¿Bostezaste Hoy?

¿Bostezaste hoy? Y si es así, ¿fue porque viste a alguien más bostezar primero y seguiste el ejemplo?

Todos nosotros a veces copiamos a otras personas sin pensar en ello. Puede parecer automático, y el bostezo contagioso es un ejemplo típico. De acuerdo con una investigación reportada esta semana, tales respuestas ocurren en la parte del cerebro responsable de la función motora. Por supuesto, no sólo copiamos acciones físicas como bostezar y sonreír, sino que también podemos responder a la negatividad de otros volviéndonos negativos nosotros mismos. Por ejemplo, nos enfadamos cuando alguien se enoja con nosotros, atacamos cuando nos atacan, golpeamos si alguien nos golpea, insultamos si alguien nos insulta, etc.

El cristianismo nos dice que debemos imitar a Jesucristo, y así desarrollar nuevas maneras de responder emocionalmente a las situaciones y a otras personas. En vez de responder automáticamente con agresividad cuando alguien nos amenaza, con Cristo aprendemos a responder con gracia y amor. La Biblia lo dice de esta manera: “No devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fueron llamados con el propósito de heredar bendición” (1 Pedro 3:9).

Alguien a mi lado acaba de bostezar, y yo estoy tratando de sofocar un bostezo a cambio. Mi respuesta física automática me ganó otra vez.

Sin embargo, no tiene que ser así espiritualmente.

Con Jesús, podemos vencer nuestras reacciones negativas.

¡Vamos que se puede!

james.henderson@gracecom.church

Acerca de James Henderson

James Henderson es Director Nacional de la Comunión de Gracia Internacional en Inglaterra.

Escribe tu comentario: