¡Diversión en el Hijo!

¡Diversión en el Hijo!

Jesús no nos está llamando a estar ansiosos. Él nos llama a vivir en su paz. Al hacerlo, podemos ministrar en su fuerza, sabiendo que Él está haciendo el trabajo y proveyendo el aumento. No necesitamos estar preocupados de que muy pocos (¡o demasiados!) niños se presenten porque ¡sabemos que Jesús se presentará! ¡Ya está trabajando y estamos invitados a participar! ¡Eso sí que es divertirse en el Hijo!