Imprimir este Estudio

Lo que los Evangelios nos enseñan
sobre las Sagradas Escrituras

Las Escrituras eran una parte importante de la obra de Jesús. Él usó el Antiguo Testamento como una base autoritativa para las creencias y la conducta. Él usó la Biblia hebrea para probar sus declaraciones, para explicar su misión y su ministerio, y para comunicar la voluntad de Dios para su pueblo.


Jesús y los fariseos estaban de acuerdo en que Dios inspiró las Escrituras. Jesús no estaba de acuerdo con sus interpretaciones, pero concordaban en la creencia básica de que estos escritos eran verdaderos y autoritativos.


Ya que Jesús estaba de acuerdo con los fariseos en este punto, no tuvo necesidad de enumerar todas sus creencias acerca de la Escritura, ni explicar las razones para sus creencias. No obstante, Jesús usó las Escrituras tan a menudo que podemos ver lo que Él creyó acerca de la Escritura. Los discípulos que escribieron los Evangelios también usaron la Escritura frecuentemente, y podemos ver, por la manera en que las usaban, que tenían las mismas creencias.


1. De acuerdo con Jesús, ¿quién escribió el Torá? Mateo 8:4; 19:8. ¿Dijo Él también que Dios era el autor de por lo menos dos de los mandamientos? Mateo 15:4; 22:31-32. ¿Cómo podía un autor humano escribir las palabras de Dios? Versículo 43. ¿Registraron los profetas exactamente palabras que Dios dijo acerca de sí mismo? Mateo 9:13; 11:10; 12:18; 15:8-9.


2. Mateo menciona un sinnúmero de versículos del Antiguo Testamento que fueron cumplidos por Jesucristo. ¿Quién fue la fuente de estos versículos? Mateo 1:22; 2:15. Mateo nos dice que varias escrituras fueron dadas "mediante" los profetas Isaías, Jeremías, Daniel (Mateo 2:17; 3:3; 13:35; 24:15). ¿Quién fue la fuente de estas escrituras?


3. ¿Esperaba Jesús que se cumplieran todas las palabras de los profetas? Mateo 5:17-18; 26:24, 31, 54, 56. ¿Reprendió Él a los fariseos por no entender a los profetas? Mateo 12:7; 21:16, 42. ¿Tomó a las Escrituras en consideración, aunque habían sido escritas cientos de años antes, para aplicarlas al día en que estaba viviendo? Mateo 15:7; 19:8.


4. ¿Cómo usó Jesús la Escritura como una respuesta decisiva a las preguntas sobre las doctrinas? Mateo 12:3-5; 19:4; 22:31-32. ¿Cómo citó de Deuteronomio en respuesta a las tentaciones de Satanás? Mateo 4:4, 7, 10. ¿Quiere decir esto que existe una autoridad mayor que la humana en las Escrituras?


Comentario: Nuestro Señor claramente consideraba en alta estima la Escritura. Siempre la trató como verdad, como prueba definitiva, como enseñanza correcta. Era Dios comunicándose por medio de autores humanos. El mensaje era cierto.
Jesús entendió su propia misión en términos de la Escritura del Antiguo Testamento: "Yo he venido a cumplir la ley y los profetas. Todo debe cumplirse. Debo hacer esto porque ha sido inspirado por el Espíritu Santo, y lo que está escrito debe suceder. Los errores doctrinales existen porque ustedes no saben lo que dice la Escritura. Esta es la norma para la verdad" (paráfrasis de Mateo 5:17-18; 22:29; 26:54).


5. ¿Cuál fue la actitud de Jesús hacia las leyes del Antiguo Testamento? Mateo 5:18-19. ¿Les aconsejó a todas las personas a obedecer todas las leyes? Mateo 15:4; 19:17-19; 22:37-40. ¿Les dijo a las personas que obedecieran las leyes rituales? Mateo 8:4. ¿Les dijo que obedecieran a los fariseos cuando enseñaran la ley de Moisés? Mateo 23:2-3. ¿Deben obedecer las personas aun los detalles más insignificantes? Mateo 5:19; 23:23.


Comentario: Jesús les enseñó a las personas a obedecer cada ley en la Escritura, porque todas las leyes tenían autoridad divina. Las leyes le dijeron al pueblo del antiguo pacto de Dios lo que Él quería que hiciera, y lo tenía que hacer todo.


Las leyes rituales eran todavía parte de la Escritura. Describen lo que Dios le dijo a un pueblo específico en un tiempo específico en la historia. Pero esas leyes no se le dieron a la iglesia cristiana, y el pacto que contenía esas leyes se hizo obsoleto. Así como nosotros no tenemos que obedecer todas las leyes que Dios le dio a Abraham, no tenemos que obedecer todas las instrucciones que Dios le dio a los israelitas.


Aquellas leyes fueron inspiradas por Dios para un propósito temporero: "Todos los Profetas y la Ley profetizaron hasta Juan" (Mateo 11:13).


6. ¿Da la ley de Moisés la voluntad perfecta de Dios? Mateo 19:8. ¿Dónde encontró Jesús la guía autoritativa? Versículos 4-5. ¿Es suficiente guardar la letra de la ley? Mateo 5:21-22, 27-28. ¿Era la ley de Moisés demasiado estricta, o poco severa? Versículos 31-32. ¿Con qué autoridad dijo esto Jesús? Versículos 22, 28, 32, 34. ¿Qué norma más importante enseñó Jesús? Mateo 7:12; 22:37-40.


Comentario: Aunque Jesús tenía gran respeto por el Antiguo Testamento, enseñó que no era una guía completa para una vida piadosa. La ley de Moisés permitía el divorcio, pero el divorcio no es bueno. Jesús enseñó un principio más importante, la regla de oro, el camino del amor y la misericordia. La ley de Moisés incluía amor, pero no identificaba al amor como el principio más importante. Jesús sí lo hizo.


Jesús tenía altas normas de la manera en que los humanos debían tratarse los unos a los otros. Era más estricto que los fariseos. Pero cuando se trataba de la pureza ritual y las reglas sobre el sábado, Jesús era más permisivo que los fariseos. Jesús a menudo tocó a las personas inmundas, y a menudo sanaba en el sábado aunque podía esperar hasta después de este día.


"Cuando se trataba de la moral (por ejemplo, el divorcio), la interpretación de Jesús era más estricta que todos sus contemporáneos. Cuando se trataba de leyes [de adoración] (por ejemplo, el sábado), la interpretación de Jesús era poco severa. El énfasis de Jesús parecía sentarse en la compasión en vez de en la santidad" (Craig Evans, "Old Testament in the Gospels", "El Antiguo Testamento en los Evangelios", Dictionary of Jesus and the Gospels, InterVarsity, 1992, pág. 581).


En el Sermón del Monte, Jesús citó varias leyes del Torá, y entonces dio su propia enseñanza como un resumen del asunto. Al hacer esto, puso sus propias palabras al mismo nivel que la Escritura, como instrucción autoritativa de Dios. Sus palabras nunca pasarán, y es por sus palabras que las personas serán juzgadas (Mateo 24:35; 7:24-27; Juan 12:48). Él es el único que nos puede ayudar a conocer a Dios (Mateo 11:27).


Jesús habló con autoridad; su juicio era cierto, y sus predicciones estaban garantizadas. El Espíritu Santo enseñó sus palabras a sus discípulos (Juan 14:26), así como el Espíritu inspiró a los escritores del Antiguo Testamento. Estos dichos de Jesús sugieren que faltaba Escritura por escribirse, lo que hoy llamamos el Nuevo Testamento. Estos son los escritos que nos dan las palabras por las cuales seremos juzgados, palabras de Jesús y acerca de Él.


7. ¿Vio Jesús su propio ministerio en términos de las profecías del Antiguo Testamento? Lucas 4:16-21. ¿Creyó Él que los profetas predijeron su sufrimiento, muerte y resurrección? Lucas 18:31-33. ¿Cuál profecía de Isaías se aplica específicamente a Él? Lucas 22:37. ¿Creyó Él que las profecías se convertirían en realidad? Lucas 24:44-47. ¿Creyó Él que algunas profecías se convertirían en realidad en el futuro? Lucas 21:22.


Comentario: Jesús, como un rabino palestino que enseñó en la sinagoga, naturalmente arraigaría su ministerio en las Escrituras del Antiguo Testamento. La Biblia fue el fundamento de muchas de sus enseñanzas, para explicar su misión como el Mesías y para predecir el futuro juicio. Nuestro Señor tenía confianza en que las Escrituras eran fidedignas porque Él creyó que eran inspiradas por Dios. Él basó su vida y misión en esta convicción.


Muchas de sus enseñanzas tenían raíces en el Antiguo Testamento. La parábola del Buen Samaritano, por ejemplo, refleja la historia en 2 Crónicas 28:8-15: los hombres de Samaria les dieron comida, ropa y medicina a los judíos, y usaron burros para ayudar a transportarlos a Jericó. La parábola de la humildad (Lucas 14:7-14) expande lo que dice Proverbios 25:6-7.


Jesús a menudo se refirió a los caracteres del Antiguo Testamento: Abel, Noé, Abraham, la esposa de Lot, Isaac, Jacob, Moisés, Salomón, la reina de Saba, Jonás y otros. Aunque corrigió a los fariseos en cuestiones de interpretación bíblica, su aceptación de la historia bíblica no tenía que ser corregida.


8. En el Evangelio de Juan, ¿cómo describe Jesús al dador de la ley? Juan 7:19, 22. ¿Citó Él parte de la ley para apoyar la validez de sus propias enseñanzas? Juan 8:17-18. ¿Esperaba Él que las profecías bíblicas se hicieran realidad en su propio ministerio? Juan 13:18; 15:25; 19:24. ¿Qué autor del Antiguo Testamento escribió acerca de Jesús? Juan 5:46.


9. Además de los libros de Moisés, ¿qué más estaba incluido en "la ley"? Juan 10:34. ¿Cuán probablemente cierta era esta palabra? Versículo 35.


Comentario: Jesús citó Salmos 82:6, el cual describe a Dios criticando los líderes que no cumplen su responsabilidad para ayudar a los oprimidos. Con alguna ironía, Él llama a estos líderes "dioses", poderosos, elohim, y da juicio sobre ellos (Salmos 86:1). Los llama "dioses" e hijos del Altísimo, pero dice que ellos mueren así como todos los demás regidores humanos (vers. 6-7). La palabra de Dios —su juicio sobre ellos— vino a estos regidores injustos.
Jesús no está comentando sobre los líderes que están muertos ahora, ni sobre el salmo mismo. Lo está usando como un argumento "de menor a mayor": "Si dijo "dioses" a aquellos a quienes fue dirigida la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser anulada), ¿decís vosotros: ‘Tú blasfemas' a quien el Padre santificó y envió al mundo, porque dije: ‘Soy Hijo de Dios'?"


Al exponer este argumento, Jesús menciona que "la Escritura no puede ser anulada". No estaba tratando de probar esta idea. Al contrario, fue un punto en el cual estaba de acuerdo con los fariseos, y todo lo que tenía que hacer era mencionarlo. Las palabras humanas pueden ser anuladas. Pueden fallar, pero no la Escritura. Sus palabras son fidedignas, porque son inspiradas por Dios. Las Escrituras son la norma para la verdad, el registro exacto de la revelación de Dios, y la autoridad final para toda materia de doctrina, fe y práctica.

 

Michael Morrison

 

 

Copyright © 2001  Iglesia de Dios Universal

 

Hit Counter