la plataforma de perforación de petróleo Piper Alpha en el Mar del Norte frente a la costa de Escocia. Gravemente herido por la explosión, Andy se abrió paso desde su habitación hasta la superficie de la plataforma, solo para encontrar que todo a su alrededor estaba envuelto en llamas. La única  opción para permanecer en la plataforma yacía quince pisos debajo de él. Así que, aunque la superficie del agua casi helada estaba cubierta de petróleo y escombros, Andy saltó. Ciento sesenta y seis miembros de la tripulación perdieron la vida. Pero Andy sobrevivió a la caída.

Cuando se le preguntó por qué dio un salto tan fatal, la respuesta de Andy fue simple. «Fue saltar o quedar frito». Andy evaluó la situación y se dio cuenta de que el costo de permanecer en la plataforma era demasiado alto. A pesar de los riesgos, dar un salto de fe le ofreció la única oportunidad verdadera de sobrevivir. Él eligió una muerte probable sobre una muerte inevitable.

La historia de Andy Mochan se convirtió en una metáfora de la supervivencia empresarial cuando el autor y consultor comercial Daryl Conner compartió la historia en su libro Leading at the Edge of Chaos (“Liderando al borde del caos”). De los muchos ejemplos de «plataformas en llamas» de los que escribió, destaca la historia de Barnes & Noble vs Borders Books. Cuando Amazon lanzó el primer Kindle en 2007, Barnes & Noble vio el impacto potencial que una plataforma de lectura virtual, (E-reader) tendría en las ventas de libros impresos. Podían ver que su plataforma de negocios ya estaba en llamas. En lugar de ignorar el problema, como lo hizo Borders, decidieron dar un gran salto de fe e introducir el Nook. En 2009, el Nook superó al Kindle en ventas y salvó a la compañía. En contraste, Borders se declaró en bancarrota en 2010.

Al igual que en el mundo de los negocios, la metáfora de la Plataforma Ardiente debería resonar dentro de la comunidad de la iglesia. Hace cien años, las iglesias eran una plataforma segura y estable en la comunidad. Las leyes reguladoras protegían el domingo por la mañana de la invasión del mundo empresarial. Las leyes fiscales protegieron los ingresos y la propiedad de la iglesia. La membresía de una congregación simplemente se asumía, y la lealtad a  la denominación regía en aquel tiempo.

Hoy, sin embargo, la iglesia enfrenta una gran variedad de llamas. La lealtad a una denominación particular es cosa del pasado. El consumismo desenfrenado enfrenta a congregación contra congregación por un grupo demográfico cada vez  más reducido de cristianos que asisten a la iglesia. El secularismo domina la cultura. Y durante muchos años, cuando se trata de la importancia del evangelio, el mundo no creyente se ha posicionado  bien mientras que  la iglesia ha estado presentando la verdad mal.

El enfoque y el énfasis de GCI en Iglesias Saludables, nació al darnos cuenta de que muchas de nuestras «plataformas» existentes están en llamas. La forma en que estamos representados en nuestra comunidad (Avenida del amor), la experiencia que los miembros nuevos y existentes encuentran en nuestras reuniones semanales de adoración (Avenida de la Esperanza) y el nivel de discipulado transformacional que se ofrece en nuestras congregaciones (Avenida de la fe) están en riesgo. Esto, si continuamos aferrándonos a plataformas que ya no son viables en el mundo de hoy.

La Avenida de la Esperanza es un buen ejemplo.

Es poco común encontrar una congregación de GCI que no esté luchando con la retención de nuevos miembros. Los visitantes pueden venir (suponiendo que la congregación sea visible para el mundo exterior), pero no se quedan. Y sin embargo, los intentos de abordar la experiencia de adoración semanal a menudo se encuentran con resistencia. Las siete palabras mortales de una congregación moribunda (“siempre lo hemos hecho de esta manera”) son con demasiada frecuencia el mantra que escuchamos al proponer cambios. Definitivamente, alguien estaba marcando un punto cuando definió la locura como hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes.

Las plataformas en llamas en la Avenida de la Esperanza, abarcan toda la gama desde dónde nos reunimos, qué día y a qué hora, cuán intencionales somos para proporcionar una verdadera experiencia de adoración, cuánto invertimos en los aspectos físicos de nuestra reunión (sonido / proyección / decoraciones / boletines / etc.)… hasta llegar a esa experiencia de un visitante en el estacionamiento que asiste por primera vez. Nos aferramos a las plataformas existentes porque se sienten más seguras que dar un salto de fe. Y aceptamos la mentira de que nuestros miembros de toda la vida están satisfechos con nuestro statu quo (estado del momento actual). A menudo están igual de frustrados, pero aterrorizados por el salto a lo desconocido.

Y el miedo a lo desconocido, el miedo al cambio, puede y a menudo resulta ser mortal cuando se trata de la vida de una congregación. El «qué pasaría si» puede ser paralizante. Con una iglesia cerrando permanentemente sus puertas en este país cada 17 minutos, las llamas deberían ser evidentes para el gran Cuerpo de Cristo. Son claramente evidentes para el liderazgo en GCI, y hemos entrado en este esfuerzo de varios años para abordar las amenazas y, lo que es más importante, para desmitificar los cambios necesarios. Como dice Daryl Conner:

–          Contrariamente a cómo algunas personas se relacionan con el término «plataforma en llamas», no lo veo como una historia de desastre. Para mí es una historia de coraje y tenacidad que ilustra el compromiso necesario para enfrentar el riesgo y la incertidumbre inherentes a la salida del estado actual de las cosas.

Hace varios años, conocí a una joven que claramente enfrentó una «plataforma en llamas» en su vida. Una paracaidista experimentada, se enfrentó a un mal funcionamiento total del paracaídas. Su paracaídas principal se desplegó pero no se pudo abrir. Utilizar su cordón de emergencia debería haber liberado el conducto principal, pero en cambio su conducto de reserva simplemente se envolvió alrededor de la tubería principal, formando una larga serpentina que no hacía más que sacudirla hasta dejarla casi inconsciente. Sabiendo que esta condición resultaría en un aterrizaje fatal, hizo lo impensable. Con un cuchillo pequeño que llevaba para cortar las líneas enredadas de la mortaja, se liberó de ambas rampas y volvió a la caída libre estable.

Un paracaidista experimentado tiene un control considerable en caída libre, por lo que cuando notó una serie de piscinas redondas debajo, cambió su trayectoria cayendo en una de las piscinas a una velocidad casi terminal. La piscina era un estanque de asentamiento para la planta de eliminación de aguas residuales de la ciudad, pero de alguna manera sobrevivió al impacto (con múltiples heridas) y vivió para contarme la historia. También le dio un nuevo significado al término «salto de fe».

Mi oración es que, en el futuro, seamos honestos al examinar a qué nos hemos aferrado y dónde debemos liberarnos de las prácticas que ofrecen una muerte casi segura para nuestras congregaciones. Ya sea salir a nuestro vecindario, reevaluar nuestros servicios de adoración y calendario, o re imaginar nuestros ministerios de grupos pequeños; es hora de superar nuestro miedo a lo desconocido y dar ese salto de fe. Y lo más importante, estar constantemente al tanto de la promesa que Jesús hizo poco antes de su ascensión: que nunca estamos solos cuando salimos de la plataforma. Venga lo que venga, Él ha prometido que estaría con nosotros durante la caída y allí cuando aterricemos. Y como denominación, sospecho que en primer lugar, Él es el que nos empuja hacia el borde.

La cura del coronavirus

En medio de un esfuerzo global para detener un virus, la Pascua nos recuerda que debemos buscar la cura de todos los virus, enfermedades y negatividad que hay en nuestro mundo, en Jesús el Salvador, y centrarnos en lo que dijo y lo que hizo.

Por Rick Shallenberger, Director de la  Región Norte Centro de EE. UU. Editor del Capacitador

Aquí en los Estados Unidos, todavía estamos al comienzo de ver el impacto potencial del coronavirus. La mayoría de las iglesias dejaron de reunirse para el culto público; muchos estados cerraron todos los restaurantes y bares, un gran número de empleados ahora trabajan desde casa y un gran porcentaje de la población está haciendo todo lo posible para quedarse en casa. La idea, por supuesto, era limitar el contacto entre todos por un corto tiempo como un esfuerzo para reducir la velocidad y / o detener la propagación del virus.

Es posible que nos podamos reunir para Semana Santa y Pascua. Esto es inaceptable para algunos cristianos bienintencionados  e infortunadamente, algunos de ellos desafiaron las pautas del gobierno y se reunieron para los cultos en la  iglesia y los grupos pequeños.

Su justificación es una interpretación errónea de un entendimiento de la separación de la iglesia y el estado, así como una interpretación equivocada  de la Escritura y la profecía. He escuchado a personas decir: «El gobierno no puede y no debe decirles a las iglesias si deben o no reunirse». También escuché a personas decir: «Jesús nos protegerá de contraer el virus siempre y cuando no abandonemos la reunión».

Si bien hay un elemento de verdad en la primera declaración, muchos no entendieron el punto. Los gobiernos no pidieron a las iglesias que abandonaran la reunión porque estén en contra de la iglesia, sino que lo hacen por el bien de  la gente. Están intentando frenar la propagación del virus.

Sugiero que si seguimos las pautas que Jesús nos dio durante su última noche con sus discípulos antes de su crucifixión, cumpliríamos al no reunirnos físicamente.

Jesús dijo: “Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” (Juan 13:34-35 NVI).

Las congregaciones de GCI están llenas de hermanos y hermanas que están en  alto riesgo. Muchos en nuestras congregaciones son ancianos y muchos tienen problemas de salud. ¿Es más importante insistir en reunirnos o hacer lo que Jesús nos ordena que hagamos: «amarnos los unos a los otros»?

Pero Jesús no se detuvo allí: dijo: «Como yo los he amado, deben amarse unos a otros». ¿Cómo nos amó Jesús?

Aquí hay algunas maneras:

  • Dejó de lado su igualdad con el Padre (Filipenses 2: 5-8) y se convirtió en un siervo.
  • Jesús salió de su zona de confort. Estoy especulando, por supuesto, pero creo que estarías de acuerdo en que Jesús estaba mucho más «cómodo» como ser espiritual que como un ser humano. Y ni siquiera hablemos de los 9 meses en el vientre.
  • Jesús fue a la cruz por nosotros. El máximo sacrificio.
  • Jesús fue a la tumba por nosotros. Fue atado en tela y yació en una tumba hasta su resurrección.
  • Jesús no insistió en hacer las cosas a su manera. «No sea mi voluntad, sino la tuya».
  • Todo lo que Jesús hizo fue por los demás.

Entonces, si amamos como Jesús ama, nos sacrificamos por el bien de los demás; ponemos a los demás primero; y hacemos lo que podemos por los demás. Y esto es lo que identifica a los discípulos de Jesús, no que ponemos a la iglesia por encima de todos nosotros, sino que ponemos el amor de Jesús por encima de todo lo demás y estamos motivados por «nuestro amor mutuo».

 

¡Y luego vino la Pascua! Jesús se levantó de la tumba para darnos nueva vida. Su amor había cerrado el círculo y al levantarse, nos incluyó en todo lo que había logrado. Él venció a la muerte, enfermedades y virus. A pesar de lo aterrador que puede ser el coronavirus, éste no puede quitarnos la esperanza y las promesas que la vida, muerte y resurrección de Jesús nos dan. Él es la cura para el coronavirus; Él es la cura para toda enfermedad y maldad en la sociedad. La Pascua nos recuerda que ha llegado una nueva vida en Jesús con una mayor plenitud por cumplir.

 

Estamos en medio de las consecuencias del coronavirus, pero sabemos que no romperá la esperanza y las promesas que tenemos en Jesús. Reunirte de persona a persona como iglesia es una bendición, pero nunca debe interponerse en ser discípulos que dan el ejemplo de amar a los demás como Jesús nos ama.

Recuerda nuestro Calendario!

¿Cómo te ha ayudado el Capacitador? cuéntanos tu historia abajo en la sección de comentarios.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.