La iglesia de Filadelfia
Apocalipsis 3:7-13

 

 

Ancient PhiladelphiaLa iglesia que guarda la fe

L

a carta a la iglesia en Filadelfia empieza con Cristo que se identifica como "santo y verdadero" (3:7). Santo es un título común del Antiguo Testamento para Dios (Isaías 40:25; 43:15). Él también es verdadero en el sentido que es fiel y fidedigno. Dios siempre puede ser presentado como el que mantiene sus promesas (Tito 1:2).

La llave de David (3:7-8)

Cristo también se identificó como uno "que tiene la llave de David" (3:7). Él abre la puerta y ninguna persona puede cerrarla. Esta metáfora nos dice que Cristo tiene el mando completo sobre la casa real, su iglesia.

La fuente de la metáfora es Isaías, cuando habla de un individuo, Sebna que tenía un cargo en el palacio del rey de Judea. El Señor dice que él será reemplazado  como su sirviente, por Eliaquín hijo de Jilquías (22:21). Entonces, dice el Señor a través de Isaías: "Le pondré tu túnica, le colocaré tu cinto, y le daré tu autoridad. Será como un padre para los habitantes de Jerusalén y para la tribu de Judá. Sobre sus hombros pondré la llave de la casa de David; lo que él abra, nadie podrá cerrarlo; lo que él cierre, nadie podrá abrirlo" (22:21-22). Así, Eliaquín tendría poder para controlar la entrada en el reino. Como mayordomo del rey, él decidirá quién puede o no puede tener acceso al rey.

Esta historia de Isaías sirve como una profecía del Davídico Mesías. Lo que está en la vista en Apocalipsis está claro. Aquí Cristo tiene la llave de David y abre la puerta. "La imaginación sugiere que Cristo es el único que puede conceder el acceso a Dios," escribe Norman Perrin. Cristo "ha dado al cristiano de Filadelfia el acceso a Dios y nadie puede privarlos de él" (Jesús y el Idioma del Reino) pág. 86).

La "llave" en Apocalipsis hace mucho más que abrir el camino a una audiencia con un rey nacional. En la mano de Cristo, la llave abre la puerta a la presencia de Dios, a su reino y a la vida eterna. La declaración de Cristo a la iglesia de Filadelfia que él tiene "la llave de David" realmente era bastante confortadora, debido a que la iglesia estaba siendo intimidada por aquellos que "dicen ser judíos pero que no lo son (3:9). George Eldon Ladd explica la situación:

"El significado inmediato de la frase era la exigencia de los judíos en Filadelfia que eran el verdadero pueblo de Dios quienes tenían la llave al Reino de Dios. Juan les contradice esta exigencia afirmando que la llave al reino que realmente había pertenecido a Israel pertenece a Jesús como el Mesías Davídico (5:5; 22:16) y se le había decomisado a Israel porque ellos habían rechazado al Mesías" (Comentario del Apocalipsis de Juan, pág. 59).

Estos judíos tendrán que reconocer que Cristo finalmente ama a la iglesia. Ellos reconocerán que la iglesia está compuesta por el verdadero pueblo de Dios, en lugar de los judíos como una nación. Se habría animado a los cristianos en Filadelfia grandemente cuando Cristo se identificó como el verdadero Mesías, y como el que controla el acceso al reino eterno, como el que abre la puerta "que nadie puede cerrar" y nadie puede prevenir la entrada de aquellos para quienes él la abre (3:7).

La comunidad judía local de Filadelfia puede exigir que el reino pertenece a sus miembros. Pero ellos "son mentirosos" (3:9). Cristo ha usado la llave de David para poner una puerta abierta ante la iglesia, no a la sinagoga. La puerta a la sinagoga puede cerrarse al cristiano; pero la puerta al reino celestial de Cristo está extensamente abierta. No sólo hace que Cristo abra la puerta, él es la puerta al reino (Juan 10:7, 9). Así, es Jesús que está presentándose como el camino a la salvación (Juan 14:6).

Una segunda interpretación de la "puerta abierta" es que a la iglesia de Filadelfia se le estaba dando una oportunidad amplia y extensa para la actividad evangélica. Pablo usó la metáfora al parecer de esta manera (1 Corintios 16:9; 2 Corintios 2:12; Colosenses 4:3). Sin embargo, el Apocalipsis no trata de una actividad misionera. El libro presenta a la iglesia como un organismo que lucha por su vida en el mundo. Más importante, la noción del Antiguo Testamento respecto de la metáfora "puerta" y el presente contexto, trabajan en contra de la interpretación de la "puerta a la evangelización".

La sinagoga de Satanás (3:9)

Los judíos que estaban persiguiendo e intimidando a los cristianos se llaman la "sinagoga de Satanás" (3:9), tal como ellos se identificaron en la carta a la iglesia en Esmirna (2:9). Ellos experimentarán un reverso en su suerte, serán obligados a reconocer que la iglesia la constituyen personas verdaderas de Dios (3:9).

El contenido del versículo 9 también se encuentra en el Antiguo Testamento, pero con un impresionante reverso, Isaías describe la victoria de Israel sobre sus enemigos (60:14). En cierto momento Isaías dice a las naciones gentiles que rendirán homenaje a Israel al inicio de su reino, “Se inclinarán en tu presencia, y suplicantes te dirán: ‘Hay un solo Dios, no hay ningún otro, y ese Dios está contigo’, escribió el profeta (Isaías 45:14).

La imagen de Isaías lleva una destacada similitud en Apocalipsis 3:9, pero un contundente cambio de suerte ha ocurrido, los judíos esperaron triunfar sobre los gentiles, pero ellos mismos deben volverse a los cristianos, los judíos en Filadelfia deben representar el papel de los paganos y reconocer que la iglesia contiene la comunidad del pueblo de Dios.

Apocalipsis aquí subraya la noción de que los judíos no son ya más el pueblo de Dios como nación o entidad étnica, al haber rechazado a su Mesías (Mateo 21:33-43, especialmente el versículo 43). El nuevo Israel, la iglesia, ha venido a reemplazar su lugar, cuando Dios ha promovido en cumplir su promesa de la gracia. La iglesia es el verdadero "Israel de Dios" aunque esté compuesto principalmente por Gentiles (Gálatas 6:16).

Apocalipsis 3:9, sin embargo, parece el tiempo cuando los judíos reconocerán finalmente (así, "inclinarse" a) su Salvador y la iglesia principalmente gentil como pueblo de Dios. Por ese tiempo, "Todo Israel [es decir, las personas Israelitas en conjunto] serán salvos" (romanos 11:26).

Promesas a la Iglesia (3:10-12)

Porque la iglesia en Filadelfia ha guardado la fe en Jesús, él los mantendrá alejados de "la hora de prueba que vendrá al mundo entero como prueba para aquellos que se mantengan en la tierra" (3:10). Esta expresión "hora de la prueba" se refiere en Apocalipsis a la aflicción que vendrá al mundo antes que el reino de Dios se establezca en la tierra. Este período de prueba mundial es un tema principal de Apocalipsis. El libro informa al lector que la hora de su juicio ha venido" (14:7). La muerte del sistema mundial, llamado "Babilonia la grande", el cual se antepone a Dios, se describe en un dramático y orgiástico idioma simbólico en Apocalipsis 15-19. La sentencia de esta Babilonia viene "en una hora" (18:10). "En una hora" el mundo Babilónico "de gran riqueza" es " traído a ruina" (18:17, 19).

Cuando el sistema mundial contra Dios colapse, la iglesia enfrentará una persecución terrible y de martirio. Eso es porque serán llamados como testigos fieles a las normas y autoridad de Dios en un mundo ateo. Pero debido a que los nombres de los creyentes estarán escritos en el libro de la vida, ellos serán llevados y salvados a la vida eterna.

Aunque la iglesia sufrirá persecución, no será destruida por la ira de Dios. Eso es porque la hora de la prueba viene "sobre el mundo entero" para probar "aquellos que habitan la tierra" (3:10). Esto no incluye a la iglesia. En Apocalipsis, la frase "mundo entero" o "aquellos que habitan la tierra" siempre se usa para el mundo ateo o los enemigos de la iglesia (6:10; 8:13; 11:10; 13:8, 14; 17:8).

Hemos visto lo que el Espíritu dice a una iglesia individual como Filadelfia y se aplica a todas las iglesias (3:13). Así, puede entenderse que la promesa de protección de la ira de Dios se aplica a la iglesia en forma universal. Se usan varias imágenes o metáforas en Apocalipsis para describir la protección que la iglesia recibe durante estos acontecimientos mundiales, la tierra no se daña hasta que los santos se sellen (7:1-8). Los miembros individuales son contados, una señal de Dios de cuidado y protección para aquellos que él conoce (11:1). La mujer, un símbolo para la iglesia, es protegida en el desierto (12:14-16).

Como vimos antes, que la iglesia en Esmirna recibiría "la corona de vida" (2:10). A Filadelfia también se le dijo que no permita que ninguna persona tome su corona. En ambos casos, la palabra es stephanos, Se refiere a la corona que es otorgada en victoria a los ganadores de los concursos atléticos. Ésta habría sido una palabra significativa para la iglesia en Filadelfia, por haber sido una la ciudad famosa por sus juegos atléticos.

Cristo prometió al creyente en Filadelfia que él les haría pilares en el templo de Dios (3:12). Y, ellos nunca dejarían de nuevo su presencia. Éste es otro símbolo de convicción que los miembros ganarían la admisión eterna en el reino de Dios.

Cristo también prometió escribir tres nombres en el creyente. el nombre de Dios, el nombre de la Nueva Jerusalén y el nuevo nombre de Cristo (3:12). Los pilares antiguos tenían inscritos los nombres de las personas que ellos honraban. La metáfora quiere decir que Dios honrará y bendecirá a su pueblo. ¿Pero de qué manera?

Primero, el creyente tendrá el nombre de Dios. En el antiguo testamento, el Señor les dijo a los sacerdotes que pronunciaran bendiciones específicas en Israel el cual concluyó con este pensamiento: " Para que pongan mi nombre en los israelitas, y yo los bendeciré" (Números 6:27).

Segundo, ser nombrado en la ciudad de Dios, la Nueva Jerusalén, es una manera simbólica de decir que el creyente tiene la ciudadanía en la comunidad espiritual de naciones de Dios (Gálatas 4:26; Filipenses 3:20; Hebreos 12:22). Tercero, el creyente tendrá el propio nuevo nombre de Cristo. Quizás esto se refiere a una revelación plena futura de la existencia de Cristo, el cual no puede ser comprendido hasta que el creyente se glorifique (1 Juan 3:2).

 

Copyright © 2005  Iglesia de Dios Universal

Hit Counter