¡Diversión en el Hijo!

El Rincón Infantil este mes es de Georgia McKinnon, una madre y ministra de niños que sirve como Registradora en el Seminario Comunión de Gracia.

Instruye a los niños en el camino que deben seguir, e incluso cuando sean viejos no se apartarán de él. (Proverbios 22:6)

Es casi verano aquí en Norteamérica, y con el comienzo del verano viene una ráfaga de actividad para el ministerio de niños: ¡Escuela Bíblica de Vacaciones EBV, fiestas en la piscina, picnics, campamentos de verano, noches de cine, actividades misioneras, y más! Antes de que te des cuenta, ¡será tiempo de planear una fiesta de regreso a la escuela! ¡Vaya¡

El verano es un gran momento para involucrar intencionalmente a los niños en el ministerio, tanto en la iglesia como fuera de ella. Pero la planificación y las actividades de verano también pueden ser momentos de estrés y ansiedad, especialmente para las congregaciones más pequeñas, que pueden tener una asistencia impredecible. La ansiedad se arrastra a medida que nos hacemos preguntas a nosotros mismos y a los demás: ¿Qué familias estarán en la iglesia esta semana? ¿Habrá alguien que enseñe en la Escuela Dominical? ¿Habrá alguien para asistir a la Escuela Dominical? ¿Cómo planificamos nuestra EBV cuando todos se toman sus vacaciones en una semana diferente? ¿Por qué no se inscriben más voluntarios para ayudar? ¿Debería planear más actividades, o debería quitar algunas del calendario? ¿A alguien le importa?

Ni siquiera pretendo tener soluciones a los problemas logísticos que a menudo enfrentamos cuando participamos en el ministerio. ¡Pero sé quién lo hace! ¡Él está más interesado en nosotros y en nuestros hijos de lo que podríamos imaginar! Él nos está llamando a una confianza más profunda en Él, una confianza más profunda en su trabajo en nuestras vidas y en las vidas de nuestros hijos y en nuestras congregaciones. Él está trabajando profundamente dentro de nosotros, en formas que a menudo no podemos ver. Él está mucho más preocupado por nosotros personalmente que por la calidad del programa que podemos llevar a cabo o por la cantidad de gente que asiste a nuestros eventos.

Jesús no nos está llamando a estar ansiosos. Él nos llama a vivir en su paz. Al hacerlo, podemos ministrar en su fuerza, sabiendo que Él está haciendo el trabajo y proveyendo el aumento. No necesitamos estar preocupados de que muy pocos (¡o demasiados!) niños se presenten porque ¡sabemos que Jesús se presentará! ¡Ya está trabajando y estamos invitados a participar! ¡Eso sí que es divertirse en el Hijo!

Georgia McKinnon

Acerca de Georgia McKinnon

Georgia McKinnon, una madre y ministra de niños que sirve como Registradora en el Seminario Comunión de Gracia.

Escribe tu comentario: