HABLANDO DE LA VIDA



¿Que hay en un nombre?

Dr. Joseph Tkach

En Romeo y Julieta de Shakespeare, Julieta pregunta: “¿Qué hay en un nombre, que si llamamos una rosa por cualquier otro nombre olería igual de dulce?”

Cuan cierto. El nombre que le ponemos a algo no cambia su carácter esencial. Pero aún así, los nombres o títulos pueden sernos útiles, ya que muestran el significado, valor o importancia de un objeto o de una persona.

Consideremos algunos de los nombres que encontramos en la Biblia.

Mateo 1:23 llama al niño Jesús: “Dios con nosotros”.

Marcos 1:1 lo llama: “el Hijo de Dios”.

Lucas 2:32 lo llama: “una luz para revelación a los gentiles y gloria para el pueblo de Israel”.

Juan 1:4 llama a Jesús: “la vida que era la luz de los hombres”.

Estos nombres o títulos de Jesús fueron predichos por los profetas del Antiguo Testamento mucho antes de su nacimiento.

Podemos encontrar más de 300 referencias acerca de Jesús en el Antiguo Testamento prediciendo su venida, cientos de años antes de que naciera de María en Belén.

Un ejemplo bien conocido es Isaías 7:14, que dice: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emmanuel”, que significa “Dios con nosotros”.

En Isaías 9:6 leemos: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”

Hay más de cien nombres y títulos dados a Jesús en la Biblia. Ellos describen su carácter, su personalidad, su naturaleza, su propósito y su identidad.

Cuando vemos títulos tales como Mesías, Salvador, Redentor, Señor de señores y Rey de reyes, entendemos que habla de alguien que es absolutamente maravilloso y poderoso, y es ciertamente reconfortante saber que él nos ama y que le pertenecemos.

Otra palabra asociada con Jesús es “Cristo”. “Cristo” no es el último nombre de Jesús, naturalmente, sino un título sagrado. Es una palabra griega derivada del hebreo Mesías, que significa “Ungido”.

Otros títulos en la Biblia señalan los atributos y características únicas de Jesús, entre ellos: Salvador, Señor, Redentor, Hijo Unigénito e Hijo del Hombre.

Jesús es para nosotros todo lo que no podemos ser por nosotros mismos, y sus nombres y títulos señalan su papel como quien él es: el “primogénito de toda la creación”, “el sacrificio expiatorio por los pecados de toda la humanidad”, y el que atrae a las personas a sí mismo por las riquezas de su misericordia.

Soy Joseph Tkach, hablando de la Vida.



Lectura recomendada:

En el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.