Dios se preocupa

Debido a que Dios el Padre se preocupa, envió a Jesús, quien entró en la miseria humana y sufrió con nosotros, y envió al Espíritu como nuestro Abogado para estar en nosotros ahora y para siempre.