cultos

El culto semanal de adoración en Comunión Internacional de la Gracia

I. Resumen
Éste es el orden sugerido para el culto semanal de adoración de las congregaciones. Comunión Internacional de la Gracia no requiere que todas las congregaciones sigan el mismo orden de culto, ya que cada congregación adora dentro de su propio contexto cultural. Sin embargo, Comunión Internacional de la Gracia requiere ciertos elementos básicos que resultan útiles y necesarios en la vida de adoración de nuestra comunidad. Estos elementos incluyen los siguientes:
  • La adoración en Comunión Internacional de la Gracia debe comunicar el amor, la libertad y el gozo del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
  • Debe ser Trinitaria en su lenguaje y expresión.
  • Debe centrarse en Jesucristo.
  • Debe normalmente incluir alabanza, oración, música, Escrituras, sermón, confesión y seguridad del perdón, ofrenda y Comunión.
El contenido de estos elementos básicos debe reflejar la temporada del calendario cristiano.
La administración y la secuencia de estos elementos puede variar dependiendo de las necesidades y preferencias de cada congregación. La mayoría de estos elementos deben estar presentes en cada ocasión que la congregación adore, y algunos pueden ocasionalmente tomar una forma diferente. Estos elementos forman la estructura básica de la adoración de la Iglesia.
II. Orden sugerido del culto
  1. Llamado a la Adoración: Un himno de alabanza y una oración de apertura.
  2. Recitación Congregacional: La congregación puede recitar un pasaje de las escrituras o un credo como una declaración de fe.
  3. Bienvenida y Anuncios: Saludo a la congregación, llamado de atención al boletín de anuncios, y actualizar a la congregación sobre los temas necesarios.
  4. Intercesión. La oración de intercesión debe ser breve, mencionando los nombres de aquellos que han solicitado oración y, solamente si alguien así lo pidió, una frase corta describiendo la necesidad por la que se está orando.
  5. Confesión y Seguridad del Perdón: Reconocimiento de que hemos pecado y agradecimiento porque ya hemos sido perdonados en Cristo.
  6. Cantos Congregacionales: Una selección de salmos, himnos y/o cánticos espirituales.
  7. Servicios Especiales (cuando sea necesario): Unción de enfermos, bautismo, bendición de un niño, ordenamiento de un líder ministerial, instalación de un nuevo pastor, bienvenida a un nuevo miembro, reporte de misiones o de ministerios, etc.
  8. Ofrenda: Las ofrendas deben recibirse y traerse delante de la congregación. La ofrenda puede ser acompañada de música apropiada. Puede ser seguida por una oración de acción de gracias. (En ocasiones esto se hace después del sermón).
  9. Música Especial (opcional). Instrumental, cantada, recitada, o danzada.
  10. Lectura de las Escrituras: Lectura de un pasaje de las Escrituras relacionado con el sermón.
  11. Sermón: Un sermón de 30 a 45 minutos basado en un pasaje de las Escrituras; el sermón puede concluir con una oración.
  12. Comunión: Cada congregación es libre de determinar qué tan frecuentemente ofrecerá la Comunión, ya sea cada trimestre, cada mes, o cada semana.
  13. Himno de Clausura (opcional).
  14. Bendición: Una oración final de bendición.

 


    III. Comentarios

    A. La música
    El número de cantos depende de la duración de cada pieza, el tipo de alabanza depende de la cultura de la congregación, y el tiempo dedicado a la música es establecido por el pastor.
    Tenga en mente que el volumen demasiado alto inhibe la alabanza, así que debemos asegurarnos de no exceder de 75 decibeles el nivel sostenido del volumen.
    Los cantos deben ser seleccionados para poder ser cantados en grupo. La música interpretada por cantantes no siempre puede cantarse en grupo, pero se pueden usar uno o dos cantos de este tipo.
    B. La recitación congregacional
    La respuesta de la congregación a la adoración recitando una escritura o un credo puede llevarse a cabo después del llamado a la adoración o después del sermón.
    Las declaraciones de credo son presentadas en la Biblia (por ejemplo, 1 Corintios 15:3-5), así como los himnos que eran usados como declaraciones de credo (Filipenses 2:5-11), y esta forma de respuesta al Ministerio de la Palabra ya está presente en el culto más antiguo de la iglesia.
    El Credo de Nicea y el Credo de los Apóstoles enfocan la atención del adorador a los elementos más importantes de nuestra fe: Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo; Jesús es totalmente Dios y totalmente Hombre; lo que le sucedió a Jesús cambió a la humanidad, trayendo nuestra inclusión en su vida y en su relación con el Padre y con el Espíritu.
    C. La oración
    Las oraciones deben ser cortas. Para ejemplos bíblicos, véase Filipenses 4:6; Colosenses 4:2, 1 Timoteo 2:1, y Santiago 5:16.
    Las oraciones largas deben ser reservadas para situaciones privadas o para el segmento de oración privada el cual puede ser ofrecido durante la Comunión.
    La Confesión es una oportunidad para oración general de reconocimiento de nuestra naturaleza caída y de lo que Dios ha hecho para liberarnos de ella. No es un momento para enumerar los pecados específicos de los individuos.
    La Confesión y la Seguridad del Perdón es un momento para expresar acción de gracias por el perdón que tenemos en Jesús. Algunos pastores prefieren incorporar la Confesión y la Seguridad del Perdón en la oración de acción de gracias y de bendición durante la Comunión, en lugar de hacerlos un elemento separado del culto.
    D. Las ofrendas
    Desde los primeros días la iglesia ha reconocido la necesidad práctica de tener ofrendas durante el culto para llevar a cabo su misión durante la semana. Pablo dio tal instrucción a la iglesia en Corinto en 1 Corintios 16:1-2.
    La ofrenda como un acto de adoración tiene sus raíces en la adoración en el Templo de Israel y sigue siendo la práctica de la iglesia a lo largo del tiempo y en la mayoría de lugares.
    E. El sermón
    Los sermones deben consistir de enseñanza y predicación sobre un aspecto del evangelio, usando las palabras de la Escritura (Hechos 17:2-3, 1 Timoteo 4:13).
    F. La Comunión
    La Comunión es la participación en la muerte y resurrección de nuestro Señor. Él derramó su sangre en la cruz y resucitó de entre los muertos, haciendo posible que nuestra naturaleza pecaminosa pudiera ser condenada a muerte en su muerte y resucitada a santidad y vida eterna en su resurrección.
    Siempre que celebramos la Comunión, partimos el pan y bebemos de la copa en recuerdo de nuestro Salvador, proclamando su muerte hasta que él regrese.
    Lea El Servicio de Comunión para detalles sobre cómo conducir esta parte del culto de adoración.
    G. La Bendición
    Una oración final de bendición puede ser tomada de una escritura tal como 2 Corintios 13:14 o Números 6:24-26.

    IV. Credos y Oraciones Modelo

    El Credo de Nicea
    Creemos en un solo Dios, el Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todo lo que existe, visible e invisible.
    Creemos en un solo Señor Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, engendrado eternamente del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado no creado, de un Ser con el Padre. Por quien todo fue hecho. Que por nosotros y por nuestra salvación, bajó del cielo: por el poder del Espíritu Santo se encarnó de la virgen María y se hizo hombre. Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció la muerte y fue sepultado. Resucitó al tercer día, de acuerdo con las Escrituras; ascendió al cielo y está sentado a la diestra del Padre. De nuevo vendrá en gloria para juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin.
    Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo. Que con el Padre y el Hijo recibe un misma adoración y gloria. Y que habló por los profetas.
    Creemos en la Iglesia que es una santa, universal y apostólica. Reconocemos un solo bautismo para el perdón de los pecados.
    Esperamos la resurrección de los muertos, y la vida en el mundo venidero. Amén.
    (Tomado de “El libro de la oración común”, 1979, como aparece en la Declaración de Creencias de Comunión Internacional de la Gracia).
    El Credo de los Apóstoles
    Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
    Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor. Él fue concebido por el poder del Espíritu Santo y nacido de la Virgen María. Sufrió bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, murió y fue sepultado. Descendió a los muertos. En el tercer día, resucitó. Ascendió al cielo y está sentado a la diestra del Padre. Vendrá de nuevo a juzgar a vivos y muertos.
    Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia universal, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida eterna. Amén.
    (Tomado de “Yo Creo”, por Alister McGrath, Downer´s Grove, II.: InterVarsity Press, 1997, como aparece en la Declaración de Creencias de Comunión Internacional de la Gracia).
    Un credo corto
    Creemos en Dios, la Santísima Trinidad:
    El Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.
    Su Hijo, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, nuestra adopción y salvación.
    El Espíritu Santo, el Señor y dador de vida.
    Y creemos en la Iglesia, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo, y la vida eterna. Amén.
    Oración de Intercesión
    Oración modelo:
    Padre, oramos que podamos todos servirte fielmente.
    Oramos que todos nuestros líderes de la iglesia puedan ser ministros fieles de tu Palabra.
    Oramos que los líderes de las naciones del mundo puedan ser catalizadores para la justicia y la paz.
    Ten misericordia de aquellos que sufren de aflicción o angustia y tráeles tu paz y bendición.
    Traemos ante ti nuestras propias necesidades y las necesidades de otros, especialmente (nombre aquellos que solicitaron oración)
    (Opcional: puede dar uno o dos minutos para que la congregación ore en silencio).
    Concluya con un versículo apropiado de las Escrituras, o diciendo: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”
    Después de la oración de intercesión puede ofrecerse el Padrenuestro (Mateo 6:9-13) u otra oración bíblica, ya sea orada por un individuo o por toda la congregación:
    Padre nuestro que estás en el cielo,
    santificado sea tu nombre,
    venga tu reino,
    hágase tu voluntad
    en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy nuestro pan de cada día.
    Perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
    No nos dejes caer en tentación,
    y líbranos del mal,
    porque tuyo es el reino, el poder y la gloria
    ahora y por siempre. Amén.
    Confesión y Seguridad del Perdón
    Oración modelo:
    Padre nuestro que estás en el cielo, confesamos que no siempre pensamos y actuamos como tú quieres que lo hagamos. Frecuentemente actuamos a destiempo con tu Espíritu, y nuestros pecados nos dañan y dañan a aquellos a quienes amamos. Gracias, Padre, por perdonarnos en y por medio de tu Hijo Jesucristo. Ayúdanos, Espíritu Santo, a ser transformados para ser más como las personas que tú ya declaraste que somos. Es en y por medio de ti, Señor Jesús, que oramos, dándote gloria a ti y a tu Padre y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
    Ofrenda de los Dones del Pueblo
    Oración modelo:
    Padre nuestro que estás en los cielos, te damos gracias por los dones y bendiciones que nos has dado por medio de tu Hijo Jesucristo. Gracias por nuestra adopción como tus hijos en Jesús. Gracias por el perdón de nuestros pecados y la vida eterna que tenemos en tu Hijo Jesucristo. Te ofrecemos estos dones de nuestras vidas, en y por medio de la vida de Jesús, y oramos que el Espíritu Santo nos guíe para usar estos dones sabiamente de acuerdo a tu voluntad. Te suplicamos todo esto en el nombre de tu Hijo, Jesucristo. Amén.
    Servicios Especiales
    Ocasionalmente el Culto de la Iglesia incluirá servicios especiales tales como Unción de enfermos, Bautismo, Bendición de un niño, Ordenamiento de un Líder Ministerial, Instalación de un Nuevo Pastor, Bienvenida a un Nuevo Miembro, u Ordenación.
    Cuando haya tal Servicio, debe ser incluido justamente antes de la Comunión.