21 DESTREZAS DE GRANDES PREDICADORES

 Una de las cosas que a nosotros más nos gusta hacer en vez de predicar es escuchar a un buen predicador. Quiero decir a un “gran predicador”. Yo he aprendido mucho de grandes predicadores, especialmente de los escucho en persona. La mayor parte de mi vida, cuando he escuchado a grandes predicadores, he tomado dos tipos de notas, una incluye el contenido y la otra las destrezas de comunicación. ¿Qué he descubierto en las notas que he tomado en los últimos 40 años? He aquí el resumen: 

  1. Contenido:

Todos mis “grandes predicadores” tenían algo que decir. Al contrario de los “grandes comunicadores”, no sustituyeron el estilo por la sustancia. 

  1. Pasión:

Los mejores predicadores que yo he escuchado tenían pasión por lo que estaban diciendo, una pasión que parecía brotar de una preocupación por el agobio espiritual de la gente, lo cual es diferente de sólo amar el predicar. Es más fácil amar a los mensajes que a las personas. 

  1. Credibilidad:

Los grandes predicadores practican lo que predican, lo viven. Los “grandes comunicadores” consiguen cometer toda clase de pecados privados, pero este no es el caso con los “grandes predicadores”. He tenido que cambiar a algunos de la lista de “grandes predicadores” a la lista de “grandes comunicadores” en las pasadas décadas. 

  1. Preparación:

Los grandes predicadores se preparan, aun si la gente no se puede dar cuenta de que no lo hicieron. (Ellos pueden hacerlo.) 

  1. Notas:

La mayoría de los grandes predicadores limitan el uso de notas. Gracias a la televisión, los predicares ya no pueden leerle a una muchedumbre con su nariz enterrada en sus notas. 

  1. Sencillez:

Los grandes predicadores conocen la forma de traer las altas verdades a un ámbito más bajo, sin degradar la grandeza de la verdad. En esto, ellos son como Jesús. La gente no se va diciendo: “¡Qué inteligente es!” Ellos dicen: “¡Ahora entiendo! 

  1. Mensajes cortos:

Aunque los grandes predicadores pueden captar nuestra atención en un maratón de predicación, la mayoría también puede predicar un gran sermón en 30 minutos o menos. (No sé lo que usted piensa, pero yo he descubierto que 30 minutos son más que suficientes para que un predicador dé un sermón, excepto en pocas instancias cuando yo mismo soy el predicador.) 

  1. Convicción:

Cuando predican los grandes predicadores, la gente escucha a Dios pinchar su conciencia. Dan más que un “sermón” o “discurso”, traen un “mensaje” de Dios. 

  1. Se revelan a sí mismos:

Los grandes predicadores saben cómo contar historias personales. Se convierten en alguien real para sus oyentes. Y hacen esto mientras evitan la actitud egocéntrica de predicadores de hoy que se hacen a sí mismos el objeto de su predicación en vez de Dios.

  1. Confianza:

Los grandes predicadores no parecen tener miedo. Quizá tengan miedo, pero nunca lo demuestran. 

  1. Tono:

Mientras los grandes predicadores del pasado muchas veces sonaban como truenos de cañones, casi todos los grandes predicadores de hoy usan un tono de voz conversacional. Ellos saben que la gente no escucha a los oradores que gritan. 

  1. Contar historias:

Todo gran predicador a lo largo de la historia tiene esta cualidad en común: saben contar historias. Esto incluye contar historias de temas generales así como historias bíblicas. 

  1. Medios visuales:

He notado que algunos grandes predicadores usan medios visuales para enseñar la verdad: usualmente algo común como un salero, un paquete de levadura o un vaso de agua. 

  1. Humor:

Muchos grandes predicadores tienen un buen sentido del humor, aunque no todos. Los predicadores humorosos pueden captar la atención de los oyentes y “mantenerla”, y así el mensaje permanece como el punto central, no el humor. Los que no pueden mantener el mensaje como la parte principal son meramente “grandes comunicadores” o “humoristas cristianos”, no “grandes predicadores”. 

  1. Ritmo:

Aun los grandes predicadores que llevan un paso rápido usan pausas para que podamos recobrar el aliento. El oyente entonces puede digerir los últimos bocados de verdad sin tragarse toda la cena sin digerirla. Muchos grandes predicadores siguen el ritmo tradicional africoamericano en el poema: “Comience lentamente; continúe lentamente; elévese más; muestre entusiasmo; siéntese en la tormenta”. 

  1. Contacto visual:

Los grandes predicadores mantienen sus ojos en la audiencia. Cada persona en la congregación siente que el predicador la está mirando. 

  1. Ingenio:

Los grandes predicadores tienen la capacidad de incluir en su sermón sorpresas en el servicio, sorpresas tales como truenos, ruido en el techo, sirenas, etc. 

  1. Intensidad:

Los grandes predicadores que he escuchado varían en intensidad: algunas veces hablan alto, entonces, hablan suavemente, algunas veces son tan intensos que mi propio estómago me duele, entonces cambian y adoptan un estilo tierno o cómico. 

  1. Movimiento:

La mayoría de los grandes predicadores que he escuchado usan sus cuerpos para predicar junto con sus palabras. Parecen tener la intuición para saber que la congregación está obteniendo 55% de lo que se está comunicando de los  gestos faciales y el movimiento del cuerpo. 

  1. Decisión:

Mis grandes predicadores nunca dieron un mensaje y luego se retiraron. Pidieron mi decisión específica y personal en respuesta a la verdad de Dios. Predicaron con el propósito de que los oyentes tomaran una decisión, no para entretenerlos o educarlos. Quizá yo los llamo “grandes” parcialmente porque, bajo su influencia, Dios me cambió a mí. 

  1. Presentación del punto principal

Todos los grandes predicadores que yo he escuchado establecen su mensaje en la primera oportunidad que tienen. Los otros predicadores andan con rodeos antes de establecer su punto principal, o (peor aún) tocan el tema y se alejan de él antes de presentar el mensaje principal. Es cómico... yo siempre puedo ver cuándo otro predicador debe presentar su punto principal en el sermón, pero no sé bien cuándo presentar el punto principal de mi sermón. 

¿Y qué tal usted? ¿Qué debe hacer en relación con esta lista que describe las destrezas de los “grandes predicadores” que usted ha conocido?

 

¿Qué piensa usted?

 Para contribuir con comentarios con respecto a este tema, envíe su respuesta a Tuesday@indwes.edu 

Por Keith Drury, 1996. Tiene la libertad de transmitir, duplicar o distribuir este artículo sin permiso para uso sin fines de lucro.

 

Hit Counter