Iglesia de Dios Universal  Viviendo y compartiendo el evangelio 

 

Free Site Templates from JimWorld

 
El Noticero
formato pdf
Bienvenido
Declaracion de fe
Iglesias
Oración
 

Cómo la Iglesia de Dios Universal encontró la pura verdad del evangelio

 

La historia del dramático cambio de la iglesia fundada por Herbert W. Armstrong contada por sus líderes

por Dan Wooding

 

 

El periodista internacional Dan Wooding entrevista a los líderes de la Iglesia de Dios Universal en Pasadena, California, para conseguir sus visiones únicas sobre cómo su iglesia cambió de lo que algunos consideraron ser una secta, a encontrar la ‘pura verdad’ del evangelio y emerger del ‘velo’ del legalismo a un nuevo encuentro con la libertad en Cristo.


H

a sido una peregrinación increíble para Joseph Tkach, hijo, Pastor General de la Iglesia de Dios Universal en Pasadena, California. Él ha seguido los pasos de su valeroso padre en conducir a la iglesia de lo que algunos consideraron ser una secta, fuera del ‘velo’ del legalismo a un nuevo encuentro con la libertad en Cristo.

“El viaje que hemos hecho se parece mucho al que usted leerá en el libro de Hechos” dijo Joseph Tkach, hijo, quién reemplazó a su padre después de su muerte en 1995 de cáncer al colon.  “Nos movimos de Jerusalén a Antioquía.  Los mismos forcejeos de la iglesia inicial.  Las mismas batallas.  En ese sentido hemos recreado la historia.”

La Iglesia de Dios Universal, antes conocida como la Iglesia de Dios Radial, se fundó en 1934 por ‘el profeta de los negocios’ Herbert W. Armstrong, que propagó su mensaje a través de la revista “La Pura Verdad” y los programas de radio y televisión “El Mundo de Mañana”.  Este vendedor vuelto predicador tenía una manera maravillosa de utilizar las palabras y pronto generó seguidores alrededor del mundo que se unieron a la que Armstrong llamó ‘la única verdadera iglesia’.

Pero, irónicamente, fue el propio Armstrong quien realmente empezó el giro asombroso de sus propias ‘enseñanzas inspiradas’ cuando hizo un comentario poco antes de su muerte acerca de cambiar las enseñanzas de la iglesia sobre la sanidad.  “Una de las cosas que Herbert Armstrong le dijo a mi padre en algunos momentos privados antes de que muriera fue que había algunas cosas que enseñó que necesitaban ser revisadas, específicamente el asunto de la sanidad”, dijo el Pastor General.  “Herbert W. Armstrong había escrito un folleto que declara una situación ideal de que usted se dirige a Dios, se unge, y se sana.  Es una promesa, dijo, y fue idealizada así de forma que ir a un doctor era una falta de fe e incluso visto quizás como un pecado por muchos en la iglesia.

“Y aquí estaba el Sr. Armstrong, con problemas del corazón, tomando píldoras de trinitrina.  De hecho, durante los últimos siete años de su vida, estaba tomando diecisiete medicamentos diferentes.  Frecuentemente llamaba a mi padre cuando estaba teniendo algún dolor serio de angina y mi papá oraba por él, lo ungía y, después de esto, su dolor se calmaba.

“Un día mi padre le dijo, ‘Usted sabe, muchos de nuestros ministros no ungirían a alguien que fuera al médico y aquí usted no solo va a uno, sino que va a dos y también está tomando diecisiete medicamentos.’

“Así que aquí había un asunto y antes de que muriera, dijo, ‘Eso necesita ser revisado como probablemente algunas otras cosas también’.  Herbert Armstrong no dio detalles de cuáles eran aquellas cosas.  Apenas dijo, ‘Usted las examinará y cuando el tiempo llegue, Dios lo guiará.’”

Greg Albrecht, jefe de redacción de La Pura Verdad, quien se había unido con nosotros para la entrevista, explicó entonces, “no había ninguna reexaminación doctrinal o incluso preguntas de cualquier clase bajo Herbert Armstrong, a menos que vinieran de su iniciativa.  Creía que solo él ponía la doctrina.  Creía que solo él era el apóstol y que los ministros y miembros simplemente debían llevar a cabo y seguir sus instrucciones.  Había pocas oportunidades para alguna clase de diálogo doctrinal.”

El fundador de la Iglesia de Dios Universal, quien murió poco después de hacer sus comentarios sobre reexaminar la doctrina, nunca pudo comprender hasta adonde llegarían sus palabras.  Pero siguiendo las instrucciones de Armstrong, Joseph Tkach, padre, invitó a un círculo íntimo de ministros superiores y estudiosos a la sede principal para darle una primera mirada a la sanidad a la luz de las Escrituras.  Pudo dejar simplemente las cosas como estaban, pues bajo su liderazgo, la iglesia en 1988 alcanzó su pico en ingresos y miembros.  Había 145,000 integrantes y 800 congregaciones en aproximadamente 100 países.  Él pudo haber escogido dejar las cosas en paz, pero sabía que necesitaba tomar alguna acción.

“Escribimos un folleto explicando que lo que la iglesia había enseñado en el pasado no era completamente preciso, y las razones del por qué, y entonces ese tema se normalizó,” dijo Joseph Tkach, hijo, “Eso causó un murmullo a lo largo de toda la denominación porque las personas tenían que enfrentar el hecho que Herbert W. Armstrong podría estar equivocado sobre algo.  Diría que 95 por ciento de la membresía supieron que éste era un cambio bíblico y era correcto y lo aceptaron sinceramente, pero cinco por ciento no lo hicieron.  Ellos no se fueron, pero no les gustó, mas el otro 95 por ciento hizo un murmullo sobre eso.”

Pero entonces vinieron otros cambios.  Joseph Tkach, hijo, declaró que algunas de las creencias de Armstrong que habían salido del “movimiento de santidad del siglo 19” fueron examinadas entonces por varios ayudantes del Sr. Tkach, padre, quiénes vinieron a ser conocidos como la “Banda de los Cuatro”.

Siguió, “Teníamos normas que las mujeres no debían llevar maquillaje o usar pantalones y algunos de esos estrictos tipos de artículos.  Esas cosas cambiaron y dijimos que ahora estaba bien que las mujeres usaran cosméticos, etc.”

Pero entonces un pilar de la doctrina de la iglesia estaba en estudio.  “Herbert W. Armstrong había enseñado cosas que estaban en desacuerdo con lo que la Escritura en realidad dice, como el nacer de nuevo,” dijo Joseph Tkach, hijo, “Él había dicho que realmente no hemos nacido de nuevo hasta que Cristo retorne.  Usted sólo fue concebido.  Creyó que todo lo que la cristiandad enseñó sobre este tema estaba equivocado.  Diría que ellos tenían razón sobre la experiencia de la conversión, pero que usted no ha nacido de nuevo, sólo está ‘concebido’.  Bajo el liderazgo del Sr. Armstrong, dimos mucha importancia a este asunto.”

“Después de que cambiamos nuestro enfoque sobre ‘nacer de nuevo’, empezamos a dirigirnos a otros asuntos.  La reacción en cadena fue sólo una sucesión continua de temblores cada vez que ocurría un cambio hasta que finalmente en 1989, un ministro se fue siguiéndole aproximadamente 3000 personas.  Dijo:  ‘Estos cambios están equivocados.  Herbert Armstrong, el apóstol del tiempo del fin, tenía razón en estas cosas’.  Ésa fue la primera escisión grande que habíamos tenido desde 1978, cuando Garner Ted, el hijo de Armstrong, se fue a Texas y empezó su propio grupo.  Tomó a aproximadamente 3000 personas con él.”

El presente Pastor General dijo que su padre empezó a luchar con el hecho que Herbert W. Armstrong había enseñado que ellos eran la “única verdadera iglesia”.  Su padre sentía que el Cuerpo de Cristo tenía que ser mucho más grande que simplemente su denominación.  “La idea completa que Dios permite que 99 por ciento de la población de la tierra sea engañada y menos de 1 por ciento sean los verdaderos creyentes, empezó a molestarlo”, dijo Joseph Tkach, hijo.  “Él leía artículos sobre misioneros dando sus vidas y decía, ¿‘Cómo podemos decir que somos los únicos verdaderos cristianos?  Ellos han puesto en juego sus vidas por el Evangelio.’

“Mi padre se convenció que había cristianos en otras iglesias y que había auténticos ministros en otras denominaciones.  Pero cuando empezó a dirigirse a eso, eso fue un sismo que atravesó a la iglesia.

“Ese reconocimiento llevó a más estudios de las escrituras los cuales resultaron en más cambios”.

Un ambiente lleno de rumores

“Por entonces estábamos con un ambiente lleno de rumores,” continuó.  “Parecía que si uno de nosotros (la Banda de los Cuatro) fuera visto leyendo un libro sobre doctrina o estudios bíblicos, el próximo rumor sería que, cualquier tema que fuera, eso era lo que llevaba al próximo cambio.”

El Pastor General recordó cómo este grupo pequeño se había puesto en el papel de contestar las preguntas desafiantes a la teología sistemática de Armstrong.  “Nos estaban llegando preguntas que nunca nos habían dirigido, desafíos que nunca antes habíamos recibido,” dijo Joseph Tkach, hijo, “Podíamos comparar las notas porque supimos que teníamos que dar una única respuesta y esa dinámica nos obligó a juntarnos para hablar.  Pero lo que es interesante sobre ello, es que no fue muy cómodo hacerlo.  Pensé que Mike (J. Michael Feazell ahora editor ejecutivo de la Pura Verdad y Director Administrativo de la Iglesia) casi se había ido puesto una fiera, porque compartió algunos pensamientos conmigo sobre su propio estudio de la trinidad y el nuevo pacto.

“Comenzamos estudiando y para empezar vimos que habíamos enseñado una versión falsa de la historia.  Puedo ver ahora, por la manera como explicamos las cosas, que habíamos estado sacando unos versículos de un contexto más grande y simplemente habíamos permitido a la Escritura decir o apoyar lo que quisimos.  Así que empezamos a volver a poner las cosas en el contexto más amplio.  Con ese tipo de experiencia, empezamos extendiendo la mano los unos a los otros después de cierto punto.  Llevábamos estas preguntas y respuestas para mi papá para la aprobación final y vía que tenían razón y decía: ‘Ya hemos hecho tres o cuatro cambios importantes; cada nuevo cambio es como un terremoto.’

“Estaba muy preocupado porque vio que estas nuevas enseñanzas eran correctas y quería que todos supieran cuál era la verdad, pero no quiso hacerlo tan rápidamente o sólo descargar un cambio después de otro en las personas pues eso desestabiliza.  Pero nunca tuvimos una agenda que inventáramos.  Ninguno de nosotros fue lo bastante perspicaz para ver todas las ramificaciones.”

Siguió:  “La trinidad fue el único tema que produjo una fisura y verdaderamente puso un límite a la gente.  Como Mike Feazell dijo una vez, creciendo en nuestra iglesia pensaba que ‘doctrina-trinidad-falsa-pagana’ era una palabra, pues apenas oía la palabra ‘trinidad’ en algún otro contexto.  La única ‘agenda’ era de contestar las preguntas honestamente.  La pregunta llegaría, la investigaríamos y la contestaríamos e intentaríamos explicarla.

Escribíamos artículos, dábamos sermones y enseñábamos.  Algunos podían leerlos y veían si eran correctos.  Otros los leían y los combatían.  Todos los tipos de teorías de conspiración surgieron.  En un ambiente rico en rumores, cada matiz se interpreta.  Había todos los tipos de intriga.  Los rumores y teorías de conspiración hicieron más difícil de articular la verdad.  Mi papá, aunque quiso que las cosas fueran despacio, realmente no tenía control alguno en cuán rápido ocurrían los cambios.

La inmensidad de los errores

“La inmensidad de los errores que de repente la gente estaba comprendiendo se volvió sumamente estresante para mi papá.  El ritmo de nuestros cambios estaba siendo fijado, en efecto, por las preguntas de nuestra membresía y el ministerio.  No podíamos decir entonces, ‘No vamos a contestar sus preguntas’.  Las preguntas estaban haciéndose en todo el país por ministros y miembros.  Nuestra meta era responder honestamente y bíblicamente.”

“Fue en diciembre de 1994 que Joseph Tkach, padre, tomó una acción que finalmente selló el futuro de la iglesia.”  Dio un sermón en que explicó que no estábamos más bajo el Antiguo Pacto, sino en el Nuevo Pacto, y prosiguió a través de las ramificaciones de lo que eso significa,” dijo su hijo.  “El sábado, el guardar el sábado no era más una prueba de fidelidad.  Las carnes limpias e impuras no eran una prueba de fidelidad.  El fracaso de dar 10 por ciento de sus ganancias brutas, dijo, no significan que usted morirá quemado en el lago de fuego y azufre.  Dio este sermón en una de nuestras congregaciones en Atlanta, en nuestro campus universitario en Texas, así como en nuestra congregación de la sede principal en Pasadena, y en una conferencia ministerial.  El sermón se grabó en video para nuestras congregaciones alrededor del mundo, y también fue publicado.

“Eso fue el colmo, por lo que no mucho después, una gran escisión ocurrió y se formó la Iglesia de Dios Unida.  Inicialmente, en los EE.UU. un grupo de 20,000 personas salió con ellos.  Su número ha caído desde entonces, pero entiendo que tienen aproximadamente 13,000 en los Estados y aproximadamente 20,000 alrededor del mundo.  Ellos, como todos nuestros otros grupos disidentes, tienen una teología de Armstrong.  Se organizaron oficialmente sólo un par de meses después de ese sermón”.

Greg Albrecht entonces intervino para decir, “Así como Martín Lutero, Joseph Tkach, padre, clavó el sermón en la puerta.  Ese sermón, en diciembre de 1994, fue nuestra aceptación de la salvación por la gracia mediante la fe.  Hasta ese punto hubo algunas pocas personas en nuestra hermandad, pastores y miembros que esperaban que este grupo pequeño de consejeros que estaban influyendo en el Sr. Tkach pudieran de algún modo ser sacados fuera del camino, destruidos, muertos prematuramente, o cualquier cosa, y el Sr. Tkach pudiera ser guiado a su buen sentido por Dios.

“Pero cuando dio ese sermón, no había duda alguna en cualquiera qué creía.  Creía en Jesucristo y él crucificado.  En el Nuevo Pacto.  Y en ese punto, las personas comprendieron, ‘De acuerdo, esto es donde él está.  Esto es donde la iglesia está yendo”.

Cuando este forcejeo interior estaba ocurriendo, sólo unos pocos observadores de la Iglesia de Dios Universal estaban dándose cuenta del cambio histórico que tomaba lugar.  “Alguna vez, podría salir un libro sobre las sectas y podría contener nuestras viejas doctrinas y así podríamos avisarles para que se actualicen en nuestra presente posición y enseñanza, mas ese fue el alcance de nuestra presentación pública”, dijo Michael Feazell.

Joseph agregó, “yo habría pensado que estos grupos cristianos de vigilancia de las sectas deberían haber reconocido lo que estaba pasando y extendido una mano de ayuda y ser amables y delicados; en cambio algunos de ellos hicieron el viaje el doble de difícil y aumentaron los cambios de bando y disidencias que estaban ocurriendo.  Nuestra credibilidad fue impactada.  Unos grupos de vigilancia de sectas constantemente eran la segunda estimación de nuestra sinceridad, nuestra autenticidad y así dañaron nuestra credibilidad, particularmente entre nuestra propia gente”.  Entonces le pregunté a Joseph ¿cómo, en retrospectiva, ve a su padre?  “Lo veo como valeroso.  Pienso que cumplió lo que Dios quería que hiciera”.

¿Por qué mantener el nombre?

Me pregunté, entonces, ¿por qué ellos decidieron continuar llamándose la Iglesia de Dios Universal cuándo su teología era ahora tan diferente a la del fundador?  “Es parte de nuestra identidad”, dijo Joseph.  “Ésa era una de las cosas que se rumoraba que íbamos a cambiar, por lo que dijimos:  ‘No, no vamos a cambiarlo’.  Cuando usted está registrado bajo ese nombre en cada estado y en 100 países diferentes, es considerable trabajo cambiarlo.

“Con respecto a cambiar el nombre de la Pura Verdad.  Hablamos sobre ello.  Consideramos diferentes pensamientos e ideas, pero sólo seguíamos regresando al hecho que tal es un buen nombre.  También comprendimos que estaríamos diciendo la pura verdad finalmente.

“Ahora en realidad unas pocas personas que nos dejaron en el momento sienten y han dicho, ‘No, ellos no son la Iglesia de Dios Universal.  Nosotros somos la Iglesia de Dios Universal.  Porque la Iglesia de Dios Universal es Herbert Armstrong y estamos aceptando eso con nosotros.  Ellos han, de hecho, secuestrado a la Iglesia de Dios Universal y la han hecho sólo otra iglesia protestante’.  Así el tema de cambiar el nombre para nosotros fue decidido.  Nuestro nombre ayuda a la gente a entender que nosotros, la Iglesia de Dios Universal, somos un testimonio viviente de que Dios nos ha reformado.  Somos una nueva iglesia, transformada por Jesús.  Somos un testimonio del hecho que Dios puede hacer algo.

“De los 110 a 120 grupos disidentes de la Iglesia de Dios Universal desde 1934, cuando Herbert Armstrong la fundó, todos ellos enseñan una marca de Armstrongismo.  Pueden enseñar Armstrongismo de 1957, o de 1942 o de 1978, pero todos se adhieren a una foto de lo que Herbert Armstrong enseñó en un momento particular en la historia.  Con una excepción, la iglesia fundadora, la Iglesia de Dios Universal.  Somos totalmente ortodoxos y totalmente cristianos.  Ésa es la ironía.

“La única iglesia que lleva el nombre que Armstrong le dio es la única iglesia que no enseña sus errores.  Y para nosotros, eso muestra la belleza de la soberanía de Dios.”

Entonces reveló la tensión que ha estado bajo la cabeza de la iglesia.  “El correo de odio ha sido a veces increíble de los miembros antiguos”, reveló, “Se han apagado algunos, pero he recibido incluso amenazas de muerte.  Generalmente los recibo aquí en la oficina, pero una vez recibí uno en casa y había querido aislar a mi esposa y niños de ese tipo de cosas.”

Yo le pregunté si ¿no hubiera sido más fácil de haber cerrado sus ojos y continuar como había estado en los días de Herbert Armstrong?  “No, no podría hacer eso”, dijo.

Dijo que personas como Hank Hanagraaf del Instituto de Investigación Cristiano han sido como “una respiración de aire fresco comparada con todos los otros grupos de observadores de sectas”.  Agregó, “Y realmente no se ve asimismo como un grupo observador de sectas y es realmente diferente.  Fue singularmente diferente.”  Tkach dijo que Ruth A. Tucker, profesor visitante de la Escuela Evangélica de la Trinidad, quien ha escrito dos artículos sobre la iglesia para Christianity Today (Cristiandad hoy), y el personal de la escuela de graduados de teología en la Universidad Azuza Pacífico en California del Sur, también han sido muy comprensivos.  Estaban entre los primeros en reconocer que Dios estaba orquestando el milagro.

“Había estado tomando estudios para graduados allí e inmediatamente extendieron la mano derecha de compañerismo y fueron sumamente comprensivos, alentadores,” explicó Mike Feazell.  “No tenían reparos en darnos cualquier ayuda, sobre todo en oración, que necesitábamos.  No nos presionaron en absoluto o esperaron algo de nosotros, sino quisieron ayudar donde sentíamos que lo necesitábamos.  No se preocuparon por su reputación.  Fueron justamente hermanos cristianos desde el principio”.

¿Qué piensa Joseph que Herbert Armstrong diría si estuviera en este cuarto y escuchara esta conversación?  “Me gustaría pensar que habría visto algunos de estos errores”, dijo.  “Sé con seguridad que sabría que su enseñanza anterior sobre la sanidad sería cancelada.  Me gustaría creer que habría dicho:  ‘es bueno que ustedes hicieran estos cambios y qué vergüenza de todas aquellas personas que salieron’”.

Le pregunté entonces a Joseph:  ¿si estuviera cara a cara con los líderes de los Testigos de Jehová o los mormones, que les diría?  “Les diría que necesitan reexaminar algunas de las cosas que todavía están enseñando, como exigir verdades exageradas e historia falsa”, dijo.  “Los desafiaría a empezar el camino de la reforma.  Sin embargo,”agregó, “no sé si escucharían”.

¿Cuál sería su mensaje a la comunidad evangélica?  “Continúen siguiendo la guía del Espíritu Santo para derribar las barreras y paredes denominacionales.  Pienso que necesitamos abrazarnos como hermanos y hermanas.  Algunos en la amplia comunidad cristiana así como algunos de nuestros grupos disidentes han dicho que hicimos estos cambios sólo para ser aceptados por la comunidad evangélica.  No hicimos los cambios para agradar a ninguna denominación o líder o individuo cristiano.  Lo hicimos porque Dios nos llevó a hacerlo; vemos que él tiene razón.  Es bastante humillante decirle a las personas que hemos estado llamándolos ‘paganos’, o ‘engañados por el diablo’, o ‘falsamente llamados cristianos’ durante 50 años”.

¿Qué le gustaría que se inscriba en su lápida?  “Vivió para Jesús” dijo firmemente.

Greg Albrecht agregó, “Nos esforzamos con nuestro papel.  Nos preguntamos lo que podríamos hacer bien.  Pero no hay un libro de texto escrito dando paso a paso la instrucción basada en la Biblia acerca de salir de las enseñanzas sectarias hacia la histórica, ortodoxa fe cristiana.  Deseamos que hubiera habido un libro de texto.  Agradecemos a Dios por su misericordia y su gracia.  Algunos dirán, ‘Oh, es una vergüenza que hayamos perdido tantos miles de miembros’.  La otra cara de eso es que es un milagro que algunas miles de personas han encontrado a Cristo en nuestra hermandad.  Es un milagro”.

La Iglesia de Dios Universal actualmente cuenta con aproximadamente 58,000 miembros en más de 100 naciones con más de 800 congregaciones locales internacionalmente.  El ‘Mundo del Mañana’ está ciertamente pareciendo diferente estos días para la Iglesia de Dios Universal.  Porque ellos han ido de la marginalidad al redil.  ¿Quién dice que la era de los milagros ha terminado?

Hit Counter