renovacion-votos-matrimoniales

Ceremonia de Renovación de Votos Matrimoniales

Introducción

El pastor dice: “[Nombre del esposo] y [nombre de la esposa], ustedes han solicitado renovar sus votos de matrimonio en este su aniversario de bodas. El día de hoy, ante la presencia de Dios, su familia, amigos, y demás testigos, nos complacemos en ser participes de su petición.”

“Sabemos que el compromiso que adquirieron el uno con el otro el día de su boda ha perdurado. Sin lugar a dudas lo han renovado en sus corazones innumerables veces a lo largo de los años que llevan juntos”.

Lecturas

El pastor, familiares, amigos de la pareja, o miembros de la congregación pueden leer una o más de las siguientes escrituras:

Genesis 1:27-28; 2:18-24

Marcos 10:6-8

Efesios 5:21-28

Filipenses 2:1-5

1 Corintios 13:1-7

Apocalipsis 19:6-9

Sermón

[Nombre del esposo] y [nombre de la esposa] han vivido juntos en matrimonio en el nombre de Cristo por [número de años que la pareja ha estado casada].

Juntos, como una sola carne, han enfrentado a lo largo de estos años innumerables retos que han puesto a prueba la firmeza de su amor y de los lazos que los unen. Aun cuando estas pruebas han sido difíciles, nunca las han enfrentado solos. Por fe saben que su matrimonio ha sido, y continuará siendo, aún en sus debilidades y por medio de la gracia de Dios, una participación en la vida divina del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.

En el matrimonio, así como en todas las cosas, Jesús está en nosotros y nosotros en Él. De la manera como Él nos amó y dio su vida por nosotros, también nos insta a amar a nuestros cónyuges. En Jesús tenemos la libertad de amar incondicionalmente, de perdonar sin guardar ningún resentimiento y de ser fieles aún frente a la adversidad. En Jesús, podemos decirle a nuestro cónyuge: “He escogido libremente estar siempre contigo, y libremente te entrego mi vida y todo lo que soy.”

En el libro de Apocalipsis, Juan tuvo una visión del día en que toda la humanidad por fin vería lo que hemos sido desde el principio y para toda la eternidad: los hijos del Padre en su Hijo Jesucristo.

Debido a que el matrimonio es una institución divina, y a que estamos rogando a nuestro Padre celestial que renueve esta unión como esposo y esposa por medio de su Hijo Jesucristo en comunión con el Espíritu Santo, es importante que ustedes prometan fielmente continuar viviendo bajo este pacto matrimonial.

Votos de renovación

Luego el pastor le dice al esposo:

[Nombre del esposo]; [nombre de la esposa] te ha entregado su vida y su amor. ¿Prometes, como su esposo fiel ante la presencia de Dios, continuar viviendo con [nombre de la esposa] en sagrado matrimonio, para amarla, alentarla, edificarla, consolarla, honrarla y sostenerla, en la enfermedad y en la salud, y entregarte solamente a ella, mientras ambos vivan?

El esposo responde: “Sí, lo prometo”.

Luego el pastor le dice a la esposa:

[Nombre de la esposa]; [nombre del esposo] te ha entregado su vida y su amor. ¿Prometes, como su esposa fiel ante la presencia de Dios, continuar viviendo con [nombre del esposo] en sagrado matrimonio, para amarlo, alentarlo, edificarlo, consolarlo, honrarlo y sostenerlo, en la enfermedad y en la salud, y entregarte solamente a él, mientras ambos vivan?

La esposa contesta: “Sí, lo prometo”.

El pastor dice:

Ya que es su deseo el renovar su pacto matrimonial el día de hoy, les pido que se tomen de las manos y repitan esta promesa.

El esposo repite después del pastor:

Yo, [nombre completo del esposo], prometo seguir tomándote a ti, [nombre de la esposa], por mi esposa, para amarte y cuidarte, de hoy en adelante, en la abundancia y en la escasez, en la alegría y en el dolor, en la enfermedad y en la salud, para amarte y valorarte, hasta que la muerte nos separe.

La esposa repite después del pastor:

Yo, [nombre complete de la esposa] prometo seguir tomándote a ti, [nombre del esposo], por mi esposo, para amarte y cuidarte, de hoy en adelante, en la abundancia y en la escasez, en la alegría y en el dolor, en la enfermedad y en la salud, para amarte y valorarte, hasta que la muerte nos separe.

Intercambio de anillos

El pastor le pregunta al esposo:

[Nombre del esposo]: ¿Posees una muestra simbólica de tu amor por [nombre de la esposa]?

El esposo responde: “Sí, un anillo, como símbolo de mi infinito amor por mi esposa”.

El pastor le pregunta a la esposa:

[Nombre de la esposa]: ¿Posees una muestra simbólica de tu amor por [nombre del esposo]?

La esposa responde: “Sí, un anillo, como símbolo de mi infinito amor por mi esposo”.

El pastor luego dice: “Pueden intercambiar los anillos”.

Bendición del matrimonio

El pastor dice:

Arrodillémonos (opcional).

Unamos nuestras manos mientras pedimos a nuestro Padre que bendiga su matrimonio.

Oración modelo:

Padre nuestro que estás en los cielos, te damos las gracias por [nombre del esposo] y [nombre de la esposa]. Al renovar sus votos de matrimonio el uno con el otro en el nombre de Jesús, te suplicamos que continúes bendiciendo su unión [y a su familia (opcional)]. Defiéndelos del mal. Guíalos en la paz de tu Espíritu. Bendícelos en su relación; en su dormir y en su despertar; en su gozo y en su sufrimiento. Bendícelos en su amor mutuo, para que nunca se apague. Todo esto te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.

Renovacion-votos-matrimoniales PDF para imprimir